N° de Edición 7364
Fototitulares

La Matanza: mujeres afroargentinas realizan obras para ser visibilizadas

TESTESTE
La Matanza: Mujeres afroargentinas realizan obras para ser visibilizadas.

La lucha por la discriminación y los prejuicios son temas que difunde la asociación Teatro En Sepia (TES) en La Matanza para reivindicar la existencia de afrodescendientes en el país. Diario NCO entrevistó a una de sus actrices.

“Negra, volvete a tu país”, es una de las frases a las que se tuvo que enfrentar a lo largo de su vida Carmen Yannone, una actriz y cantante afrodescendiente, debido a factores, tales como la Fiebre Amarilla, que refuerzan el discurso de que no hay afroargentinos. Junto con otras mujeres, Carmen emprendió un camino que la llevó a plasmar a través de la actuación las experiencias de racismo, sufridas en carne propia.

La asociación cultural de Mujeres Afro en la Argentina, TES, de la que participa Yannone, combina la creación de un “teatro móvil” y su posterior debate para expresar las situaciones sociales vividas por las mujeres afrodescendientes como así también certificar su existencia en diferentes localidades, en especial Ciudad Evita. Sin embargo, las oportunidades para llegar a las escuelas a partir de la creatividad son escasas.

En el marco de una charla en una casa humilde, la actriz afrodescendiente explicó: “Me casé con una persona blanca para que mis hijos no sufrieran la discriminación, pero ellos padecieron lo mismo que yo. En el colegio no se habla del negro para nada. Los chicos, por ende, no tienen el conocimiento más que cuando llega el 25 de mayo y tienen que actuar vendiendo pastelitos”.

La mujer de 70 años vivió la discriminación en primera persona junto a su prima cuando en la primaria las juzgaban como “sucias” solo por el hecho de ser “negras” y las niñas de su edad lloraban al sentarse con ellas porque les daban miedo. La solución de la maestra de su curso fue un pase a otra escuela con la justificación de que tenía muchos alumnos en la clase, el hecho es representado en su última obra.

Por esa razón, los intentos de autorreconocimiento son censurados y los que más lo padecen son los niños al no contar con políticas escolares que prevengan problemas vinculados al racismo, al que Carmen considera como la “ignorancia más grande que puede tener el ser humano” ya que las personas son diferentes en su color de piel, pero nacen y mueren de la misma manera.

“Creo que el argentino es racista, sin ninguna duda. Y no solamente con el negro, es racista porque se es negro, boliviano, gordo, flaco, colorado”, aseguró con total decisión y además agregó que la segregación es sufrida por todo el mundo, aunque sea más marcada en los afroargentinos y pueblos originarios, quienes luchan cada día contra los estereotipos.

Por su parte, la mujer afrodescendiente muchas veces se lleva la peor parte porque, según Carmen, la exclusión sufrida por ellas es mucho más grande que en el hombre a quien se le brinda más oportunidades mientras que a las chicas les queda luchar tanto con el machismo como con el sexismo al ser representadas como un objeto sexual.

“La mujer tiene que ser por ser negra, sirvienta o prostituta porque sirve para la cama o para limpiar. Lamentablemente la discriminación-declaró Yannone con cierto pesar- en la mujer negra está presente, todavía no ha cambiado porque como se viene creyendo de generación en generación que sólo sirve para esto, cuesta que todo este cambio llegue profundamente”.

A pesar de que se generó un reconocimiento a nivel estatal con la celebración cada 25 de julio del Día Internacional de la Mujer Afroamericana en el Congreso de la Nación, la actriz afroargentina remarcó que “si bien es una fecha importante sólo la conocemos la gente negra o los que trabajamos en organizaciones porque no se expandió para que la sociedad conozca qué significa esto”.

La cantante de sus encuentros familiares donde los tambores nunca faltan para brindar honor a sus antecesores participó en el evento mediante una charla: “He hablado un poco sobre lo que es ser negra, lo que significa, y una de las cosas que dije sobre nosotros, los afros, fue que no fuimos exterminados ni por la fiebre amarilla ni por la guerra del Paraguay”.

En ese punto, Carmen disparó que el proceso de invisibilización es padecido por los afroargentinos desde 1880 cuando se oficializaba el relato de que la población argentina era “blanca y de origen europeo” y agregó: “Lo que se olvidó la sociedad fue que quedaron las mujeres y los niños que no fueron a la guerra como los hombres, nosotros seguimos- remarcó la mujer con lágrimas en sus ojos-, estamos acá, no desaparecimos”.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba