N° de Edición 7013
Fototitulares

“Exigimos medidas de protección para el equipo de salud”

“Exigimos medidas de protección para el equipo de salud”.

La Argentina está inmersa en la lucha contra esta pandemia del coronavirus que azota a todo el mundo.

En nuestro país podemos decir que tenemos una situación benévola comparada por las tragedias que recorren otros países como Estados Unidos, epicentro mundial de la pandemia, Italia, España o Francia, que han desplazado a China en el volumen de contagiados y fallecidos.

Y esto tiene que ver con las medidas tomadas por el Gobierno nacional al inicio de la aparición de los casos en Argentina, principalmente el aislamiento social preventivo y obligatorio que tuvo su primera fase hasta el 31 de marzo y se ha prorrogado ahora hasta el 13 de abril.

Medidas destinadas, como se dijo, a ganar tiempo para prepararse y mitigar los daños que puede causar entre nosotros el virus, para lo cual es necesario preparar el sistema de salud para el momento más álgido de la pandemia que, según científicos y especialistas, vendría en el mes de mayo o junio.

Por eso la pregunta es ¿está preparado el sistema de salud nacional? La población viene reconociendo con aplausos -como en otros lugares del mundo- a los trabajadores de salud.

Pero parece que no es así por parte de quienes tienen que garantizarles las condiciones de trabajo seguras para pelear contra “este enemigo invisible” como se ha definido a este virus. Según declaraciones del Intendente Fernando Espinoza, nuestro distrito cuenta con 15 casos positivos y ningún fallecido, hasta ahora.

Para conocer cómo es la situación de un centro de salud, esos que están en los barrios y son el primen nivel a los que recurren los vecinos, Diario NCO estuvo en la sala Dr. Néstor Chino Oliveri, y en amena charla, recogimos testimonios de quienes están en la primera línea de combate contra el virus.

Tenemos necesidades como trabajadores de salud

Hugo Pololla, psicólogo social, principal responsable del centro de salud: “Esta es una sala que está dentro del sistema público de salud municipal, pero es una sala construida por la Sociedad Vecinal y dirigida por los vecinos y trabajadores de salud. Nuestro equipo está constituido por trabajadores con distintos formatos de trabajo, algunos somos municipales contratados y de planta, pero la mayoría precarizados, administrados los contratos por nación, provincia o el municipio y contamos con agentes sanitarios (vecinos formados en la sala que colaboran voluntariamente). Entre todos asumimos el desafío que nos propone enfrentar la pandemia del Coronavirus, COVID 19, pero debemos decir que tenemos necesidades como trabajadores de salud, quienes, como se dice, estamos en la primera línea de esta batalla para pelear con éxito contra esta pandemia”.

Los vecinos hacen barbijos y me traigo el alcohol en gel de casa

Jorge Orellano, médico clínico: “Entiendo que lo principal son elementos para nuestra protección personal como barbijos, alcohol en gel, camisolines, etc. Vemos que hay muchas medidas macro que están bien, pero exigimos medidas de bioseguridad para el equipo de salud que en algún momento vamos a estar recibiendo infectados o casos sospechosos”.

Adriana Fernández, médica obstetra: “En cuanto al equipo de bioseguridad lo proveemos nosotros; los vecinos colaboran haciendo barbijos, yo  traigo el alcohol en gel, en materia de elementos de protección por parte de las autoridades, hemos recibido cero. Por ejemplo, de la Región Sanitaria II, que es la que nos corresponde no ha venido nadie a tomar contacto con nosotros desde que se inicio este periodo de aislamiento social, preventivo y obligatorio y se puso el eje en lo sanitario, en la lucha contra el Coronavirus. A pesar de todo aquí seguimos trabajando, para cumplir nuestra tarea en el marco de esta emergencia sanitaria nacional y mundial”.

“Nos veríamos en el riesgo de cerrar la sala”

Mónica Correa, enfermera: “La enfermería funciona a pleno, seguimos vacunando a la gente, pero me sumo a las palabras de mis compañeros; desde el punto de vista de la seguridad para nuestro trabajo, estamos absolutamente desprotegidos. Al aparecer casos de infectados y con el riesgo de contagiarnos, nos veríamos en la situación de cerrar la sala, ya que somos pocos y acá no es un hospital que hay reemplazos. No queremos de ningún modo llegar a esa situación extrema y dejar abandonados a su suerte a los vecinos”.

“Muchos protocolos vacíos. Hemos tenido que generar nuestro propio modelo de atención”

Lorena Peña, licenciada en Trabajo Social: “Nosotros seguimos atendiendo como siempre. Quiero decir que estamos llenos de protocolos, pero son vacíos, ya que hemos tenido que generar nosotros nuestro propio modelo de atención. Digo esto, porque lo que dicen los protocolos que deberíamos de tener para actuar frente a esta emergencia, no lo tenemos, no lo proveen las autoridades sanitarias y algunas cosas vienen por donaciones o de vecinos, como es el caso de alguien que tiene una máquina de coser y se puso a fabricar barbijos. Por eso necesitamos que el Estado nacional, provincial o municipal tenga una política de protección hacia los que estamos en los centros de salud y eso exige más inversión en la salud pública en esta grave crisis sanitaria”.

Queremos condiciones dignas y seguras de trabajo

Enrique Leal, ambulanciero: “Por mi parte quiero señalar la ausencia en particular del Estado municipal para esta situación de emergencia, pues la ayuda puntual que estamos recibiendo en elementos básicos proviene de organizaciones sociales o vecinos o militantes populares. Nos sentimos abandonados por las autoridades sanitarias. Me pregunto ¿por qué no se han acercado para dar una directiva de cómo actuar y para saber qué precisamos? Vamos a seguir trabajando como siempre para brindar el servicio de salud a nuestros vecinos. En mi caso hace 16 años que trabajo en la sala y siempre precarizado. Decimos basta a esta situación, queremos condiciones dignas y seguras de trabajo”.

Miriam Benítez, agente sanitaria y vecina del barrio, comenta como corolario sobre la asistencia alimentaria que realiza la sala: “Mi tarea en la sala tiene que ver con un equipo de compañeras, agentes sanitarios como yo, y consiste en entregar durante la semana la leche en polvo para muchas madres que la necesitan. Ya que los alimentos en esta emergencia están escaseando en muchos hogares por falta de ingresos diarios, es vital garantizar este servicio, entregamos 5000 kg de leche mensuales. La sala también cumple esa función de proveer de leche a los pibes y mitigar el hambre entre ellos, así como estábamos entregando 250 viandas algunos días a la semana y ahora las tenemos suspendidas por esta situación, por falta de mercadería. Por esto es vital la sala para los vecinos, aquí se ayuda a paliar el hambre también”.

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close