N° de Edición 7097
Fototitulares

La lucha del activismo gordo por erradicar todas las formas de discriminación que sufren las personas en la sociedad

La lucha del activismo gordo por erradicar todas las formas de discriminación que sufren las personas en la sociedad.

Los individuos con corporalidades distintas a las contempladas dentro de los cánones socialmente aceptados suelen ser víctimas destrato y exclusión en todo tipo de ámbitos.

A pesar de los avances que se lograron, todavía en en el mundo y en la sociedad argentina existen patrones estéticos socialmente aceptados que conducen a que las personas cuyas corporalidades no coinciden con dichas normas sufran discriminación.

De acuerdo a un informe del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), el ámbito en que se presenta un mayor índice de discriminación hacia el aspecto físico sería el educativo aunque también tiene manifestaciones en empleos, comercios e incluso en el campo de la salud.

En este sentido, Diario NCO dialogó con la militante, Camila Steffano para conocer detalles acerca de las acciones que realizan desde el activismo gordo y desde el grupo santafesino «Gordes publiques» para luchar contra la discriminación y acompañar a quienes puedan padecerla.

Origen de una iniciativa

En relación al movimiento «Gordes publiques», al cual Steffano estuvo vinculada, la entrevistada comentó: «Surgió en 2019 cuando se hizo la primera reunión del grupo y acá en Santa Fe no había nada de activismo gorde».

«Se armó una convocatoria y entre conocides de otras organizaciones de militancia feminista y política se fue pasando el flyer con la invitación y casi a principios de marzo de 2019 se empezó a tratar de darse cuenta que no se está solo ni sola y que había más personas que tienen las mismas problemáticas», agregó la entrevistada.

En este sentido, la activista también hizo referencia a cómo surgió el nombre del grupo y así detalló que «Gordes publiques salió de un compañero que contó que iba a un grupo que era como una especie de gordos anónimos y entonces él dijo ‘yo no soy ningún anónimo, yo soy un gordo público’ y así surgió el nombre».

Asimismo, la militante habló sobre el punto de partida que marcó el comienzo del movimiento y manifestó: «Surgió como un grupo de personas con cuerpos gordos y contrahegemónicos que decidieron empezar a trabajar para ver qué estaba pasando en Santa Fe con la cuestión de la discriminación hacia los cuerpos gordos».

Razones para el surgimiento del proyecto 

«El motivo de la creación del grupo fue la cuestión de reunirse personas con corporalidades gordas y decir ‘qué nos está pasando’ ya que hay discriminación en las búsquedas laborales, no se encuentra ropa de nuestros talles aunque la tienda diga talles especiales y si se encuentra  cobran un recargo porque usamos más tela», denunció Steffano.

Asimismo, la entrevistada enumeró otros ámbitos y circunstancias en las que las personas con corporalidades distintas a las de las establecidas como cánones sufren discriminación y así señaló: «hay discriminación en la calle con acoso verbal y nos hacen un fetiche a la hora de vivir nuestra sexualidad».

En este sentido la militante sintetizó que «entonces los motivos de surgimiento de este activismo fueron el hecho de que nos están discriminando muchísimo y nos están violentando».

Propósitos a alcanzar

Por otra parte, la entrevistada habló sobre cuáles se constituyen como los objetivos principales del activismo gordo y así mencionó en primer lugar que «es empezar a replantear qué pasa que no podemos vivir en un presente con un cuerpo gordo».

«Las personas gordas siempre estamos diciendo ‘cuando adelgace voy a hacer esto,  me voy a comprar aquello, cuando baje de peso voy a ser feliz’ y la pregunta es mientras tanto qué nos pasa», planteó la entrevistada.

En este sentido y vinculado a los propósitos que se apuntan a lograr Steffano manifestó: «Entonces un poco el objetivo del activismo gorde es poder vivir el presente en un cuerpo gordo y gozar de los mismos derechos que por ahí tiene una persona flaca».

Sin embargo, en cuanto a aquellos que tienen corporalidades que cuadran dentro de los estereotipos sociales la militante quiso aclarar que «esto no quiere decir que las personas delgadas son felices y viven contentas porque también tienen sobre sus cuerpos una opresión que les dice que se tienen que mantener delgados».

No obstante y como comparación entre los casos de las personas delgadas con respecto a aquellos con cuerpos más corpulentos Steffano sostuvo: «Igual, una cosa es la presión social de vivir en un determinado cuerpo que eso lo padece la gente flaca, gorda y demás y otra es la discriminación, el odio y la violencia que hay sobre los cuerpos gordos».

Acciones de lucha y acompañamiento

Por otra parte, en relación a las actividades que realizan desde el activismo gordo y desde el grupo de «Gordes publiques» la entrevistada enlistó que «hemos hecho asambleas para que venga gente que se quiera sumar, tenemos trabajo de redes con una biblioteca virtual en la que tenemos material teórico».

En este sentido, la militante agregó y remarcó: «El activismo gorde es todo un trabajo de lecturas, teórico, académico y en esa biblioteca, que es de libre acceso, hay materiales que muchos autores nos han brindado para compartirlo».

Asimismo Steffano añadió que «hicimos un fanzine donde diferentes personas se han sumado con sus escritos sobre el activismo gorde y se hizo un vivo sobre el gordeodio, los memes, el tema de mezclar la salud con el peso, la soberanía alimentaria».

Iniciativas contra la discriminación

«A nivel político y social, como activista gorda puedo decir, con respecto a las medidas que habría que tomar, que por ejemplo la ley de talles ya se sancionó, pero no se está aplicando», aseveró la entrevistada.

En línea con su planteamiento con respecto a la ley de talles y su cumplimiento la militante señaló y remarcó que «debería aplicarse, hacerse el estudio de talles y medidas de los argentinos para fabricar ropa para nosotros porque la ropa que viene las medidas son de Europa o de China y no tenemos la misma corporalidad».

En este sentido y vinculado a las medidas que se presentan en las vestimentas que se comercializan en el país la activista criticó: «Nosotros tenemos una corporalidad latinoamericana y no nos podemos meter en la ropa que se pone una persona de Europa o de Asia. Ese es uno de los principales problemas».

Transformación de la sociedad

«A nivel social hay que empezar a hablar de ciertos términos como el tema del trabajo y el decir ‘buena presencia’ que significa ser delgado y de hecho yo he pasado por cuestiones así de discriminación, por ejemplo, para atender una panadería», denunció la entrevistada sobre un episodio de discriminación que sufrió.

Steffano se refirió a otros temas que tendrían que ubicarse en el centro del debate sobre la discriminación hacia el aspecto físico y agregó: «Hay que hablar del tema de la medicina, empezar a cambiar los modelos y dejar de lado el modelo biológico de decir ‘si no entras en estas medidas sos una persona completamente enferma’ «.

En este sentido, la integrante del activismo gordo señaló que «hay que empezar a plantear una medicina más amplia, que se preocupe por los contextos sociales, políticos y económicos de una persona y no directamente juzgarla por cuánto pesa y por cuánto mide».

«La salud juega muchísimo con que persona gorda-enferma, persona flaca-sana y hay personas gordas que son deportistas y tienen análisis saludables y otras flacas que están enfermas, pero como son flacas están sanas, entonces hay que hablar de medicina, del papel que juega, desde dónde se enfocan los médicos para atendernos», agregó Steffano.

En línea con su exposición, la activista destacó y sintetizó que «son muchos temas como la salud, el empleo, la medicina, la sexualidad para que dejen de fetichizar los cuerpos gordos ya que no somos morbos ni fetiches sino personas y por eso son varios puntos donde hay que trabajar».

Parte de un movimiento de lucha contra la discriminación

Por último, la entrevistada habló sobre lo que implica para ella el formar parte del activismo gordo y aseveró: «Significa mucho este trabajo. Yo tengo militancia feminista, política y de activismo gorde y significa estar haciendo algo para otres».

«A mí el activismo gorde me ha salvado la vida porque a mi la gordefobia me robó la adolescencia porque no podía ser feliz y desarrollarme como he querido, pero ahora estoy conociéndome de nuevo con mi cuerpo, conectándome con el, lo estoy respetando y queriendo y es algo de todos los días», afirmó y enfatizó Steffano.

En este sentido la militante aseguró que «el trabajo es muy gratificante y es como decir que lo malo que me pasó a mí lo voy a transformar para que a nadie más le vuelva a pasar lo que me pasó».

Para finalizar la integrante del activismo gordo remarcó y reafirmó: «No quiero que a nadie más le peguen, lo discriminen, no le den un trabajo, no lo traten los médicos la enfermedad que tiene, ni lo sexualicen ni le pongan un fetiche por ser gorde. Mi militancia se basa en eso, en no querer que a otra persona le pase lo que a mí me pasó».

Fuentes fotografías: libertaddigital.com.ar y unidiversidad.com.ar.

 Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

 

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar