N° de Edición 7413
Fototitulares

La Defensoría del Pueblo advirtió por «fuerte aumento en el consumo de psicofármacos»

TESTESTE
La Defensoría del Pueblo advirtió por «fuerte aumento en el consumo de psicofármacos»

El informe difundido por el organismo bonaerense alertó sobre el incremento en el uso de medicamentos tales como Clonazepam y Alprazolam por parte de la ciudadanía en el marco de la pandemia.

BELÉN MOGNO

La llegada y expansión de la pandemia producto del coronavirus generó transformaciones en todos los órdenes de la vida de los seres humanos, desde las formas de vincularse, de trabajar y estudiar,hasta cambios en hábitos cotidianos.

Sin embargo, cabe destacar que en este contexto también  tuvieron y tienen lugar situaciones y acciones que conllevan a consecuencias resultan negativas para los individuos.

En ese sentido y de acuerdo a la información a la que pudo acceder Diario NCO, el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, dio a conocer un informe

sobre la evolución de la comercialización de medicamentos en Argentina durante la pandemia.

 Alarmas encendidas

En relación a la publicación difundida por el Observatorio, se informó y precisó que «la Argentina muestra un creciente consumo de psicofármacos desde hace más de una década, situación que en el último año se profundizó producto de factores sociales y psicológicos vinculados a la pandemia COVID-19».

Asimismo, la investigación llevada a cabo por el organismo explicó: «Los datos consignados forman parte del informe realizado por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos en base a distintos indicadores».

En ese sentido y vinculado al análisis sobre los tipos de psicofármacos cuyos niveles de consumo aumentaron en el país, la institución también hizo referencia a «los trabajos y relevamientos publicados por la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA)».

Precisiones de los análisis

En lo que refiere a los informes de la Confederación Farmacéutica Argentina, la misma detalló: «Dos psicofármacos, que se venden bajo receta archivada, se encuentran entre los 15 más vendidos y la tasa de crecimiento de la cantidad de unidades dispensadas de estos remedios supera varias veces el promedio general».

En línea con este planteamiento, la mencionada institución farmacéutica expuso que «se trata del Clonazepam y del Alprazolam, psicotrópicos que actúan sobre el Sistema Nervioso Central».

«El Clonazepam: benzodiazepina de alta potencia que se emplea en tratamiento para la epilepsia y en pacientes con diferentes tipos de trastornos psiquiátricos», explicaron desde COFA.

Por otra parte y en cuanto al Alprazolam (benzodiazepina), la entidad puntualizó: «Se utiliza para el tratamiento de los estados de ansiedad, especialmente en las crisis de angustia, agorafobia, ataques de pánico y estrés intenso».

«En comparación con 2019, en 2020 se vendieron 187.009 unidades más de Clonazepam (+3,93 por ciento) y 286.801 unidades más de Alprazolam (+6,31 por ciento)», alertó la Confederación Farmacéutica Nacional.

En sintonía con lo expuesto anteriormente, la organización advirtió que «estos porcentajes triplican y quintuplican respectivamente el promedio general de incremento de unidades dispensadas de medicamentos, registrado el año pasado (+ 1,36 por ciento)».

 Estadísticas conjuntas

A su vez, la COFA publicó otro relevamiento que comprendió otros medicamentos que actúan sobre el Sistema Nervioso Central, y dicho informe dio cuenta de «un crecimiento promedio de 6,50 por ciento en 2020, es decir que el mercado de este grupo se extendió en 6.990.573 unidades».

«Entre los aumentos más significativos, por encima del promedio, se destacan los neurotónicos (10,04 por ciento); los hiptónicos y sedantes (9,18 por ciento), y los antipsicóticos (8,59 por ciento), especificó la Confederación Farmacéutica Nacional.

En sintonía, el Observatorio de Adicciones bonaerense agregó y remarcó que «el impacto de la pandemia en el consumo de psicofármacos se da en Argentina donde, antes de la cuarentena, se estimaba que 15 de cada 100 ciudadanos y ciudadanas, casi tres millones de personas, consumía drogas bajo prescripción médica o receta».

 Indagación ante una situación que preocupa

 En consideración del contexto analizado, desde el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, plantearon: «Ante este panorama, y si bien aún es motivo de estudio el impacto que está teniendo la pandemia en el consumo de psicofármacos, se dan indicios de lo que podría estar ocurriendo».

En ese sentido, el organismo difundió un estudio cuyos resultados arrojaron que «en las primeras semanas del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio en 2020, 3 de cada 10 personas entrevistadas, casi el 30 por ciento, admitió que su estado de ánimos sufrió cambios de mediana (25,6 por ciento) o gran (4,1 por ciento) intensidad desde el inicio de la pandemia».

«Asimismo, 2 de cada 10 personas (20,8 por ciento) que ya consumían sustancias dijeron que aumentaron dicho consumo: tabaco (39,9 por ciento), alcohol (36,5 por ciento) y ansiolíticos/antidepresivos (10,1 por ciento)», explicó y precisó la investigación consultada.

Además, la institución también hizo hincapié en que «un dato a tener en cuenta es que el 14 por ciento de los que reconocen haber aumentado el consumo de psicofármacos dice que accede a esos medicamentos sin receta ni indicación médica: se lo facilitan familiares, amigos y/o conocidos».

Riesgos

Por otro lado, desde el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos y la COFA advirtieron: «Las benzodiazepinas son medicamentos psicotrópicos (es decir, actúan sobre el Sistema Nervioso Central) con efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes».

En cuanto a los peligros del consumo excesivo de dichos psicofármacos, ambas instituciones alertaron que «el abuso o uso incorrecto de este tipo de drogas pueden provocar una sobredosis o la muerte, especialmente cuando se combinan con otros medicamentos, como analgésicos opioides, alcohol o drogas ilícitas».

«La dependencia física puede ocurrir cuando las benzodiazepinas se toman de manera constante durante varios días o semanas. Suspenderlas o reducir la dosis abruptamente puede provocar reacciones de abstinencia, incluidas convulsiones, que pueden poner en peligro la vida», explicaron y enfatizaron los organismos.

Consideraciones profesionales

En relación al aumento del consumo de medicamentos psicotrópicos, el defensor del Pueblo Adjunto bonaerense, Walter Martello, subrayó, en el informe difundido: «Debemos evitar la automedicación, requerir siempre la atención profesional y tener presente que estos fármacos pueden generar adicciones».

En sintonía, el especialista en políticas públicas sobre drogas, Esteban Wood consideró que «los datos ponen en evidencia varias aristas: la facilidad de acceso a medicamentos que deberían estar sujetos a estricto control».

«También la automedicación y la medicalización de la vida cotidiana, como consecuencia de esa facilidad de acceso y el factor estímulo que representan las publicidades de medicamentos y la construcción de ese ideal de no sentir dolor ni malestar, sólo por comprar tal o cual medicamento», agregó y remarcó Wood.

 ¿Qué medidas adoptar?

Ante la situación del aumento del consumo de psicofármacos, el Observatorio de Adicciones afirmó: «Es indispensable adoptar políticas públicas enfocadas en el ‘uso racional de los medicamentos’ «.

«Este uso racional, entendido como condición por la cual las y los pacientes reciben la medicación adecuada a sus necesidades clínicas, en las dosis correspondientes a sus requisitos individuales, durante un período de tiempo adecuado y al menor costo posible para ellos y para la comunidad, según la OMS», agregó la entidad.

En ese sentido, la institución señaló: «Tanto el uso inapropiado como excesivo de medicamentos supone un desperdicio de recursos, y genera un considerable perjuicio al paciente en cuanto a la falta de resultados positivos (eficacia) y a la incidencia de efectos adversos».

Por último, el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos concluyó y enfatizó que «es necesario avanzar en campañas de concientización pública y de capacitación profesional, regulando lo atinente a la coordinación jurisdiccional, con una estrategia comunicacional que transmita mensajes efectivos a toda la comunidad».

Fuentes fotografías: ethic.es y asociacioneducar.com

 Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

 

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba