N° de Edición 6908
Fototitulares

Abuso de poder policial en Neuquén

Abuso de poder policial en Neuquén.

Vinieron por una denuncia de violencia de género y golpearon a la presunta víctima.

Patricia Focarazzo, madre de Agostina,  relató la situación de violencia que recibieron su hija y su novio por parte de la policía de la comisaría 46 en el barrio Los Álamos de Neuquén.

“Esto ocurrió el sábado a la noche”. Estos hechos se están dando a conocer en Haciendo Radio en un día tan importante para el Movimiento de Mujeres como es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. “Es contradictorio porque tiene que ver también con violencia de género”.

Patricia Focarazzo fue entrevistada en Haciendo Radio, una producción de Diario NCO que se transmite todos los lunes, miércoles y viernes por AM 850. “El novio de mi hija, Juan, volvía de ver el partido de River a la medianoche del sábado y en una calle que se llama Avenida del Trabajador venían discutiendo, no se estaban pegando, no había golpes”.

“Pasó un auto que escuchó que estaban discutiendo y llamó a la  policía, algo que está muy bien, que incluso cualquiera de nosotres haría. A los cinco minutos llegó el primer móvil policial, al que le siguió otro móvil policial. Les pidieron el documento, Agostina mostró su DNI, Juan lo buscaba en la mochila y no lo podía encontrar”, comenzó a contar la madre de la víctima.

La invitada dijo que fue ese momento cuando le preguntaron a los policías por qué los detenían y pidieron que sigan haciendo su trabajo. Esto parece que enojó a los policías de la comisaría 46 de la localidad de Plottier en la provincia de Neuquén.

Focarazzó declaró: “Lo pusieron a Juan contra una de las camionetas, lo esposaron. Ahí Agostina pidió que no lo esposen, ella conoce muy bien sus derechos. Como se puso así la situación llegó un tercer móvil policial, intentan meterla a ella esposada a uno de los móviles, ella se resiste y ahí recibe los primeros golpes”.

El relato de la violencia

“Finalmente le ponen las esposas, la suben al patrullero, y ahí es cuando este monstruo le pega tres trompadas en el ojo”. La entrevistada explicó que Agostina se resistió, que cuestionó por qué le estaban pegando y pidió que el oficial se identifique, y que eso solo logró ponerlo más agresivo.

La madre de Agostina dijo: “Él la agarró de los pelos, la tiró contra el piso del auto, que de hecho ella tiene toda la cara marcada por la alfombra de goma, le dijo ‘pendeja de mierda, callate’, le pegó trompadas en la cabeza y así esposada se la llevaron hasta la comisaría 46”.

La invitada contó que estaban “incomunicados ambos, no la dejaron hacer una llamada, estando en el interior de la comisaría los pusieron en distintos calabozos, a Agostina le revisaron la mochila”.

En ese momento, transmite Focarazzo, unos chicos que pasaban vieron todo eso y le avisaron a la familia de Juan. Los padres de Juan asistieron a la comisaria y el padre le pide el número de la entrevistada a su hija, Agostina. “Ella a los gritos desde el fondo de la comisaría pasa mi número y a las dos y media de la mañana me entero de esta situación”.

“Llegué y a mí tampoco me dejaban verla, no me explicaban qué estaba pasando, no me decían nada. Yo en el momento no sabía que le habían pegado. Cuando intento saber de ella me amenazan con meterme a un calabozo a mí también, afortunadamente llamé a un abogado amigo que se acercó y pudo verla, ahí constatamos cómo estaba”, añadió la entrevistada.

La madre de una de las víctimas continuó: “Alrededor de las cinco de la mañana recién la pude ver y la llevaron al hospital. En el calabozo donde lo tenían a Juan le dijeron al resto de los detenidos que él le había pegado a Agostina, así que de un calabozo al otro le tiraron agua hirviendo a Juan, le quemaron la espalda. Realmente una situación de abuso tremenda”.

La policía llegó por una denuncia de violencia de género y terminaron golpeando a la detenida

“No olvidemos el origen de todo esto que fue un llamado que hizo un vehículo particular por una situación de potencial violencia de género. Mi hija terminó toda magullada, tiene la cabeza con muchos chichones y moretones y la órbita ocular que no sabemos qué va a pasar con ese ojo”, la familia de Agostina está preocupada de que su vista sufra un daño permanente.

La invitada denunció: “La tuvieron prácticamente incomunicada y eventualmente secuestrada, no había ningún motivo. Ellos argumentan y alguna crónica periodista oficialista de este gobierno neuquino dice que se resistieron a la autoridad, que cometieron agresiones”.

Focarazzo advirtió que Agostina mide 1,50 metros y pesa 50 kilogramos. “Las esposas se las sacó ella porque se le salían de las manos de lo flaquita que es. Realmente un abuso desde todo punto de vista. A las ocho y media de la mañana recién la dejaron salir, con el cambio de guardia hicimos la denuncia correspondiente”.

Sin embargo, Juan estuvo casi 12 horas privado de su libertad por razones que se desconocen hasta el momento. “La denuncia está realizada en la misma comisaría y seguirá su curso a través de la fiscalía. Responsabilizamos a los jefes policiales y nos preocupa, nos duele y nos molesta este envalentonamiento que están teniendo los policías de atreverse a hacer todo tipo de cosas”.

“Responsabilizamos directamente también al gobernador de la provincia, que es el jefe máximo de la policía. El oficial de turno, de apellido Guerrera, tuvo una actitud lamentable. Lo que tenían que hacer ahí era socorrer a dos jóvenes que estaban discutiendo en la vía pública y terminó mi hija cerca de perder un ojo porque un uniformado hombre de casi dos metros de altura la castigó a trompadas”, agregó la entrevistada.

El estado actual de Agostina y Juan

La madre de una de los denunciantes contó que en un principio estaban con mucho miedo, porque los hechos ocurrieron en lugares por donde ellos circulan cotidianamente. “A Juan lo dejaron sordo de un oído, tiene un zumbido desde el sábado a la noche. Yo sé que no es el primer abuso policial, en la provincia de Neuquén hay muchos antecedentes de estas características”.

“Yo tengo una foto de cuando la ví a Agostina con su ojo, me recordó lo que están viviendo compañeras y compañeros chilenos, jóvenes estudiantes que perdieron sus ojos. Realmente es un claro reflejo del abuso y del valor que está teniendo la policía de hacerle daño a los civiles, y de meterse con nosotras, las mujeres”, transmitió la invitada.

Focarazzo relató toda la situación con una entereza admirable, teniendo en cuenta que una de las víctimas de este abuso que desencadenó una noche de terror para toda su familia es su hija.

Y detalló sobre lo sucedido. “Se escuchaba a Agostina pedir a gritos que no le peguen a Juan y que la dejen salir del calabozo. La metieron esposada, le sacaron las esposas cuando estaba en el calabozo, Agostina pedía a gritos salir”. Los otros detenidos amenazaron de muerte a Juan, y entonces fue cuando le tiraron agua hirviendo.

¿Cómo continuará el caso?

“Se elevará el caso a fiscalía y haremos las declaraciones en la fiscalía, vamos a hacer denuncia contra el Estado neuquino porque estos días mi hija no pudo trabajar, tenía una entrevista de trabajo a la que tampoco va a poder ir, y no sabemos qué va a pasar con ese ojo. La denuncia está radicada y esperamos que la fiscalía le de curso”, explicó la entrevistada.

La madre de Agostina señaló que le dijeron que hay varias figuras que entran en este delito. “Abuso policial, privación de la libertad porque el proceso fue irregular desde que llegaron los móviles, exagerado, cuatro móviles llegó a haber en un momento”.

“Igualmente quiero aclarar para que la audiencia lo tenga en cuenta, nosotras no tenemos miedo porque quienes actuaron irregularmente acá fueron ellos”. Ante los hechos manifestados, hasta la conductora de Haciendo Radio se quedó sin palabras.

La invitada transmitió: “Acá no se trata de dos delincuentes, se trata de dos chicos que confían en un Estado de derecho, que se sienten sujetos de derecho, que viven en una democracia, que no le hacen daño a nadie, y que de ninguna manera podemos permitir que el brazo represor del Estado cargue contra ellos con esta furia”.

Focarazzo prometió mantenerse en contacto para informar cómo avanza esta situación. “Somos muy conscientes de que no somos las primeras ni las últimas personas que están pasando por esto. Me parece que lo importante acá es multiplicar esto de que no hay que tener miedo, que hay que denunciar, y que hay que apostar a un Estado de derecho con todas las reglas y normas vigentes que tenemos”.

“El miedo es la fortaleza del que pretende oprimirnos”

“Desde ese lugar es que estamos encarando las denuncias, tenemos por supuesto el apoyo de las agrupaciones colectivas de mujeres, del colectivo de Derechos Humanos de la provincia, y seguiremos traccionando para que por lo menos ese monstruo violento no pueda proceder de la manera que procedió”. El objetivo de la entrevistada es que personas como estas no circulen más por la calle.

La mamá de Agostina demostró la importancia de que esto no se repita más. “¿Qué garantía tiene hoy mi hija si vuelve a vivir una situación similar o si verdaderamente vive una situación de violencia de género? ¿A quién llama, a quién recurre? Paradójicamente, el hall de la comisaría 46 está lleno de papeles de la línea 144 de violencia de género y la violencia la está ejerciendo el mismo personal policial”.

“Con una escopeta andaba este hombre caminando después en la comisaría, pasaba cerca de mi hija amedrentándola. Nada justifica que una persona que está portando un arma se comporte de la manera que se comportó él. Así que tendrá que pagar por lo que hizo él, toda la guardia, y también tendrá que dar explicaciones el Gobierno de la Provincia”, advirtió la invitada.

Focarazzo concluyó con una instancia “a que las personas que sufren este tipo de hechos se animen a denunciar y no dejen pasar este tipo de situaciones, porque en ese momento en el que la policía está envalentonada no tenemos que permitir que avancen sobre nosotros”.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close