Número de edición 7771
Fototitulares

Accidente en Virrey del Pino: el dueño de la fábrica vació el lugar

Accidente en Virrey del Pino: el dueño de la fábrica vació el lugar

El lunes 4 de abril en la fábrica “ASR Juntas” Rocío Décima de 21 años perdía la vida en una situación poco clara: el dueño de la fábrica, Sergio Rubén Alegre se mudó de la vivienda que habitaba y se llevó las máquinas del accidente.

Por LEANDRO BRAVO

Leandronicolas.sb@gmail.com

¿Qué pasó con Rocío?

 Rocío Décima tenía 21 años, vivía al lado de la fábrica de juntas de motos ubicada en Agustín Molina 9125 de la localidad de Virrey del Pino, donde trabajaba desde el miércoles 2 de marzo del 2022 como “empaquetadora” de lunes a viernes de 08:00 a 17:00.

La mañana del lunes 4 de abril del 2022, Rocío perdería la vida dentro de las instalaciones de la fábrica en una situación cada vez menos clara: Había estado trabajando en unas máquinas que ella no sabía operar y según la primera versión de Sergio Alegre, dueño del lugar, éste “se había descuidado dos minutos” cuando ocurrió la tragedia.

Cuando Alegre encontró el cuerpo de Rocío Décima sin vida en el sector de máquinas dio aviso a la mamá, Iris Paola López, quien acudió de inmediato al lugar, y también al 911 para que acudieran efectivos de las fuerzas policiales de La matanza.

El fiscal Gastón Duplaá, titular de la UFIyJ se encontraba realizando investigaciones acerca de la fábrica para corroborar que, al momento del trágico accidente, tuviera todo en regla, así como se comprobó que Rocío trabajaba “en negro” sin contrato laboral legal.

El cuerpo de Rocío fue velado la noche del martes 5 de abril durante seis horas a la noche, para su posterior entierro el día jueves 7 de abril por la mañana en el cementerio de Villegas en la localidad de San Justo.

El allanamiento que no fue

Ese mismo jueves al regresar a sus hogares, los familiares de Rocío observaron que la fábrica estaba siendo desmantelada totalmente dando por entendido que todos los objetos que allí se guardaban estaban siendo transportados para ser analizados en el marco de la causa.

Sin embargo, al transcurrir los días, la familia de Rocío Décima descubrió que Sergio Rubén Alegre de 42 años, dueño de “ASR Juntas” y único imputado en la búsqueda de aclaración del hecho sucedido, junto a su concubina, Liliana Castillo se habían ido del barrio y hoy se encuentran con paradero desconocido.

La fábrica en malas condiciones

La fábrica que operaba bajo el nombre de “ASR Juntas”, mantenía a Rocío como su única empleada de “empaquetado” donde ella iba por una suma remunerativa de 200 pesos por hora y en donde no tenía firmado ningún contrato legal.

Operarios de Edenor, una vez que el lugar fue vaciado, constataron el viernes 15 de abril, que todas las instalaciones tenían conexiones ilegales y clandestinas en paupérrimas condiciones siendo un potencial y latente peligro para quienes hayan estado allí durante el ciclo de producción de la empresa.

La causa no fue aclarada

El cuerpo sin vida de la joven, según las primeras personas que arribaron a la fábrica, afirmaron que “Rocío estaba fría y que les habían dicho que el accidente fue hace minutos, pero daba la sensación de que llevaba más de una hora fallecida”.

Además,la primera declaración de Alegre acerca de que “se descuidó dos minutos” no coincide con los tiempos entre que ella tuvo el accidente y entre que él llamó al 911, sumado también a que se dio a la fuga no dejando ningún elemento dentro del lugar ni en la vivienda donde residía.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba