Número de edición 7824
Fototitulares

Amigos en la calle: brindan ayuda en medio de tanto frío y vulnerabilidad

Amigos en la calle: brindan ayuda en medio de tanto frío y vulnerabilidad

Roberto Benítez, uno de los voluntarios de la agrupación dialogó con Diario NCO y manifestó las diferentes actividades que llevan adelante para tratar de ayudar a las personas en situación de calle en pleno centro porteño.

Nuestro país se encuentra inmerso en una profunda crisis económica y habitacional. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires no está exenta de esta problemática y en ella, cientos de personas pasan sus días en situación de calle, durmiendo en la intemperie y sin ingerir algo caliente en medio de este crudo otoño. Por tal motivo, la organización Amigos en la calle ofrece alimentos, abrigo y charlas a la gente que transita esta dura realidad.

Roberto Benítez de 54 años, es uno de los voluntarios y habló con Diario NCO y comentó cómo nació Amigos en la calle: “Se formó hace cinco años y surgió como iniciativa de personas que venían de otras agrupaciones que asistían a gente de la calle y formaron esta. Es una agrupación sin fines de lucro, no tiene ningún tipo de personaría jurídica. Se basa en que no recibimos apoyo político, no formamos parte de ninguna estructura política, ni tampoco religiosa o eclesiástica”.

Luego, agregó: “En cuanto a la cantidad de personas, somos más de 100. La organización está dividida en grupos, está el grupo de logística, el de voluntario de calle y el de cocina. Algunos estamos en varios de esos grupos, depende de la disponibilidad de horarios que tengamos”.

Tras ello, desglosó el trabajo que hace cada conjunto:“El grupo de cocina recibe los alimentos crudos, los procesan y cocinan. El de logística se encarga de llevar los alimentos a los que cocinan y luego retirarlos para hacer el reparto. El grupo de voluntarios, es el que sale al terreno a recorrer y a entregar las viandas a la gente que lo necesita”.Asimismo, destacó la labor de Silvina Iglesias, que es la impulsora de este proyecto y por la cual, se han logrado muchísimas cosas.

Seguidamente, Benítez evidenció el número de personas a la que ayudan y los diferentes puntos de colaboración: “Las personas que reciben asistencia en el último conteo que hicimos son más de 600, yo creo que estamos más arriba. La asistencia se da un día a la semana, que son los viernes a la noche. Tenemos siete recorridos y dos bases fijas. En los recorridos son un grupo de gente de 4 o 5 que salen con los carritos y con los termos a repartir las viandas y también con ropa y abrigo, lo que se necesite”.

Tras ello, amplió: “Hoy en día, con el frío que está haciendo, es muy demandado el tema de abrigo. Sobre todo frazadas para los que duermen en la calle, mantas y todo lo que sea ropa de abrigo”. Roberto, además comentó donde se ubican las dos bases fijas, una está en Callao y Córdoba, a la cual, asiste regularmente. La otra se encuentra en Congreso, frente al Palacio del Congreso de la Nación. En esas postas se montan mesas con las viandas y ropa, para que la gente las retire.

Con respecto a cómo reciben los alimentos y los insumos Roberto dijo que “una de las consignas que tiene la agrupación es no manejar dinero en efectivo de los donantes. Sí, recibimos donaciones, pero no en efectivo”. Amigos en la calle cuenta con una página web que podés acceder desde el Instagramde la agrupación (@amigosenlacalle). Luego de ingresar en el sitio a través del link en se encuentran diferentes tipos de donaciones en las cuales, cada uno ayuda con lo que puede. A su vez, los distribuidores o proveedores les abren una cuenta y tras ello, los encargados de logística recolectan los insumos.

También reflejó la zona en que Amigos en la calle brinda asistencia

“El ámbito geográfico de nuestra tarea, es el centro de la Ciudad. Básicamente, en el barrio de Montserrat. Entre las Avenidas Santa Fe, Callao, Entre Ríos y Alsina”, comentó el voluntario. Luego, amplió: “Son siete grupos los que recorren las calles, hay varios puntos prefijados y las dos bases fijas. Hubo algunas acciones puntuales en estos días de frío, todas las mañanas frente al Obelisco, en Corrientes y 9 de Julio, hay una mesa fija que se encarga de darle el desayuno a la gente en situación de vulnerabilidad que pasa por ahí, mate cocido caliente, algún dulce, pan o facturas”.

Asimismo, Roberto manifestó que la agrupación cuenta con una oficina en el centro porteño, en la cual, se clasifica la ropa donada. A través del Instagram se puede convenir con los voluntarios para dejar algún tipo de ayuda en ese sitio. Posteriormente, Benítez dejó en claro que “no recibimos ningún tipo de ayuda estatal. Somos un grupo de gente totalmente independiente, que cada uno tiene su profesión, su trabajo y nos juntamos con ganas de ayudar. Nos une la empatía y el no poder transitar por las calles de Buenos Aires viendo a la gente durmiendo ahí”.

También, evidenció que Amigos llevó adelante algunas acciones en el Conurbano bonaerense y dijo que además de la asistencia alimentaria brindaron contención, escucharon y charlaron con la gente. “En las recorridas, en las bases y en las acciones puntuales, también se pone un poco el oído. Esto es un aprendizaje que cada uno va transitando con el tiempo. Se trata de escuchar, de ponerse en el lugar del otro, es un poco duro. Y tratar de entender, porque a veces la gente no está bien y no reacciona bien y ante eso es importante mantener la calma y no enojarse”, explicó el voluntario.

Luego, Roberto Benítez comentó que junto a Paula Peirano (su pareja), se comunicaron hace dos años con Amigos en plana pandemia y además de realizar donaciones se ofrecieron para lo que necesitara la agrupación. En las primeras recorridas fue de gran ayuda el aporte de su vehículo para trasladar los insumos y reveló que las jornadas se extendieron hasta la madrugada.

“La idea nuestra es seguir yendo y no faltar. Porque a veces también nos pasa que estamos cansados, porque agota, te pega, cansa. Pero también pensamos que si no estamos ahí nadie los va asistir y van a estar esa noche sin su plato de comida”, manifestó.

A su vez, Roberto recordó una de las historias más fuerte que conoció acerca de un niño mientras daba asistencia: “La madre me contó que cada tanto lo traía  porque estaba internado en el Hospital Garrahan. Además de la leucemia, el chiquito tenía que estar en esta situación de calle”. Luego, agregó: “Hay muchas madres con chiquitos que los ves a las 10 de la noche deambulando por el centro de Buenos Aires, algunos durmiendo y hay historias de las más diversas”.

Al finalizar la charla, Benítez reflexionó: “Es romper con esa inercia de quejarse de las situaciones y poner el cuerpo para poder ayudar a la gente. Es duro, pero reconfortante a la vez, tiene esos matices”.

Tras ello, el voluntario concluyó con lo que precisan: “Lo que nosotros necesitamos es que esto se conozca y poder hacer visible nuestra acción. La nuestra y la de muchos otros grupos que andan por ahí. Porque nuestra acción sola no es suficiente, hay mucha gente de otros organismos que están organizados. Iglesias que están dando asistencia a la gente, que es súper necesaria”. Pero sobre todo aclaró que “se necesitan voluntarios y donaciones”.

Imágenes extraídas del Facebook Amigos en la calle

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba