N° de Edición 6688
Fototitulares

Arribaron los buques científicos que investigaron el Área Marina Protegida Namuncurá – Banco Burdwood

Arribaron los buques científicos que investigaron el Área Marina Protegida Namuncurá – Banco Burdwood.

Se trata del Buque Austral del CONICET –tripulado por la Armada Argentina- y del BIP Víctor Angelescu del INIDEP –tripulado por la Prefectura Naval Argentina-

El buque Oceanográfico “Austral” y el buque “Víctor Angelescu” arribaron al puerto de Ushuaia, Tierra del Fuego, después de haber finalizado las campañas de investigación científica para generar información sobre el Área Marina Protegida Namuncurá – Banco Burdwood (AMPNBB), en particular indicadores de la comunidad microbiana y del plancton.

La campaña del buque “Víctor Angelescu” estudió el funcionamiento del AMPNBB como potencial área de cría de peces australes, para completar la línea de base de conocimiento ecosistémico y generar indicadores biofísicos que sirvan para el monitoreo durante la gestión de la misma a lo largo del tiempo. El personal científico-técnico embarcado no sólo pertenece al Instituto Nacional de Investigaciones y Desarrollo Pesquero (INIDEP) sino también al Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC-CONICET), Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMyC-CONICET-Universidad Nacional de Mar del Plata) y Universidad Maimónides (CONICET).

Se trató de la primera área oceánica protegida de la Argentina, ubicada en la zona del Banco Burdwood a 150 km al este de Isla de los Estados y al sur de Islas Malvinas, y tiene el mandato por Ley N°. 26875 de ¨Conservar una zona de alta sensibilidad ambiental y de importancia para la protección y gestión sostenible de la biodiversidad de los fondos marinos¨.

Por su parte, el buque Oceanográfico “Austral” del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET)  zarpó  a principios de este mes y buscó estudiar el funcionamiento de la bomba biológica de carbono en el AMPNBB con hincapé en los procesos de la columna de agua mediados por el plancton y en el acoplamiento pelágico bentónico. La expedición contó con el apoyo de la National Geographic, a través del programa Pristine Seas, para documentar la biodiversidad del lugar.

“La investigación es un insumo fundamental para las políticas de conservación de la biodiversidad marina. En el marco del Plan de Manejo hemos realizado ya más de diez campañas científicas a Namuncurá – Banco Burdwood. Esta información es aplicada a la zonificación del área protegida, la definición de indicadores, el fortalecimiento del enfoque ecosistémico en la pesca, las buenas prácticas en las actividades marítimas y los estudios sobre cambio climático. Además constituyen ejercicios pacíficos de la soberanía argentina en el Atlántico Sur”, explicó Javier García Espil, director nacional de la Gestión de Agua y de los Ecosistemas Acuáticos.

Las campañas fueron planificadas por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación que encabeza Sergio Bergman, en su carácter de Secretaría Técnica del AMPNBB, con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés: Food and Agriculture Organization) y se llevaron a cabo junto con el Instituto Nacional de Investigaciones y Desarrollo Pesquero (INIDEP), la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONAE), la Prefectura Naval Argentina, la Armada Argentina, la University of Western Australia, la National Geographic Society y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

En agosto de 2013, por medio de la Ley N.° 26875, se creó el Área Marina Protegida Namuncurá – Banco Burdwood (AMPNBB), la primera área marina totalmente oceánica. El AMPNBB abarca la columna de agua y el espacio bentónico de la meseta submarina conocida como Banco Burdwood, delimitada por la isobata de 200 metros y con una extensión estimada de 28.000 km2. Se caracteriza por endemismos de especies bentónicas, especialmente corales de agua fría, por una alta concentración de nutrientes y saturación de oxígeno, que permite albergar una biodiversidad mayor a las aguas que la rodean.

Cabe recordar, que Argentina suscribió a nivel internacional la meta de conservar al menos el 10 % de sus zonas costeras y marinas para el año 2020. Este objetivo se encuentra previsto en el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020, así como en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close