Número de edición 7879
Fototitulares

Duarte: “Cuando llegué al lugar, tenía a mi hijo y a mi sobrino tirados en el piso”

Duarte: “Cuando llegué al lugar, tenía a mi hijo y a mi sobrino tirados en el piso”

La madre de uno de los adolescentes asesinados en Barrio Los Ceibos, realizó en el programa radial, No te duermas, el pedido de justicia por su hijo, Nahuel Ceballos, y su sobrino Aaron, por lo que sería un nuevo caso de gatillo fácil.

Por Rocío Viveros

Rocioviveros14@gmail.com

En la emisión de este miércoles del programa radial No te duermas, coproducido por Periódico SIC y Diario NCO, que se transmite de lunes a viernes, de 10 a 12, por Radio Hexa, María Duarte, mamá y tía de los jóvenes, que serían víctimas de gatillo fácil, asesinados en González Catán.

Nahuel Ceballos y su primo Aaron, ambos menores de edad,14 y 15 años, fueron asesinados el lunes 15, por la noche, en la esquina de la Escuela Primaria 105, ubicada en la Calle Barrientos, perteneciente al Barrio Villa Dorrego, cuando, en medio de un confuso episodio, un hombre les propinó varios tiros por la espalda.

Según los dichos de los testigos, al parecer, el homicida sería policía, de acuerdo a la manera de disparar, además de que se encontraba junto con los efectivos policiales y peritos que acudieron al lugar, tras el hecho, para la recolección de evidencias.

La familia denuncia que, hasta el momento, ni la Comisaria de Villa Dorrego, ni la Fiscalía estarían llevando adelante la investigación pertinente del hecho, por lo que invitaron a los vecinos, movimientos y organizaciones barriales a marchar por el pedido de justicia por el asesinato de estos adolescentes, organizada para este miércoles por la tarde, en las intersecciones de la calle Barrientos y Ruta 3.

Cómo ocurrió el hecho

“En realidad, mi sobrino y mi hijo habían venido a mi casa a traer un táper de comida. Mi nene, Nahuel, me dice ‘mami, ¿no me prestas tu celular?’, ‘si’ le digo ‘pero conseguite un cargador porque no tengo batería’. Entonces, entonces van a buscar a mi cuñada, a la casa de la abuela, para pedirle el cargador”, comenzó María el relato de la muerte de su hijo.

Por lo que continuó: “Creo que pasó cinco minutos, no sé cómo, estaban parados en la esquina de la Escuela 105, y yo escuchó como siete, ochos disparos de mi casa, entonces, salí. Uno de los chicos me grita ‘María, Nahuel, le pegaron’, pero a todo eso, yo pensé que le pegaron, que se habían agarrado a piñas, no sé. Cuando llegue al lugar, tenía a mi hijo tirado en el piso y a mi otro sobrino”.

La madre de una de las victimas explicó que “hay testigos, pero tienen miedo, tienen miedo de hablar. Si me dijeron que chocó un auto, una camioneta y un hombre, como de 55, 50 años, les tiro por la espalda, a mi sobrino primero y después a mi hijo. A mi hijo le tiró tres tiros en la espalda y uno le dio en el corazón y lo mató al instante”.

“Cuando nosotros nos vamos, todos, al hospital con los chicos, el hombre se retira, por los testigos que hay, y vuelve con la policía. O sea, estaba con la policía después que pasó todo”, aseguró María Duarte, y agregó que “muchos dicen que por la manera que tiró, todo, es un policía.”, luego informó que su hijo llegó sin vida al hospital y que su sobrino Aaron falleció tres días después, el viernes 20 de enero.

En busca de respuestas y justicia

La entrevistada reveló: “Yo tengo el número del jefe de calle. A él, en todo momento, yo le mandaba fotos de las cámaras y le di un nombre que nos dijeron, y él me dice que, con el nombre, que es como que estaba todo flojo. Y me pedía que buscara las vainas de la pistola, si encontrábamos. Y le digo ‘se supone que eso lo tienen que encontrar ustedes’. Él quería que, a toda costa, busquemos pruebas nosotros”.

Además, contó que “buscamos las vainas de los tiros, de los disparos, y si nosotros las habíamos encontrado y yo le dije que no, porque ¿Cómo voy a buscar yo? Dicen que vino, creo que era la científica. Bueno, cuando vinieron ellos estaba el hombre ahí. Dicen que acercó la policía, y hay un testigo. A mí el jefe de calle me dice ellos no encontraron ningún casquillo y hay un testigo que, si fue a ver, que los levantaron y todo, y ellos se los llevaron”.

“Es como que ellos fueron y limpiaron ahí. El hombre estaba ahí, eso es lo que nos lleva al indicio de que es un policía” “mira, cuando a mí me llevan, mi hijo fallece, y ya como a las 8, me lleva mi cuñada a la comisaria. Estaba el otro muchacho al que le chocan el auto, estaba declarando, y le preguntó a la policía qué fue lo que declaró y él me dice ‘no, lo único que llegó a declarar es que vio a los muchachos tirados en el piso”, expresó la entrevistada.

María, al ser consultada sobre sí conocía al homicida, enfatizó: “No y, es más, el día que yo lo estaba velando, porque velé a mi hijo en mi casa, el hombre seguía andando, a dos cuadras de mi casa, de la casa de mi suegra. Y a mi sobrino le pregunta dónde era el velorio, y mi sobrino, asustado, le decía ‘no sé’, para la ruta le apuntaba, y le decía, con una pistola ‘¿estás seguro? Mas te vale que me digas la verdad’. Yo llame al móvil y no apareció, es como si hicieran zona liberada en mi casa”.

Te pueden interesar:
https://www.instagram.com/diarioncomatanza

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba