Número de edición 7680
Fototitulares

En exclusiva, la palabra del dueño del micro escolar robado y destruido

En exclusiva, la palabra del dueño del micro escolar robado y destruido

Tras el robo del micro escolar y una persecución de 22 kilómetros que terminó en tiroteo y con 21 vehículos chocados, el delincuente quedó libre y por ello Damián Alessandri, víctima, se presentó como querellante con el asesoramiento de Matías Morla.

Por MAILÉN DA SILVA F.

En diálogo exclusivo con Diario NCO, Damián Alessandri, víctima del robo y destrucción a su micro escolar, brindó detalles de lo sucedido y las acciones que se llevarán a cabo tras la liberación del delincuente.

El lunes 13 de mayo por la noche Carlos Alberto Cáceres de 43 años robó un colectivo escolar estacionado en Zelada y Mozart, Villa Luro. Luego de una larga persecución lograron detener el vehículo pero el hombre quedó en libertad por decisión de la justicia bonaerense.

Por lo tanto, con el asesoramiento del abogado Matías Morla, Damián Alessandri, dueño del vehículo substraído, se presentó como querellante. Al respecto señaló que se pidió la detención de Cáseres así como sus acompañantes.

Un rápido accionar

La noche del robo de casualidad Damián estaba paseando a su perro cuando vio que el vehículo comenzó a circular. En primera instancia, creyó que era su hijo y tras identificar que no, llamó al 911 y comenzó a seguirlo en la camioneta de un amigo suyo que pasaba por la zona. Sin embargo, lo siguió hasta General Paz donde el delincuente hizo una maniobra luego de ver a las luces del auto policial y lo perdió de vista.

Alessandri destacó el rápido accionar de la policía que lo persiguió durante 22 kilómetros desde el barrio porteño Villa Luro hasta la localidad de Luis Guillón donde finalizó el operativo. En el transcurso, el atacante chocó 21 autos, 16 de ellos particulares, cuatro patrulleros y una ambulancia.

Durante la persecución, se sumaron varios móviles de la policía bonaerense que intentaron colocarse delante del micro para que el mismo detuviera su marcha. En esas arriesgadas maniobras, los efectivos observaron que del interior del ómnibus una persona sacó su brazo y efectuó cinco disparos.

Sin embargo, cuando lograron detener el escolar, adentro solo estaba Cáceres. Al respecto,Alessandri confirmó que había tres personas “los vi que se movían mientras iba andando el colectivo”. Por su parte, los efectivos advirtieron que un hombre bajó del micro y escapó a pie mientras ellos continuaron con la persecución del vehículo sustraído.

Un robo puntilloso y una fuente de trabajo perdida

La víctima comentó que “el micro terminó de trabajar a las seis de la tarde, el chofer lo paró, le puso un candado en la puerta. Hay una sola manera de abrirlo que es gente que sabe, los transportistas sabemos cómo hacer para abrir la puerta y lo hizo”.

Por lo tanto, analizó que el culpable sabía del funcionamiento ya que “el tablero tiene cincuenta perillas, para tocar la perilla de las luces tenés que ser colectivero sino tocas cualquier cosa. El tipo prendió las luces y como en los videos, que yo después vi, venía con las luces altas también”.

Al principio el delincuente prendió las luces, respetó los semáforos y puso luces de giro circulando con normalidad. Sin embargo, al ser perseguido comenzó un descontrol que finalmente paró alrededor de las 22.30 sobre la autopista Juan Domingo Perón cuando uno de los móviles se posicionó delante del micro y logró que se detuviera tras ser colisionado.

El vehículo escolar quedó destruido y Damián se lamentó: “Ese ingreso lo perdí. No creo que por un tiempo, por este año pueda recuperarlo”. En la familia la fuente de ingresos es el transporte hace un largo tiempo.

Hace 83 años que viven de los micros escolares, la generación comenzó con su padre y actualmente sus hijos se dedican a lo mismo. Por este hecho, una de sus fuentes de trabajo quedó perdida y al respecto Alessandri comentó “32 tiros tiene el colectivo, una locura”.

Sin embargo, a pesar que se puso en riesgo la vida de varias personas, Carlos Alberto Cáceres y sus dos acompañantes quedaron libres. En la investigación intervino la titular de la Unidad Funcional de Instrucción N°2 de Esteban Echeverría, Verónica Cifarelli.

La víctima señaló que “hicimos todo lo que teníamos que hacer como correspondía. Después la fiscalía de provincia lo declaró como hurto, no como robo, porque como no me engañaron a mí y fue en otra jurisdicción y no hubo lesionados, no recibí un tiro ni nada como el estilo. Entonces lo declaró como hurto”. Por ello, se presentó como querellante con la esperanza que los culpables paguen por su destrucción.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba