Número de edición 7830
Fototitulares

Denuncian mala praxis en el Hospital Simplemente Evita

Denuncian mala praxis en el Hospital Simplemente Evita

Kiara Jazmín era una niña de 11 años que estuvo internada durante una semana en el Hospital Simplemente Evita hasta que falleció. Su madre, Cinthia Domínguez, conversó con Diario NCO y aseguró que los pediatras del hospital realizaron mala praxis y no se hicieron cargo de lo sucedido.

Por LUCÍA A. CARDOZO

lucia.amarillacardozo@gmail.com

El pasado lunes 25 de abril, Cinthia Domínguez llevó a su hija Kiara al Hospital Simplemente Evita, ubicado en González Catán, por un cuadro de neumonía. Tras el diagnóstico, los pediatras decidieron iniciar un tratamiento y dejar internada a la menor para monitorear su avance.

Tras evolucionar favorablemente, la niña iba a obtener el alta el día sábado, no obstante, debido a la aparición de fiebre y algunos problemas respiratorios esa mañana, el personal decidió mantener la internación, colocarle oxígeno y suministrarle medicamentos. Por fuera de eso, Cinthia manifestó que su hija se mostraba bien y de buen humor.

Sin embargo, las cosas comenzaron a salir mal. La madre de la niña expresó que, por un lado, una enfermera aumentó los niveles de oxígeno, lo que originó una subida en las palpitaciones del corazón de Kiara, y por otro lado, comenzaron a proporcionarle una seguidilla de medicaciones.

“Empezaron a inyectarle todas medicaciones. Sí te digo, 50 cosas le inyectaron, y la nena cada vez peor», aseguró Cinthia haciendo alusión a la cantidad abusiva de medicamentos que recibió la niña en un lapso de solo tres horas. Asimismo, manifestó que Kiara comenzó a quejarse del dolor físico que sentía a la vez que sus brazos y piernas comenzaron a inflamarse.

Un hecho importante que destaca la mujer durante su relato es que desde el hospital jamás consultaron sí la niña tenía alergia a algún remedio. Kiara era una niña que presentaba retraso madurativo y epilepsia, y su madre cree que probablemente alguna de las medicaciones administradas hizo interferencia con su estado y pudo provocar su desmejora.

Una muerte que pudo evitarse

 Con el cuadro de Kiara cada vez peor, el Hospital Simplemente Evita decidió trasladar a la menor al Hospital de Niños de San Justo ya que en el establecimiento no cuentan con terapia para pediatría. Esa fue la última vez que Cinthia vería con vida a su hija.

“Cuando ellos la sacaron de pediatría para subirla a la ambulancia, la nena iba dormida. Para mí, ahí la nena ya salió muerta”, expresó la madre de Kiara mientras recordaba que el pedido del traslado demoró más de una hora. Además, aseguró que durante el viaje en la ambulancia, los médicos le prohibieron viajar atrás junto a su hija y no le indicaban su estado de salud.

El traslado al Hospital de Niños se concretó, pero fue demasiado tarde. Kiara había fallecido tras cuatro paros cardiacos. Ante el reclamo de una respuesta, Cinthia afirmó que “desde ahí [Hospital de Niños] me dijeron ‘el Hospital Simplemente Evita hizo todo mal, la medicaron mal, todo, todo mal’”.

Incluso aseguraron que sí la niña llegaba a salvarse, lo más probable fuese que debieran someterla a una cirugía para realizarle una amputación en ambos brazos, ya que el exceso de inyecciones provocadas por el personal médico reventó todos los vasos sanguíneos de la zona.

Un dolor sin respuestas ni responsables

Tras el fallecimiento de su hija, Cinthia Domínguez acudió al Hospital Simplemente Evita en busca de respuestas por parte de los directivos de la institución y sobre todo, de los pediatras y enfermeras que atendieron a su hija durante la semana y, principalmente, durante ese fatídico sábado.

Allí, la mujer fue recibida por el director del hospital, dos enfermeras, el jefe de pediatría y una abogada. Cinthia, quien acudió con su hermana, la cual es enfermera, solicitó la presencia del personal que estuvo a cargo de su hija para que le explicaran qué medicamentos recibió la niña que en tan solo dos horas acabó con su vida. Ninguno apareció.

“Se lavaron las manos de todo, ellos ya estaban preparados porque ellos habían visto la publicación [de Facebook] que yo había hecho, entonces ellos cambiaron todo. Ya me estaban esperando con una abogada”, expresó la madre de la niña. Asimismo, afirmó que no le brindaron el historial médico de Kiara ya que los pediatras aseguraron que toda la medicación fue correcta.

De esta manera, Cinthia se retiró del lugar sin respuestas y sin certezas de lo que ocurrió con su hija. “ Haga lo que haga, a la nena nadie me la va a devolver”, lamentó la mujer, mientras aseguró que prefiere no tomar acciones legales ya que seguramente el caso no avance y ello implicaría revivir el dolor para ella, para su familia y para Kiara.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba