Número de edición 7886
Fototitulares

“Me bajaron de Cosquín por ser militante peronista”

Argarañaz agradeció las oportunidades que tuvo: “Me siento un bendecido por haber conocido tanta gente y no tengo para decir nada malo de nadie

En una nueva emisión de No Te Duermas, por Hexa Radio, de 10 a 12, coproducción de Periódico SIC y Diario NCO, Daniel Argañaraz, músico y cantante, hizo un repaso por los momentos destacados de su carrera y sacó a relucir su faceta más social y comprometida.

Por Marco Vandoni

Marcovandoni7@gmail.com

El músico matancero Daniel Argañaraz contó en No Te Duermas sus memorias a lo largo de su carrera, sus momentos destacados, aquellos que lo acompañaron, las emblemáticas figuras con las que llegó a trabajar y su compromiso en causas sociales.

“Mis compañeros me impulsaron a producir una mezcla entre folclore y cumbia. No tengo alternativa, la cumbia me rodea y yo me uno. Venimos del oeste y aunque tengamos raíces folclóricas y tangueras, nuestro sentir popular es la cumbia. El ADN matancero es la cumbia”, aclaró Daniel sobre la influencia de la cumbia.

Más adelante el músico destacó a la que, según él, es su mejor obra: “Entre todos mis discos y mis trabajos, entre los que colaboré con León Gieco, Patricia Sosa entre otros, uno de mis grandes trabajos es la Misa Criolla. Ahora la aprecio”.

“Atilio Stampone me llamó para hacerla y luego de unos ensayos y luego de aprender como cantarlas, que no es una tontería por lo que me mandar a ensayar al Cervantes. Trabajar en este proyecto a la par de Stampone y “El Negro” Lavié fue llegar a las ligas mayores”, detalló el cantautor sobre la experiencia.

Un artista agradecido

Repasando sus etapas en su carrera, Argarañaz agradeció las oportunidades que tuvo: “Me siento un bendecido por haber conocido tanta gente y no tengo para decir nada malo de nadie. Todos tenemos días malos, pero a mí me toco trabajar con gente que tenía días buenos. Que a agile tome diga “que linda guitarra tenés” me llena de alegría”.

Sobre trabajar en el estudio con su familia al lado suyo, el artista comentó: “Siempre fui con mis hijos a hacer mis cosas, me sentí cómodo con ellos. Claudia me empezó a acompañar ahora. Ella acaba de jubilarse de maestra. Tiene 50 pirulos y se jubiló joven. Se lo pedí yo. Con mi familia estamos en un momento lindo”.

Comprometido a la causa

Prontamente, Daniel se abrió sobre su simpatía y compromiso con la causa peronista desde sus inicios: “Soy un militante cultural. Mi primera pelota me la dio una unidad básica. Mis viejos siempre fueron militantes peronistas. Cuando gano Macri sabía a qué venía. Ahí empecé a militar fuerte, metí quinta a fondo. Me bajaron de Cosquín, de Santa Fe y de varios otros lugares por eso”.

La preocupación del artista con la causa social se refleja en sus acciones, pues contó que junto a su familia abrió un comedor para ayudar a la gente: “A raíz de la pobreza ascendente, empezamos a darle de comer a la gente. Volvieron los trueques y choripanes en las esquinas que antes no había”.

“La bola fue creciendo, mi esposa y otros compañeros se fueron abriendo. Quedé yo y otro compañero más trabajando en un club con el cual le ofrecimos, además de comida, trabajo a la gente que venía”, contó acerca de la evolución del proyecto.

Daniel explicó el empático trato con la gente que se acerca a su comedor: “Al que viene a buscar la comida hay que tratarlo bien porque es especial. No hay que juzgarlo por si tiene muchos hijos. Los hijos son bendiciones, en todo caso. Un hijo puede ser la salvación de un padre, no hablo de guita, son un montón de cosas que implican”

Todos quieren laburar

El ganador de Cosquín acusó a la derecha de decir que la gente no quiere trabajar: “Todos quieren laburar. Es un relato de la derecha eso que dicen que la gente no quiere. Siempre se la agarran con el más pobre que viene a buscar comida, que quiere laburar y lo hace bien. Hay que tratarlos con amor porque son hermosos”.

Luego el músico recordó a su compañero de aventuras, Santiago, fallecido a causa del Covid-19: “Tengo una tristeza muy grande por que la pandemia se llevo a mi compañero Santiago Carabajal, porque no paramos ni 15 días porque entendimos que la gente tenía que comer. Con el grabé todos mis discos y ganamos Cosquín, lo que hacia uno lo hacia el otro”.

Sobre ese duro momento no olvidó tampoco como también padeció del virus y del merecido homenaje que la gente de los comedores merece: “Yo también acabo en el hospital, pero terminé zafando. Le dije una vez a Fernando Espinoza que debíamos hacer un recuento de la gente que laburaba en los comedores”.

Te pueden interesar:
https://www.instagram.com/diarioncomatanza

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba