Número de edición 7771
Fototitulares

Justicia para Zoe, la niña de cuatro años asesinada en La Rioja

Justicia para Zoe, la niña de cuatro años asesinada en La Rioja

El abuelo paterno de la menor, Oscar Rodríguez, conversó con Diario NCO sobre la historia de Zoe, su pedido de justicia y en qué estado se encuentra el caso del crimen que conmocionó al país en noviembre de 2021.

Por LUCÍA A.  CARDOZO

lucia.amarillacardozo@gmail.com

Zoe tenía tan solo cuatro años cuando fue asesinada a golpes y posteriormente calcinada por su madre, Jimena Córdoba, y la pareja de esta, un pastor evangélico llamado Andrés Bustamante, en noviembre de 2021. Sí bien los asesinos de la niña están por recibir su condena, el pedido de justicia continúa.

Mala madre y Justicia ciega

La acusada del homicidio, Jimena Córdoba, siempre mantuvo una relación conflictiva tanto con el padre de la niña, Kevin Rodríguez, a quien le negó el derecho de colocarle su apellido a Zoe, como también con su propia hija, a quien abandonó a meses de nacer. «Cuando nace Zoe, ella los abandona a mi hijo y a Zoe, cuando la bebé tenía cuatro meses”, afirmó Oscar Rodríguez, el abuelo paterno.

La madre decidió retornar cuando Zoe tenía casi dos años y entonces la pesadilla comenzó. Junto con la policía de su lado, Jimena se llevó a la niña alegando que era “dueña” de la misma, por lo que Oscar y Kevin recurrieron al asesor de menores, Juan Pueyrredón, a quién le comentaron toda la situación.

El funcionario se comprometió con la familia paterna a realizar un seguimiento y asegurarse de que la madre de Zoe firmara los papeles para que la niña obtenga el apellido del padre y este pueda hacerse de la tenencia, sin embargo, jamás lo hizo. Oscar incluso aseguró que Pueyrredón lo sacó de su oficina diciendo: “Usted no se meta, esto es problema de pareja”.

Durante este tiempo, Jimena estuvo muy poco junto a Zoe, ya que dejaba a la niña a cargo de su hermana. Vecinos del lugar han asegurado que se escuchaban los llantos de la menor, quien pedía volver junto a su “papi”, además de vivir en malas condiciones. Al enterarse de esto, la familia paterna de Zoe acudió al lugar a recuperarla.

Estas situaciones de recuperar a la niña y volver a perderla se repitieron durante meses hasta que finalmente intervino la Secretaría de Mujeres y Violencia de Género, a cargo de Carolina Idoria y Nelly Sagua, quienes ignoraron completamente las pruebas de Oscar y Kevin y decidieron otorgarle la custodia de Zoe a su madre.

Una muerte que pudo evitarse

La madre de Zoe se llevó a la niña junto a ella a la capital de La Rioja, en la casa que compartía junto a su pareja, Andrés Bustamante, y decidió cortar todo contacto con la familia paterna de la menor. “Cortaba y bloqueaba el WhatsApp”, aseguró Oscar, por lo que nuevamente acudió a la Justicia para reclamar ver a su nieta, sin embargo, este comentó que: «Ellos [los funcionarios] nos decían que ya no era problema de ellos, que teníamos que buscarla en La Rioja [capital]».

Solo dos fueron las veces que la familia paterna pudo ver nuevamente a Zoe: la primera vez durante el día del niño y la última fue en septiembre de 2021, dos meses antes del trágico final. En esas visitas, la madre, Jimena, jamás permitió que la familia vea el hogar y las pésimas condiciones en la que vivía Zoe.

El 17 de noviembre de 2021, Oscar y su familia escucharon una noticia por las redes sociales sobre el hallazgo de un cuerpo calcinado de una niña de 4 años. Minutos después se enteraron de la peor noticia: la niña era Zoe. Aún sin poder creer, la familia viajó hasta la capital y cuando llegaron a la morgue les confirmaron la información: «La chiquita se llama Zoe Natasha Córdoba, la calcinaron esta mañana», comunicó personal del lugar.

El crimen fue cometido en la casa donde vivía la niña junto a la madre y según las investigaciones que se llevaron adelante, la menor presentaba múltiples fracturas de huesos, una herida con un arma cortante y se cree que la misma aún se encontraba con vida al momento de ser calcinada.

Durante las declaraciones, Jimena, madre de Zoe y hoy acusada de cometer el asesinato, apuntó contra su hermana y cuñado. Por su parte, la tía de la niña aseguró que fue la propia madre con ayuda del pastor, también imputado en la causa. Asimismo, declaró que Zoe vivía en malas condiciones, no recibía buena alimentación y era constantemente maltratada, tanto verbal como físicamente.

Actualmente, el caso está siendo tratado por la magistrada Jésica Díaz Marano, titular del juzgado de Instrucción de Violencia de Género y Protección Integral N°1 de La Rioja, el cual está caratulado como homicidio y se prevé una sentencia de cadena perpetua tanto para Jimena Córdoba como para Andrés Bustamante.

Sin embargo, Oscar manifestó su deseo de realizar una denuncia contra los funcionarios anteriormente mencionados, los cuales se mantuvieron en silencio tras el crimen. “También tienen que estar presos por mal funcionamiento, por no hacer un seguimiento, no tener a Zoe y ver a quien se la van a dar”, lamentó el abuelo de la niña.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba