N° de Edición 7274
Fototitulares

Indignación y repudio de familiares por el fallo en el caso de Lautaro Villaverde

TESTESTE
Indignación y repudio

En los últimos días se conocieron las penas que recibieron los autores del asesinato del joven matancero y que dejó inconformes a sus allegados alegando que debía ser un castigo ejemplar para sentar un precedente judicial-

17 años de prisión para Luis Ledesma y 15 para Néstor Ledesma no fueron suficientes para los familiares de Lautaro Villaverde, quien fuera asesinado luego de una discusión callejera el año pasado, y buscarán la apelación del fallo para que en una instancia superior se dictamine lo que ellos esperan, la reclusión perpetua para los autores del hecho.

 

 

Mauro Cejas, padre de Lautaro y bastión en la lucha para buscar justicia por su hijo, habló con Diario NCO para expresar su malestar por el fallo y afirmó que “es una vergüenza el fallo a los asesinos de mi hijo, que no tuvieron en cuenta los agravantes absolutamente probados en el debate”.

Sobre las consideraciones que se tuvieron para definir esa pena que no conforma a su familia, el entrevistado detalló la óptica que tuvo la justicia para definir las condenas: “Consideraron que Lautaro al no estar borracho ni drogado estaba en plena facultad para defenderse y no lo hizo. Es decir que mi hijo se dejó matar. Y la culpa termina siendo de él”.

Asimismo, avisó que no se quedarán conformes con la condena y además de apelar la misma denunciarán penalmente a los jueces y fiscales que intervinieron en la causa. “Nosotros desde la ONG Familiares de Víctimas (Cafavi) vamos por la cabeza de estos jueces que están denunciados”, exclamó.

El recuerdo del asesinato de Lautaro y dos familias destrozadas

Indignación y repudio

A fines de julio del año pasado la vida de esta familia cambiaría para siempre, ya que Lautaro además de su corta edad, 19 años, era padre de dos hijas, y cuando salía a realizar las cobranzas de las sábanas que vendía para llevar el pan de cada día a su mesa, un cotidiano hecho terminó en muerte.

Tras salir con su Renault 9 como cada día, el semáforo de la esquina de su casa estaba en verde, y tras retomar la marcha se rozó con un Renault Kwid blanco en el que viajaban Luis y Néstor Ledesma.

Damián había salido en su Renault 9 a cobrarles a los clientes a los que les vende sábanas. Cuando un semáforo de la esquina pasó a verde, retomó la marcha y se rozó con un Renault Kwid blanco. Estaba a una cuadra de su casa y nada haría pensar lo que luego ocurriría.

Tras discutir acaloradamente, Luis y Néstor Ledesma volvieron con un cuchillo traído desde su casa y le propinaron cuatro puñaladas a Lautaro, siendo las mortales una en el estómago y otra en el cuello, y lo terminaron de matar con un adoquín en la cabeza.

En esos 15 minutos que duró el hecho, la vida de la familia Villaverde cambió para siempre. Tamaño salvajismo no fue castigado de la forma que se merecía. Un joven padre de familia dejó huérfanas a dos hijas por la violencia inusitada de dos personas que no valoraron la vida y actuaron de la peor forma posible.

Más del fallo y la necesidad de justicia ejemplar que seguirá buscando su familia

Siguiendo con el análisis del fallo, Cejas calificó de “vergonzosa” y “parcial” la condena a los asesinos de su hijo. Además, las declaraciones de los acusados generan aún más rechazo por las excusas puestas para intentar no ser condenados por el hecho.

Uno de los acusados expresó que “se había bloqueado” en el momento de la pelea y que no recordaba nada de lo sucedido, solo que se había cegado al escuchar un insulto hacia su madre y que cuando “volvió en sí” estaba con el cuerpo inmóvil de Lautaro, que yacía muerto en la calle. Intentaron excusarse con la coartada de la “alienación” para no hacerse cargo del hecho.

Sin embargo, las cámaras de seguridad que había en la zona demostraron que esto no era cierto, que tanto Luis como Néstor Ledesma, fueron y volvieron del lugar sin notarse ningún grado de alienación posible ni incoordinación motora y que eran plenamente conscientes del hecho que cometieron.

Indignación y repudio

Las condenas parecen irrisorias frente al hecho narrado. Alevosía y saña de dos personas que fueron conscientes de lo que hicieron y que, en palabras de la familia de Lautaro, merecían la pena más alta posible. Una discusión que terminó de la peor manera posible y que frente a la inconformidad de las penas aplicadas, buscarán hacer real justicia y que este joven padre e hijo pueda finalmente descansar en paz.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com

https://facebook.com/diarionco

 

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Un comentario

  1. Es indignante los alegatos, que nos digan que nuestro hijo se dejó matar, es una falta de respecto, a la familia como también para lautaro! Seguiremos luchando .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: