Número de edición 7767
Fototitulares

Andalgalá contra la megaminería: crónica de una lucha histórica, primera parte

Andalgalá contra la megaminería: crónica de una lucha histórica. Primera parte

La lucha contra la megaminería en Andalgalá inició hace más de 20 años. NCO habló con Rosa Farias, una docente jubilada y activista que participó desde los comienzos. Rosa contó cómo fueron estos años de pelea contra las multinacionales contaminantes, los gobiernos cómplices y las fuerzas de seguridad represivas.

Por Matías Rodríguez

matiasrodriguezghrimoldi@gmail.com

NCO: Yendo hacia la conformación de la asamblea de Andalgalá, hacia las primeras luchas, ¿cómo surgió esta pelea?

 RF: Yo te diría que, en el año 98, porque en el 96 empieza a funcionar la Minera La Alumbrera. Dos años después, se dan cuenta otros compañeros. Esos eran unos compañeros que eran concejales y empiezan a descubrir, cómo se movían en política, cómo era esta cuestión.

A partir de ahí, empezaron a objetarla, a oponerse. Lo único que logran es dar cuenta que ninguno de los políticos quería ir en contra de estas cuestiones. Un día, reúnen a los docentes con una enorme cantidad de información que ya tenían y nos dijeron lo que venían investigando, lo que se estaba cocinando con lo de las mineras.

De ese modo, entramos y ya se conformó lo que se llamaba Vecinos Autoconvocados por La Vida, digamos ese es el comienzo de la resistencia. En ese grupo, éramos pocos, pero hacíamos charlas de especialistas, trabajamos mucho la concientización. En un momento se llegó a incursionar en la política: habían hecho un partido municipal que participó de unas elecciones de intendente.

Eso después se disuelve, pero siempre quedó latente la lucha, porque era mucha la información que teníamos de lo dañino que era esto. Visitabamos otros pueblos que estaban viviendo el problema de la megaminería: Esquel, Famatina, Chilecito y siempre se llevaba esta cuestión de no a La Megaminería y el porqué.

Una vez, se había hecho una toma de firmas para pedir un plebiscito vinculante y estaba por salir en Andalgalá la autorización para hacerlo pero el gobierno de Catamarca, mediante la justicia electoral, en ese entonces estaba Brizuela del Moral, lo rechaza.

De diciembre del 2009 a febrero del 2010. La batalla decisiva.

En el año 2009, corría muy fuerte el rumor de que iban a abrir el proyecto Agua Rica. Se decía que en diciembre lo abrían, entonces los compañeros después de ver un cortometraje del tema decidieron que no iban a pasar las máquinas y bueno lo hicieron.  Realizaron los bloqueos. Ese fue el detonante, que sabíamos que ese día empezaban a venir los camiones y las máquinas.

Una cosa que siempre fue buena de nuestra lucha es que está documentada. Justamente estaba aquí German Ciari, que era el director de la película sobre el tema y resulta que él se pone a sacar fotos. Ese mismo día nos cuentan que ya había venido la justicia con la policía a querer sacarnos con una orden fiscal.

Entonces hicimos un bloqueo selectivo. Podía pasar cualquier vecino pero nada que tenga que ver con la mina. Se mantuvo así durante muchísimo tiempo.

NCO: ¿Era un bloque permanente? ¿un acampe?

 RF: Lo sostenemos por turno, con guardias. Salíamos del trabajo, íbamos al bloqueo. Pasamos navidad y año nuevo con nuestras familias en el acampe del bloqueo, porque teníamos que hacer guardia. Teníamos que hacer guardia, la obligación de un turno, pero era una obligación moral. Por eso festejamos la fiesta ahí.

Cuando llegó febrero del 2010, ya era inminente. Es cómo que se habían preparado los mineros, el gobierno Y la empresa para avanzar. Entonces cuando estábamos en la asamblea, éramos muchas personas, fácil 200 personas. Pensamos cómo nos íbamos a organizar cuándo nos quisieran correr.

Hacía muchisimo calor, pensá que era un plástico negro, al lado de un arbolito que a gata crecía. Acá tenes que pensar en 40, 42 grados cómo nada. Además, era febrero. Pero estábamos todos ese tiempo, organizándonos y siempre tomando eje la concientización. El que sabía le enseñaba el otro, le mostraba los papeles.

El 15 de febrero del 2010 nos pegan por primera vez, nos pegan muy fuerte. En el 2006 ya nos había reprimido, pero con escaramuzas, no tanto cómo en el 2010. Fue un intendente peronista pro-minero que luego quedó inmortalizado en CQC en aquella época, seguro te acordarás del programa.

Había un muchacho que tenía una experiencia en cine, que era vecino. Una de las cosas que decía este compañero era que había que tomar testimonios porque afirmaba que el único modo que los pueblos tienen de manifestar su verdad es mediante las imágenes.

En febrero, ya el plástico era más grande, ya poníamos luces, llevamos reposeras, se hizo cómo una casa, se amuebló, había platos, vasos. Este muchacho tuvo la idea de que si algo pasaba, lo iban a grabar. Entonces, le había dicho a todos los chicos jóvenes que eran los que tenían los celulares, que cualquier imagen que ellos graben se la tenían que acercar a él para que él las recopila.

Fue un viernes. Veo que bajan en una combi, muchas personas que no eran del pueblo y se empiezan a instalar en lugares estratégicos cercanos a nosotros. Pensábamos que venían a vigilar, pero te daba la inquietud de que algo grande iba a pasar.

Nosotros seguíamos en reuniones, pero por nuestra ignorancia en estos temas, nos dimos cuenta mucho después que una de las personas que estaba en nuestra asamblea era el jefe del operativo, se nos infló.

Obviamente el tipo sabía que iba a hacer, que no íbamos a hacer. Cómo éramos tanto, éramos muchas personas, reuniones que se extendían por horas y cuando se instalaron los policías nos dimos cuenta que el mismo que estaba de la vereda de enfrente el día de la represión, era el que estaba tan amablemente sentado con nosotros.

La cuestión es que llega el momento, apareció la policía, nosotros nos empezamos a aglutinar y tipo tres de la tarde vemos que se acerca un ejército. Estaban todos camuflados, con armas, con escudos y empezaron a marchar donde estábamos nosotros.

Salimos todos a la calle y empezamos a cantar el himno nacional. Ese fue el comienzo del día más duro que hemos pasado en estos años. Nos hicieron re cagar con balas, fue todo una balacera de varias horas, divididas en dos partes.

En la primera parte nos arrastraban, nos metían preso y siempre había más gente. Hicieron cordones, pero se les iba de la mano por la cantidad de gente. Luego, pasaron muchas camionetas y una máquina. Pero la cosa siguió creciendo.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba