Número de edición 7649
Fototitulares

Cáncer de ovario, el asesino silencioso

Cáncer de ovario, el asesino silencioso

Todos los ocho de mayo se conmemora el Día Mundial por la Lucha contra el Cáncer de Ovario, una enfermedad de la que aún se tiene poco conocimiento y cuenta con cifras altas de mortalidad en la población femenina.

Por LUCÍA A. CARDOZO

lucia.amarillacardozo@gmail.com

El cáncer de ovario es uno de los tumores ginecológicos más letales actualmente, debido a su silenciosa naturaleza ya que la misma suele ser detectada en las etapas más avanzadas de la enfermedad. Se estima que cuatro de cada cinco tumores diagnosticados se encuentran en estadios avanzados.

Esto implica que la tasa de supervivencia de la enfermedad sea del 40 por ciento. No obstante, sí la misma logra ser detectada en etapa inicial, es decir, si esta es localizada previo a hacer metástasis, la tasa de supervivencia pasados los cincos años del diagnóstico aumenta a un 94 por ciento.

A nivel mundial, por año, unas 250 mil mujeres son diagnosticadas por cáncer de ovario y de ellas, 140 mil fallecen por esta causa. En Argentina, la enfermedad se posiciona como el quinto más común dentro de los tumores malignos, con 2.300 casos anuales. Asimismo, implica la sexta causa de mortalidad en las mujeres de nuestro país.

Hasta hoy día, los estudios para una detección temprana del cáncer de ovario siguen en investigación, por lo que es importante hacerse controles ginecológicos regularmente como así también estar atenta a los síntomas y sobre todo a los factores de riesgo que contribuyen a desarrollar la enfermedad.

Manifestaciones clínicas, factores de riesgo y prevención

 Los síntomas del cáncer de ovarios suelen ser imprecisos y muchos de ellos son pasados por alto al confundirlos con un simple malestar, lo que contribuye a una detección tardía de la enfermedad. Sin embargo, sí aparecen varios síntomas a la vez y los mismos se prolongan por mucho tiempo, es de vital importancia acudir a un médico.

Estos son algunos de los síntomas que se observan frecuentemente: hinchazón persistente, dolor abdominal o pélvico, constipación, fatiga, pérdida de apetito o sensación de llenarse rápido, urgencia de orinar, dolor durante la relación sexual y/o menstruación irregular y anormal.

Por otra parte, entre los factores de riesgo que contribuyen a la posibilidad de desarrollar cáncer de ovario se encuentran: antecedentes de cáncer en familiares de primer grado, genes, problemas ginecológicos previos, envejecimiento, menopausia, obesidad, tabaquismo, sedentarismo, no haber tenido hijos o tenerlos luego de los 35 años y/o haberse realizado tratamiento para la fertilidad.

En lo que respecta a la prevención, el cáncer de ovario es uno de los más difíciles por la manera silenciosa en la que actúa. Sin embargo, los especialistas recomiendan en primer lugar evitar algunos de los factores de riesgos mencionados anteriormente sobre los que se tenga control, como puede ser el tabaquismo.

Asimismo, afirman que el uso de anticonceptivos orales recetados, tener hijos antes de los 35 años y a término o realizarse una cirugía ginecológica pueden contribuir a reducir el riesgo de padecer cáncer de ovario. No obstante, la consulta médica y la realización de controles ginecológicos anuales siguen siendo primordiales.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: