Número de edición 7825
Fototitulares

Segunda parte sobre africanismo y la necesidad de desmitificar prejuicios

En la otra parte de la entrega, se abarcarán los temas de género y religión, desmitificación sobre los rituales, el africanismo en la pandemia y su relación el Estado.

Por MATÍAS RODRÍGUEZ

Género y religión

“En nuestra diáspora no hay diferencia. Sea hombre, mujer o como se perciba la persona. En la jefatura, por ejemplo, no hay límite de dónde puedes llegar. En otras diásporas sí, hay ciertos rituales que la mujer no puede. Las diferencias son mínimas y no son en todas las diásporas. Eso sí, cuando está menstruando la mujer no puede hacer actividad religiosa”, aclaróIya Mónica de Yemanja.

En la Ile Reino Das Aguas se tiene una postura muy clara con respecto a la diversidad de género. La Iye afirmó: “Nosotros tenemos que abrir la cabeza y no discriminar a quienes se perciben distinto al cuerpo biológico al que nació. Es tan aceptable como cualquier ser humano. Abramos la cabeza y nuestros corazones. Dejemos de maltratarlos, más si somos religiosos, tenemos la obligación como religiosos de aceptar a ese ser humano que se percibe de manera diferente. La diversidad es necesaria y hay que respetarla”.

Desmitificar los rituales y sacrificios 

Los sacrificios son uno de los puntos en los que los críticos de esta religión más hincapié realizaron. NCO le preguntó a la Iye y ella explicó: «Sí, inmolamos animales.

Ese animal, simplemente nosotros no podemos comerlo con la sangre. Por eso se le quita y después se come en la fiesta ritualista llamada Batuque. Nosotros en esos días de festividades comemos esos animales. Se cocina muy rico, se deleitan esos manjares”.

Africanistas en la pandemia 

Durante la cuarentena más estricta decretada por el Gobierno en la primera ola del Covid-19, muchas iglesias y autoridades religiosas estuvieron presentes en los barrios ayudando a las personas que no podían trabajar. Según la Iye, ni la Ile Reino Das Águas ni el resto del africanismo matancero fueron la excepción.

“En la pandemia muchos templos nos pusimos al hombro la tarea de ayudar, hicimos ollas populares, juntamos ropa, una hija de religión tiene tres comedores. El que golpea acá la puerta sea o no sea religioso siempre se va con una ayuda”, contó.

Además, Mónica se mostró orgullosa de su religión y aseguró: “El africanista ayuda mucho. Tenemos mucha gente que tiene comedores, roperos comunitarios. Hicimos un curso para ayudar a personas con discapacidad a hacer un trámite o lo que necesiten coordinando con el Municipio”.

El africanismo y el Estado

“Yo pertenezco a CAAM (Comunidad Afro-Amerindia de la Matanza), la presidenta que es la Iya Maghi de Iemanjá, trabajamos con la Secretaría De Culto del Municipio para que nuestra comunidad sea cada vez más conocida y más importante”, explicó.

La Iye se mostró agradecida con la gestión de Axel Kicillof: “Fuimos invitadas por la Jefatura De Gabinete de la Provincia y estuvo el Primer Foro Interreligioso de toda la Provincia De Buenos Aires, en el que estuvimos representados. Veo una actitud muy buena por parte del Gobierno de La Provincia, nos convocan y nos dan el lugar que merecemos”.

“En todas las religiones hay gente buena y gente no tan buena. Seríamos muy necios en no reconocerlos, pero no somos la religión del diablo. No, todo lo contrario, somos la religión de los Orixas, de la naturaleza. Es importante que cada día se sepa cada día más, se investigue, se sepa que es Orixa, van a ver que es algo maravilloso”, concluyó.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba