N° de Edición 6789
Fototitulares

Abuso y violencia familiar en Villa Luzuriaga

Abuso y violencia familiar en Villa Luzuriaga.

Un hombre violó a su sobrina política, de 7 años.  Fue a prisión preventiva pero igual su familia lo defiende y amenaza a la madre de la víctima, impidiendo que entre a su propia casa.

Precisan ayuda para salir de la emergencia habitacional.

Noelia Astrada, vecina de Villa Luzuriaga, se comunicó con Haciendo Radio (emitido lunes, miércoles y viernes de 13 a 15 por AM 850) para contar la difícil situación que está atravesando y pedir ayuda. Su hija de siete años fue abusada sexualmente por el cuñado de su pareja, que vivía en su mismo domicilio, al fondo.

Cuando comenzaron a hacer las denuncias, la familia de él se mostró en contra de la acusación, apelando que le arruinarían la vida al violador.

“Desde el día uno niegan los hechos. Mi cuñada, a quien se lo conté primero para buscar un apoyo, me sacó a los gritos diciendo que mi hija era una mentirosa, que le iba a arruinar la vida a un hombre. Su familia no dejó entrar más a mi marido. Ellos lo tratan de traidor por no apoyar a este hombre, por haberse venido a vivir conmigo, con su hija de un año, con la nena que fue abusada que es prácticamente la hija”, relató Noelia al aire de AM 850.

Aún así, pulsión vital, amor y necesidad de justicia, mediante, Noelia y su marido continuaron con el procedimiento legal en la comisaría.

El abusador fue detenido en prisión preventiva, y a la hora de que hicieran el allanamiento en la casa para llevarlo, tanto Noelia como su marido y sus hijas, desalojaron el espacio y se fueron a vivir a una piecita, con la intención de volver a su hogar unos días más tarde.

Pero cuando volvieron la familia de él había cambiado las cerraduras de su casa, de manera que ya no podían entrar. Además, no pararon de amenazarles. “Por una cuestión de resguardos nos fuimos a un lugar que no tenemos absolutamente nada, ni siquiera un baño. Y cuando quisimos volver ya no pudimos, nos cambiaron la cerradura, nos amenazan. Estamos pasando un infierno, no tenemos ninguna seguridad”, continuó Astrada.

La seguridad a la que se refiere, lo que reclama, es la garantía de poder vivir en su casa, sin temer por las agresiones que manifiesta hacer la familia de su cuñada. Noelia fue a la comisaría de Villa Luzuriaga y a la fiscalía Nº 2 varias veces. “Me dicen que no hay ningún papel que diga que yo no puedo ingresar, pero la única manera de ingresar sería rompiendo una pared y no quiero, yo quiero vivir tranquila”, explicó.

Mientras esperan que agentes de la comisaría o la Justicia, le garanticen un resguardo para poder reintegrarse a su hogar, están viviendo de una manera sumamente precaria. Sin baño ni pileta para lavar, en un espacio que se moja completo cuando llueve, de modo que la beba de un año no bajar al suelo. Precisan, para acondicionarlo, materiales de construcción, entre otras cosas.

“Muchas veces planteamos de ir y entrar a la fuerza, pero la nena se pone mal, me dice que ‘por favor no’. La idea es no perder esa casa porque es nuestra, tenemos miedo también que la usurpen. Pero también poder seguir construyendo acá, aunque sea tener un baño, poder cocinar bien. Necesitamos material de construcción”, dijo Noelia.

Quien quiera acercarse y pueda ayudar con algo, el domicilio en el que está actualmente es: Thames 632, entre Triunvirato y Camacuá, Villa Luzuriaga.

O pueden comunicarse con Noelia al 15 69653386.

Anuncios

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close