Número de edición 7879
Fototitulares

En diciembre, las calles son la cancha de la historia

Calles. En diciembre, las calles son la cancha de la historia

Diciembre es un mes en el que los políticos y el FMI recuerdan que esta es una sociedad movilizada.

Por Matías Rodríguez Ghrimoldi

matiasrodriguezghrimoldi@gmail.com

Estos días fueron de festejos, las calles eran un mar celeste y blanco lleno de cánticos y alegría popular. Nadie convocó a esos millones de personas, todas fueron llamadas por un sentimiento común. No fueron necesarios dirigentes, ni colectivos. El pueblo entendió que se concentraría en las esquinas del país y en los principales monumentos para festejar un triunfo que considera propio.

Hace 21 años, el pueblo copó las calles contra años de ajuste y deuda externa, hace 5 años, los trabajadores organizados y la izquierda se plantaron en el Congreso Nacional contra la reforma previsional que dio comienzo al final del Gobierno de Macri. De cara a las elecciones que darán origen a un Gobierno tutelado por el Fondo, los de arriba miran al fantasma de diciembre con inquietud.

Una sociedad que instintivamente sale a las calles, a veces para festejar, a veces para defender sus derechos es una sociedad peligrosa para quienes quieren vivir de ella.

Este rasgo distintivo de Argentina es el que divide a los principales bloques políticos: halcones y palomas, pejotistas y kirchneristas, gradualismo y terapia de shock, todos tienen el mismo debate de fondo ¿Cómo transformar las bases económicas de un país sin terminar volando por los aires como De La Rúa?

¿Qué quieren los de arriba?

Hace días, La Corte Suprema de Justicia ratificó los 13 años de prisión para la dirigente social Milagro Sala. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, le dijo a Jorge Fontevecchia en Radio Perfil que “si no se hubiese puesto presa a Sala no se podría haber desarrollado la explotación de Litio en la Provincia porque seguirían los cortes de ruta”.

En esa declaración Morales dio dos claves: La primera es que el se hizo cargo de la sentencia de la lider de la Tupac Amaru, dejando sin efecto cualquier discusión sobre la real independencia de la Justicia y la segunda es que no metieron presa a Milagro, metieron preso al piquete.

Poco importaron en sus declaraciones, las acusaciones de corrupción, fue directo al grano: para poder hacer negocios para que empresas de países imperialistas vuelvan a expoliar nuestros recursos naturales como en la colonización de nuestro continente, hace falta derrotar al movimiento de masas en Argentina y a sus dirigentes.

Al mismo tiempo que el Gobernador festejaba el fallo de la Corte, su par catamarqueño, el peronista Raúl Jalil reprimía a los asambleístas de Andalgalá para imponer la megaminería en la Provincia y vender nuestros minerales a capitales extranjeros.

El único pago que le quedan a los vecinos de la zona, luego de entregar su territorio, es el agua contaminada que enferma a sus hijos. Las promesas de trabajo y de mejoras económicas se las llevaron en barco y fueron pasadas por la aduana sin demasiado control junto a toneladas de piedras con pepitas de oro incrustadas.

Días antes, la Cámara de Apelaciones de Mar Del Plata, habilitó a la empresa noruega Equinor, para desarrollar la explotación petrolera en las costa Atlántica. La Asamblea por un Mar libre de Petroleras prepara una multitudinaria movilización para el 4 de enero en rechazo a esta avanzada que terminaría con la pesca y el turismo de una de las ciudades más visitadas del país.

El Gobierno, mientras tanto, mira hacía otro lado cuando terratenientes ocasionan los incendios que afectaron más de 2 millones de hectáreas desde el 2019 a la fecha. No contentos con eso, se rinden frente a sus exigencias y les entregan el Dólar Soja, un valor de la divisa para que se dignen a liquidar sus granos.

Los agrotóxicos que utilizan los dueños de grandes extensiones de uno de los mejores suelos del mundo, dañan la salud de miles de personas que habitan localidades cercanas a las plantaciones de soja.

Lo que quieren los de arriba, es hacer negocios con capitales extranjeros para dejar que sus empresas saquen nuestros recursos naturales. Para los de abajo sólo queda la contaminación y el deterioro de la salud de las nuevas generaciones.

La otra final

Argentina sigue acrecentando su deuda al ritmo del refinanciamiento con el FMI y de la suba de la tasa de interés para retener a los bonistas privados. El Fondo nos hizo un préstamo para pagar el otro préstamo. El desembolso de 6 mil millones de dólares por parte del organismo crediticio internacional, es parte de este acuerdo. Cada tres meses, revisan si estamos aplicando sus recetas de ajuste y si pasamos el examen, nos prestan más dinero.

Por otro lado, los bonistas ganan más del doble de sus “inversiones” en conceptos de intereses. Estos miles de millones de pesos que el Gobierno les otorga, antes destinaban a otras partidas presupuestarias cómo educación, salud y ayuda social. Es decir, se dan de baja planes sociales que ayudan a personas que viven de changas para pagarles a multimillonarios especuladores y para pagar un préstamo del FMI, que le otorgó a Macri más de 50 mil millones de dólares para que pueda ganar las elecciones.

El Fondo sabe que el país no podrá devolverle sus dos préstamos. Su “generosidad” esconde un mecanismo de sometimiento. El organismo crediticio internacional tiene un conjunto de recetas que este Gobierno y el siguiente deben aplicar si quieren que continúen los desembolsos para continuar pagando la misma deuda.

Esto implica seguir recortando las partidas presupuestarias, de salud, educación, ayudas sociales y subsidios a las tarifas. Más hospitales destruidos, escuelas diezmadas y salarios de estatales por el piso.

Esta combinación de ajuste y saqueo enfrentará una sociedad movilizada que dio sobradas pruebas de resistencia y que ,así como hace días sale a festejar, hace años salió a enterrar las medidas neoliberales en la Plaza de Mayo.

De esta manera, el pueblo argentino disputará una nueva final en defensa de sus derechos y de sus condiciones de vida. Esta vez no estará en lugar de hinchada, sino de quién sale a las calles, que siempre fueron la cancha de la historia.

Te pueden interesar:
https://www.instagram.com/diarioncomatanza

https://facebook.com/diarionco

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba