N° de Edición 6670
Fototitulares

¿La primera D puede desaparecer en los próximos años?

¿La primera D puede desaparecer en los próximos años?

La última categoría del fútbol argentino hoy cuenta con nada más que 15 equipos y de seguir una dinámica que se viene repitiendo en los últimos años, la divisional podría dejar de existir a corto o mediano plazo.

Los distintos manejos y constantes cambios en la forma de jugar los campeonatos de las distintas categorías del fútbol nacional traen aparejada consigo algunas cuestiones previstas o imprevistas y una de ellas es la posible desaparición de la Primera División D por falta de equipos.

Esta divisional​ es la quinta y última categoría para los clubes directamente afiliados a la AFA. Hasta 1986 fue la cuarta categoría, ya que ese año se agregó la Primera B Nacional, que se constituyó en la segunda división, como vía de confluencia de las dos vertientes en que se dividió a los equipos: directa e indirectamente afiliados al organismo rector del fútbol.

Desde el torneo de transición del año 2014, en una reestructuración masiva de todos los torneos, incluido el de Primera División que llegó a contar con 30 participantes, la D sufrió una sangría que llevó los equipos en competición de 18 a 16 para el año 2015.

Hasta ese año el último escalón del balompié tenía un premio y un castigo: el equipo que más puntos sumara a lo largo de toda la temporada sería el campeón y ascendería a la Primera C, mientras que el equipo que tuviera el peor promedio quedaría desafiliado de los torneos organizados por la AFA durante un año. Los ascensos se mantuvieron; la desvinculación se suprimió y sería un síntoma de lo que vendría.

El último equipo en sufrir el castigo fue Centro Español, en el año 2016 y desde ese momento ninguno más. La dinámica que existe actualmente en esta divisional es la siguiente: un equipo desciende a la D y dos equipos ascienden a la C. De seguir este proceso, el torneo esta pronto a desaparecer por falta de equipos.

Para la temporada en curso, solo 15 equipos se encuentran disputando este torneo y con un campeonato a dos ruedas, solo se pueden completar 28 semanas de competencia, quedando mucho tiempo muerto entre la finalización del campeonato y el comienzo de la siguiente campaña. En teoría, con este formato, el certamen finalizaría en los últimos días de abril del año que viene y de reiniciar a finales de agosto, habría casi 4 meses sin competencia.

La única categoría no profesional

La Primera D es la única categoría directamente afiliada a la AFA que es amateur. Esto quiere decir que los jugadores no tienen contratos. Lo mismo sucede en el Federal B y Federal C, aunque estos certámenes están bajo la órbita del Consejo Federal.

La primera C es semiprofesional, ya que pide un mínimo de 15 contratos en un plantel profesional y el resto de las categorías exige que todos los jugadores que estén en el plantel mayor de una institución cuenten con contratos. Una gran diferencia que trae muchas dificultades a los jugadores que disputan este torneo.

No ser profesionales deja a los jugadores en una situación de desamparo muy evidente, puesto que en caso de tener algún tipo de problema con la institución o sufrir una lesión grave, no tienen un lugar dónde acudir. Esta categoría no está dentro nucleada de los Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA).

Los jugadores que disputan este campeonato lo hacen “por amor a la camiseta”, cobrando viáticos que apenas sirven como estímulo para seguir compitiendo. La mayoría de los futbolistas deben tener un trabajo aparte para poder vivir y muchas veces tienen problemas, porque les programan partidos días de semana, momento en que se encuentran trabajando.

La suerte está echada

A su vez, en el reparto de dinero que cada año realiza la AFA, los clubes reciben sumas ínfimas que apenas sirven para solventar pequeños gastos, como comprar pelotas, pagar los servicios de agua y luz y no mucho más.Por esta cuestión es que los estadios de esta categoría y algunos de la Primera C han tenido tragedias en los últimos años. Al no disponer de grandes cantidades de dinero, no pueden acondicionar sus estadios para que sean seguros.

32 años de historia están próximos a terminar. Jugadores como Cristian “Pochi” Chávez han surgido de equipos de la D u otros como Carlos “el lobo” Cordone han terminado sus carreras aquí. Un proceso de desgaste y exclusión, que en el corto tiempo puede apagar las luces de una división. Solo el tiempo será testigo de lo que sucederá.

 

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close