N° de Edición 7413
Fototitulares

«Adolescentes, participación y ciudadanía digital»

TESTESTE

«Adolescentes, participación y ciudadanía digital»

El libro de la doctora en comunicación, Roxana Morduchowicz analiza el rol y el uso que los y las jóvenes de la Argentina hacen de las herramientas y recursos virtuales.

BELÉN MOGNO

En los últimos años, el avance de las nuevas tecnologías dio lugar a que las mismas se constituyeran y consolidaran como herramientas que les permiten a los usuarios y usuarias la posibilidad de realizar múltiples actividades casi sin limitaciones espacio-temporales.

En este contexto, sin duda, los y las jóvenes son uno de los grupos que más se vinculan con los diversos recursos y posibilidades que ofrece el ámbito de la web tanto en la creación de contenidos como en la interacción social.

En ese sentido, Diario NCO dialogó con la autora del libro «Adolescentes, participación y ciudadanía digital» Roxana Morduchowicz, para conocer detalles sobre su reciente obra, la cual analiza el rol que ejercen y el uso que hace la juventud respecto de las nuevas tecnologías.

Jóvenes y era digital

En relación al abordaje comprendido en el libro, Morduchowicz explicó: «La investigación fue realizada entre 2000  adolescentes argentinos de todo el país, representativa geográficamente, en género, condición social y edad».

«Hay que decir que, contrariamente a lo que piensan muchos, que a los chicos solo les interesa temas vinculados a la música, al deporte o las tecnologías, para los adolescentes los temas que rankean, casi en primer lugar, tienen que ver con lo social», planteó la entrevistada.

En sintonía con lo expuesto, la autora agregó y subrayó que «la pobreza, la inseguridad y la desocupación son temas y problemas que preocupan especialmente a los chicos de 14 a 16/18 años».

Propósito del estudio

«El objetivo fue entender cómo utilizan y hasta qué punto valoran los adolescentes internet como espacio de participación y sabemos que utilizan internet fundamentalmente para comunicarse con amigos a través las redes sociales, para buscar información y responder las consignas de la tarea escolar», planteó Morduchowicz.

A su vez, la doctora en Comunicación por la Universidad de París, sostuvo: «Lo que quisimos en esta investigación que refleja el libro es investigar hasta qué punto utilizan internet para participar, entendiendo que participar es  actuar con otros para transformar o mejorar la vida de la comunidad».

En ese sentido, la autora aclaró que «participar no es subir un vídeo con un paso de baile nuevo o contar cómo le fue en la prueba de matemáticas o lengua sino básicamente es actuar con otros para mejorar la calidad de la de la comunidad y esto fue lo que nos interesó en la investigación».

«Lo que el libro refleja y explica es que hay una enorme valoración de internet como espacio de participación y como herramienta para solucionar problemas de la escuela y de la comunidad, del barrio», puntualizó Morduchowicz.

Precisiones de la investigación

En línea con lo planteado anteriormente, la especialista indicó: «Sin embargo, todavía la valoración no se traduce en usos, puesto que los chicos no utilizan internet como quisiéramos, en la cantidad que quisiéramos sino que menos de la mitad lo utiliza para participar aunque todos lo valoran».

«Otro resultado llamativo es que la mitad de los adolescentes no dan su opinión en las redes sociales sobre temas que les interesa o preocupa, básicamente porque la mitad ha sufrido algún acoso, bullying o intimidación cuando dio su opinión sobre temas que les interesan en  las redes sociales», estableció Morduchowicz.

En ese sentido, la escritora de «Adolescentes, participación y ciudadanía digital» hizo referencia al abordaje que se necesita hacer ante el acoso y el bullying que pueden sufrir los/as jóvenes en internet.

«Las compañías de tecnología, el Estado, la sociedad, todos, tenemos que tratar de crear en internet un espacio de valoración por la pluralidad de ideas, en el que los adolescentes sientan que pueden dar su opinión sin temor a ningún tipo de intimidación y esto es un desafío y una asignatura pendiente para todos» enfatizó.

Búsqueda y riesgos de la web

 Asimismo, la doctora en Comunicación por la Universidad de París, mencionó y destacó: «También temas vinculados a educación, especialmente el presupuesto educativo».

A su vez, Morduchowicz hizo hincapié en el hecho de que «sobre todo en estos años, están los emas vinculados a género, quizá porque fue uno de los temas que más ocupó la agenda pública, sobre todo violencia de género, discriminación y la ley de interrupción voluntaria del embarazo».

Por otra parte, la profesional en comunicación también habló acerca del riesgo que supone la circulación de fake news y así afirmó: «Son un problema muy grande, especialmente entre los adolescentes».

«Las investigaciones reflejan, en todo el mundo, que los estudiantes secundarios tienen grandes dificultades para distinguir información confiable que circula en la web de la que no lo es, de la información falsa», indicó y subrayó la especialista.

Educación contra las fake news

En sintonía con lo mencionado respecto de las fake news, Morduchowicz explicó: «Lo que sucede es que cuando buscan información, los adolescentes se quedan con el primer link que encuentran porque creen que es el más confiable y el más seguro, aunque, como sabemos, con frecuencia es el que pago para figurar primero».

«Además, no identifican al autor y para ellos es más importante quién les envió la información que quien la produjo y así, si se la mandó su mejor amigo, un hermano mayor, un padre o madre tiene el valor de verdad y no quien la originó o la fuente de esa información, por lo tanto este es un problema muy grave», agregó la autora.

Al respecto, la entrevistada advirtió que «lo que termina sucediendo es que los chicos comparten y viralizan información de dudosa credibilidad o directamente falsa».

En ese sentido respecto a su análisis sobre las fake news y el hecho de que los/as jóvenes las viralicen, Morduchowicz aseveró: «Este un problema sobre el que la escuela tiene que trabajar desde lo que llamamos la ciudadanía digital para que los adolescentes aprendan a seleccionar buscar y utilizar información solo confiable».

Impulso digital

Por otro lado y ante la consulta respecto del ejercicio de los/as adolescentes como ciudadanos digitales y prosumidores, la escritora sostuvo que «Lamentablemente, hoy la ciudadanía digital no forma parte ni del currículum ni del programa de estudios, ni de la formación docente».

«Desde la Unesco, donde yo trabajo, y en el libro, en la última parte, recomiendo especialmente que la ciudadanía digital sea tomada como política pública en educación», planteó la doctora en comunicación.

En sintonía con lo expuesto, la entrevistada hizo hincapié en que «los Ministerios de Educación tienen que ser los primeros en incorporar la ciudadanía digital al plan de estudios de la formación docente inicial para que las nuevas promociones y camadas de docentes ya puedan recibir esta formación en ciudadanía digital».

«El ciudadano digital es aquel que está en condiciones de hacer un uso reflexivo, crítico, ético, creativo y participativo de las tecnologías, internet», explicó y puntualizó la profesional.

Ciudadanos y ciudadanas digitales

A modo de análisis respecto del contexto actual, Morduchowicz reflexionó: «Estamos frente a adolescentes que saben hacer un uso instrumental de la tecnología, es decir, saben qué hacer si se congela la pantalla o cómo ayudar a los padres con internet o cómo bajarse última aplicación».

«Sin embargo, están lejos de ser críticos reflexivos, creativos y participativos respecto de las tecnologías e internet. La web 2.0 le dio la posibilidad a los adolescentes de convertirse en generadores de contenidos, en lo que llamamos prosumidores, es decir productores y consumidores», señaló y precisó la autora.

Para sintetizar, la entrevistada advirtió y resaltó que «lamentablemente todavía necesitamos que sean receptores críticos y consumidores reflexivos, pero esto no está sucediendo en la medida en que no se incorpore este campo de la ciudadanía digital a la formación docente».

Por último y para finalizar, Morduchowicz reafirmó y enfatizó: «Desde la formación docente a la formación de los estudiantes es lo que necesitamos que sea, efectivamente, una política pública en educación, algo que la Unesco promueve en todo el mundo».

Fuentes fotografías: fce.com.ar y adepa.org.ar

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba