Número de edición 7644
Fototitulares

No hay banda: metateatro sobre el arte y la muerte

No hay banda: metateatro sobre el arte y la muerte

En “No hay banda», Martín Flores Cárdenas, cuenta como un conjunto de sucesos, atravesados por la muerte de su abuelo, dieron origen a una obra de teatro. A través de su permanente narración oral, voces grabadas, luces, audios de WhatsApp y hasta música en vivo, configura una historia en varios registros.

Por Matías Rodríguez

Martín Flores Cárdenas es director y dramaturgo. Sus textos han sido traducidos a diferentes idiomas, estrenados y premiados en diferentes países. Entre sus trabajos más destacados marinero, exactamente bajo el sol, catedral, quienquiera que hubiera dormido en esta cama, mujer armada hombre dormido, matar cansa, Otelo, entonces bailemos y entonces la noche. También ha dirigido versiones de sus obras en el extranjero.

La historia no se cuenta de manera lineal. Las anécdotas de la vida del abuelo fallecido, las alusiones a la obra de origen y las reflexiones del protagonista, se alternan permanentemente. Además de Martín FernandezCardenas, no hay banda es el fruto del trabajo de un importante equipo técnico y creativo.

Si bien es un unipersonal, logra crear una polifonía de múltiples voces gracias a la interpretación actoral y a los recursos técnicos. En la obra, lo digital de las herramientas tecnológicas y lo analógico de la actuación, del cuerpo presente de Cardenas, forman un todo integrado.

Una obra de metateatro

Lo novedoso de la propuesta de Cárdenas reside en cómo se estructura la historia: no hay banda es una obra que habla de otra obra. Hay críticos que la nombraron como una muestra de “metateatro”. El director y protagonista, en una entrevista con Diario NCO, aprobó este término: “Sí, claro. Es una obra que habla sobre el lenguaje teatral. No solo habla de una obra de teatro, sino que también, habla de la actuación y de los diferentes aspectos de la teatralidad. En el acto en que digo que no voy a actuar y actúo, hay una trampa”.

Cárdenas permanentemente juega con la expectativa del público: “Sí cuando venís a ver esta obra pensás en verme actuar, te vas a ir decepcionado”. En No hay banda no se rompe la cuarta pared, nunca existió tal pared. No se la considera en ningún momento.

La relación entre el arte y la muerte

NCO: En relación a la muerte y la creación artística, los dos grandes temas de la obra, ¿Cuál crees que es el punto de unión en No hay banda?

 M.F.C: Relaciono mucho a la muerte como la ausencia, la falta y eso es algo de lo que el teatro se vale, es una potencia en el teatro. Siempre hay algo que es evocado, incluso cuando la escenografía es hiperrealista, uno tiene que hacer el ejercicio de creer que eso es una casa, creer que lo uno no ve. Por eso se trabaja mucho con la ausencia.

NCO: ¿Cómo se trata esta relación en la propuesta teatral de la obra?

M.F.C: En esta obra, tomé la decisión de tener el escenario vacío, no hacerla con actores, tener la ausencia de esos cuerpos, que es lo mismo que proponer de alguna manera la muerte. En todo caso, recrearlos. Es como el recuerdo de los fallecidos, de las personas que ya no están, que de alguna manera son reinventadas en nuestra cabeza, en nuestro recuerdo, en nuestro corazón si querés. Nosotros nos contamos todo el tiempo quienes fueron. Eso que se extraña, esa carencia, también es creada. En ese sentido, el teatro trabaja mucho con esa ausencia. Esa es la relación que encuentro entre el teatro y la muerte.

¿Por qué hay que ir a ver “No hay banda” y cómo puedo adquirir mí entrada?

Además de las reflexiones artísticas y existenciales, la obra está repleta de humor absurdo y paradojal. Es como una mamushkaen la que Cárdenas actúa representando a otros actores, que a su vez actúan de su abuelo en la obra aludida. Esto genera diálogos hilarantes en los que los niveles de representación se mezclan y confunden intencionalmente.

NCO: ¿Qué les dirías a quienes aún no han visto la obra?

 M.F.C: Que habla de un tema super universal. La gente se va a reconocer en muchos pensamientos y reflexiones. Más allá de que habla de la creación artística, cualquier persona que, alguna vez haya atravesado un duelo o pensado en su propia muerte, puede sentirse reconocida y disfrutar de la obra.

No hay banda se presenta todos los lunes, viernes y sábados a las veinte y treinta horas en Casa Teatro Estudio, Guardia Vieja 4257, Capital Federal. Las entradas pueden comprarse en: link:http://www.alternativateatral.com/obra77155-no-hay-banda

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba