Número de edición 7879
Espectáculos

Literatura: Entrevista capotiana a Rolando Revagliatti

Fue publicada originariamente el 13 de septiembre de 2015 en http://almaenlaspalabras.blogspot.com.es del escritor Toni Montesinos.

Literatura: Entrevista capotiana a Rolando Revagliatti
Literatura: Entrevista capotiana a Rolando Revagliatti

En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (en Los perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. 

 

Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la siguiente «entrevista capotiana», con la que conoceremos la otra cara, la de la vida, de Rolando Revagliatti.


Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?

—Una casa grande, moderna, cálida, con varias habitaciones y otros espacios, una pileta de natación, un quincho, en el centro de un predio muy amplio, con plantas y árboles y animales.

 

¿Prefiere los animales a la gente?

—Sí.

 

¿Es usted cruel?

—No.


¿Tiene muchos amigos?

—Siempre tuve varios amigos. Diversamente intensas, esas amistades. La categoría “amigo íntimo” ha caído en desuso: hace justo dos décadas se extinguió el vínculo con mi último amigo íntimo. 


¿Qué cualidades busca en sus amigos?

—Buscar, en este caso, no sería para mí un vocablo apropiado. Valoro la integridad, el tacto, la confianza, la discreción.


¿Suelen decepcionarle sus amigos?

—Ha sucedido en numerosas ocasiones. 


¿Es usted una persona sincera?

—Sí; procurando, como se dice, no herir susceptibilidades.  

 

¿Cómo prefiere ocupar su tiempo libre?

—Mientras sea acompañado por la mujer con la que sostengo un romance desde hace más de treinta y cinco años…


¿Qué le da más miedo?

—La decadencia; no morir imperceptiblemente dentro de pocos años.

 

¿Qué le escandaliza, si es que hay algo que le escandalice?

—Muchas veces me he percibido escandalizado por el psicopático accionar de los poderosos (países, empresas, personas).


Si no hubiera decidido ser escritor, llevar una vida creativa, ¿qué habría hecho?

—No me cuento entre los que decidieron convertirse en escritores. He tenido sí formación artística e intelectual en mi juventud. Por diversos andariveles he llevado una vida (bastante) creativa. No sé qué habría hecho. 

 

¿Practica algún tipo de ejercicio físico?

—No hacerlo es una de las tantas mortificaciones con las que me asola mi neurosis.

 

¿Sabe cocinar?

—No. Y cuánto me enorgullecería por lo menos saber cocinar cinco o seis comidas elaboradas. Pero no tengo disposición. Y envidio a los que la tienen. (Como envidio a los que saben nadar, bailar, cantar, arreglar artefactos, solucionar percances de orden doméstico, etc.) 


Si el Reader’s Digest le encargara escribir uno de esos artículos sobre «un personaje inolvidable», ¿a quién elegiría?

—Por surtidas razones, por la trascendencia que les cupo en diferentes etapas de mi vida, atino a mentar a mi abuela materna, mi padre, mis examigos íntimos Ramón, Nereo, Pablo, mi exesposa, mi tío Marcos y mi tía Negra, nuestras fallecidas gatas Boni y Pupé.


¿Cuál es, en cualquier idioma, la palabra más llena de esperanza?

—Lucidez.


¿Y la más peligrosa?

—Imperialismo.

 

¿Alguna vez ha querido matar a alguien?

—He tenido arrebatos, innumerables ataques de indignación. He deseado que colapsaran determinados sujetos que rezumaban cretinismo. Hasta ahí.


¿Cuáles son sus tendencias políticas?

—Socialistas. En mi infancia, la que proclamaban mis padres, un socialismo parlamentario. En mi juventud adherí, para ciertas coyunturas, a procedimientos revolucionarios. En la actualidad, ya incorporé que el enemigo es invencible. Por lo cual estoy con quienes propenden a defenderse implementando las mayores dosis de equidad posible según sean las condiciones en cada etapa y región: “La construcción de alternativas de salida del modelo neoliberal, aun con la herencia recibida, aun en un marco internacional con hegemonía neoliberal.”


Si pudiera ser otra cosa, ¿qué le gustaría ser?

—Alguna “cosa” que no sufra.

 

¿Cuáles son sus vicios principales?

—No tengo.

 

¿Y sus virtudes?

—Suelo ser expeditivo. Sé decir “no”. Suelo retirarme de aquello que ya no me complace. 

 

Imagine que se está ahogando. ¿Qué imágenes, dentro del esquema clásico, le pasarían por la cabeza? 

—Imágenes que remitan a mis bochornos y a mis satisfacciones.

TE PUEDE INTERESAR:

https://facebook.com/diarionco

https://www.instagram.com/diarioncomatanza

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba