N° de Edición 7097
Fototitulares

Los que no saben nada

Los que no saben nada.

Después de tantas publicaciones en Alternativa Técnica nos sentimos cada vez más cómodos al escribir porque eso nos lleva a sentir la aceptación de los técnicos en la calle, una comunión entre lo que ellos piensan y nosotros escribimos, que no es otra cosa que la descripción de una comisión cuyos integrantes en su inacción podrían ser pintados al óleo sin percibir movimiento alguno dentro de sus funciones dirigenciales.

Por Secretaria de Prensa
Alternativa Técnica

Pero hoy nos vamos a centrar en los ¨nuevos¨ e ¨inesperados¨, aquellos que ni pensaban entrar en juego y hoy tienen un lugar central en esta historia, esos que dicen no saber nada hasta que asumen después parecerían saberlo todo y defienden con espadas de cartón hasta la resolución más indefendible para justificar su puesto y pescar algún puesto de titular en la próxima.

Pero nuestro análisis hoy pasa por otro lado, no por su conducta sino por sus atribuciones y no podemos dejar de hacernos estas preguntas:

¿Cuánto saben los que no saben nada? Exactamente eso nada pero eso no es lo peor de nuestro derrotero diario en el colegio de técnicos Distrito II. La peor parte de la cuestión es la que nos toca a nosotros que necesitamos que los que lleguen sean más iluminados en comparación a los que están (no es demasiado si tenemos en cuenta quienes están), esperamos que tengan una noción del día a día del técnico ya que antes de ser vocales desempeñaban algún puesto de cercanía al ejercicio profesional diario.

Redondeando la idea sobre su conocimiento nuestra conclusión es que no saben nada y no les interesa saberlo, porque así se mantienen al margen y sin ocasionar problemas a los jefes.

¿Cuánto cuestan los que no saben nada? No vamos a entrar en la demagogia de que es un trabajo que está demasiado bien pago porque no es así, es un trabajo que debería estar bien pago para aquellos que lo desempeñen y entiendan que en cada decisión están representando a trabajadores y familias, es decir, aceptaríamos que cobren como gerentes de la empresa que más paga si sus decisiones fueran acertadas y traerían desde ese lugar que ocupan antes de ser comisión ideas nuevas y que beneficien al matriculado; en conclusión si nos cobraran monedas nos saldrían demasiado caros por lo que ofrecen al matriculado, llegan desde donde los sacan les soplan el polvo y se acoplan a esta pachorra crónica actual para que no falten protagonistas en su siesta.

¿Cuánto valen los que no saben nada? Precisamente en los puestos donde caen parados es a donde se ve la grandeza de los nuevos dirigentes aquellos que quiebran voluntades erróneas y tiran para los que pierden injustamente, pero nos estamos yendo en lírica al no definirlos. No valen más que sus ideas, es decir nada. No poseen ideas ni ganas de tenerlas, solo salen a defender sin argumentos las acciones del tesorero y la secretaria, sin entenderlas además porque desconocen la situación de la profesión fuera de la calle Ocampo, les parece justa cualquier resolución porque entendieron desde su nula actividad cerebral que el problema es el técnico (el que los puso ahí y el que les paga su ¨compensación¨)

Respondiendo las tres preguntas fundamentales formamos nuestra opinión sobre los vocales suplentes de ayer y vocales titulares de hoy, esos para los que tuvieron que raspar la olla bien a fondo para que asuman y hoy están con la pilcha de comisión usada y sin ser su talle, porque no quedaba otra y ahí omitían una intervención que se les venía encima por falta de integrantes. Pero el destino es cruel para estas personitas sin carácter ni ideas, el jefe sádico y con un sentido de humor muy retorcido los hace cumplir funciones que no son acordes a las de un vocal pero si son acordes a su capacidad, es decir subir y bajar papeles que ellos mismos no entienden y atender reclamos cuyo origen no están capacitados para definir. Así esperan porque nosotros y ellos sabemos que ya no son vocales suplentes ahora son vocales de tercera sin poder dar opinión alguna y sin ser tomados en serio dentro ni fuera del colegio. No van a entrar en un cuadro de honor del Distrito II porque la mayoría de los técnicos no los conoce y la gran multitud no saben que ya son titulares, pasaran en la vida del matriculado sin pena ni gloria y serán una anécdota graciosa de una conversación profesional al acordarse mal de su nombre (no creo que lo sepan hoy en día con ustedes en función de los cargos). Así resumimos nuestro texto en que estos vocales que entraron por la ventana no saben nada, nos cuestan mucho y nos valen nada. Por eso les paso la ardua tarea de recordar sus nombres aunque nos resulten indiferentes para que no los vuelvan a meter de prepo en las próximas listas porque como viene el año alguno de estos peones puede llegar a ser rey en este juego de ajedrez sin reglas y mal jugado.

Desde acá nos despedimos con un saludo afectuoso y con la preocupación de siempre, por favor díganos donde esta nuestro presidente, se nos está haciendo difícil conciliar el sueño la última vez que se lo vio fue dando vueltas al correo perdido y mandando telegramas al azar a los profesionales que persiguen. Exigimos desde Alternativa Técnica una foto, cualquier foto no hace falta que esté haciendo algo, ya sabemos que si esperamos que realice alguna acción acorde a su puesto no va a llegar nunca, una foto cualquiera donde se lo vea en condiciones para poder quedarnos tranquilos.

 

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar