Número de edición 7644
Espectáculos

Los Palabristas de hoy y de siempre: Joan Oliver

Los Palabristas de hoy y de siempre: Joan Oliver

Gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de Diario NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre.

Por: Mónica Caruso. Tapiales

E-mail: revistaliterarialospalabristas@gmail.com

La reseña biográfica de hoy es sobre Joan Oliver i Sallarès, Sabadell, 1899 – Barcelona, 1986, poeta, dramaturgo y prosista español en lengua catalana conocido también por su seudónimo Pere Quart.

 

Hijo de una familia de la alta burguesía industrial de Sabadell, Joan Oliver estudió el bachillerato en las Escuelas Pías de la misma localidad, y entre 1916 y 1921 se trasladó a Barcelona para estudiar la carrera de Derecho. Su carácter inquieto y rebelde lo llevó a abominar de la burguesía y lo decantó hacia el terreno literario.

Colaboró en publicaciones como el Diari de Sabadell, La Veu de Catalunya y Mirador; junto con Francesc Trabal formó el «Grup de Sabadell», una asociación provocadora e irreverente que dio a luz proyectos como unos Anti-juegos Florales o un Club de Señores presidido por un borrico.

Sin embargo, el proyecto más ambicioso que abordaron fue la creación de la editorial La Mirada (actualmente llamada Fundación La Mirada). Publicó su primer libro de narraciones, Una tragèdia a Lil.liput (Una tragedia en Liliput), sátira de la burguesía local, en 1928, y un año después debutó como dramaturgo con el estreno de la obra Gairebé un acte o Joan, Joana i Joanet (Casi un acto o Joan, Joana y Joanet).

Pero no fue hasta 1934, con la aparición de su primer libro de poemas, Les decapitacions (Las decapitaciones). Cuando empezaría a firmar con su pseudónimo poético, Pere Quart (Pere, uno de sus nombres de bautizo, y Quart, porque era el cuarto de once hermanos Cataclisme (Cataclismo), de 1935, fue su primera obra teatral relevante, antes de la publicación de la celebrada Allò que tal vegada s’esdevingué (1936), donde abordó una versión irreverente del drama del Edén, con Caín y Abel como protagonistas.

Ese mismo año publicó el poema épico Oda a Barcelona, y posteriormente, Bestiari (Bestiario, 1937), libro de poemas epigramáticos. Galardonado con el premio Joaquim Falguera, y Contraban (Contrabando), volumen donde se recogían cinco narraciones breves y una obra teatral titulada Cambrera nova (Camarera nueva).

Durante la guerra civil española, Joan Oliver se implicó intensamente en la lucha antifascista y presidió la Institució de les Lletres Catalanes entre 1937 y 1938, además de organizar el Servicio de Bibliotecas del Frente.

Se exilió a Francia en 1939, donde permaneció refugiado, junto con otros escritores catalanes, en el castillo Roissy-en-Brie. Posteriormente, se trasladó, primero a Buenos Aires, y finalmente a Santiago de Chile.

Durante los nueve años que pasó en Chile dirigió la revista Germanor, fundó una editorial y colaboró asiduamente en la prensa y la radio santiaguinas. En 1947 publicó el poemario Saló de tardor (Salón de otoño), obra copada de profundo desencanto y reflejo fiel del estado anímico de los años de exilio.

Regresó a Barcelona en 1948, donde pasó un largo período dedicándose a la traducción y redacción editorial, hasta que fue asignado director de la versión castellana del Diccionario Literario Bompiani. Colaboró también en la revista barcelonesa Destino, rubricando sus artículos con el pseudónimo de «Jonás».

Durante los años grises de la posguerra española, Joan Oliver fue encarcelado dos meses en la prisión Modelo de Barcelona, y tuvo que sobreponerse a la muerte de su esposa, Conchita Riera. Dicho período quedó reflejado en un libro de poemas, Terra de naufragis (Tierra de naufragios), de 1955, que fue galardonado con el Premi Ossa Menor.

Así como en las obras teatrales Ball robat (Baile robado) y Primera representació (Primera representación), estrenadas en 1958 y 1959 respectivamente, y recopiladas junto con Una drecera (Un atajo), que obtuvo el Premi Àngel Guimerà en 1957, en el volumen titulado Tres comèdies (Tres comedias), de 1960.

Ese mismo año el escritor catalán publicó una de las cumbres de su obra poética, Vacances pagades (Vacaciones pagadas), hito del llamado «realismo histórico», galardonado con los premios Ausiàs March en 1959 y Lletra d’Or en 1961.

En 1962 publicó Dotze aiguaforts de Granyer (Doce aguafuertes de Granyer), y en 1963 se recopilaron todos sus libros de poemas en Obra poética y su obra narrativa en Biografia de Lot i altres proses (Biografía de Lot y otras prosas).

Ya en 1964 trabajó como director literario para la editorial Aymà, dirigiendo Edicions Proa y la colección «A tot vent». Así mismo, colaboró en la revista Serra d’Or, y en 1968 publicó el poemario Circumstàncies (Circunstancias).

Posteriormente, recopiló sus artículos en el volumen Tros de paper (Trozo de papel), de 1970. Destacados trabajos poéticos ulteriores fueron Quatre mil mots (Cuatro mil palabras), de 1977, y Poesia empírica (1981), obra galardonada con el Premio de la Generalitat de Catalunya.

Durante su extensa carrera como traductor, Joan Oliver vertió al catalán un gran repertorio de obras, sobre todo teatrales, de Molière, B. Shaw, Claudel, S. Beckett y A. Chéjov, entre otros.

Por la traducción en verso de Le Misanthrope de Molière fue galardonado con el premio del presidente de la República Francesa en 1951.

En 1970 se le concedió el Premi d’Honor de les Lletres Catalanes, y el Ciutat de Barcelona en 1979, por la inestimable aportación que supuso para la literatura catalana el conjunto de su obra. Gran parte de su producción en verso se publicó en versión castellana con el título Poesías.

Poemas

Joan Oliver

Codicilo de poeta

Os lego, amigos, sencillamente,
los tres humildes quehaceres de siempre:
vivir (y comer) con decoro cada día;

si podéis, encauzar codicia y lujuria;
pensar (creer o dudar)
en la certeza y las hipótesis

 

de la muerte de la carne
y la vida nueva del alma.
No hay nada más que hacer; y ya basta.

El resto es literatura.

De «Vacaciones pagadas» 1959
Versión de José Batlló

 

Juego

Navego contracorriente.
Voy cuando los demás vuelven.
Antes de Pensar repienso.

Lloro y sonrío en silencio
y en soledad.

Busco el anillo que perdí
donde hay luz y bonanza.

Tutto ch’altrui aggrada me disgrada.
Cuando puedo discrepo.
Por ejemplo:

No digo «higo chumbo»
sino «nopal».
Y para perderme la vida

trabajo cada domingo.
Moribundo celebraré
-si me lo permite la familia

y el resto de los poderes – mi natalicio.

De «Vacaciones pagadas» 1959

Versión de José Batlló

Fuente: Wikipedia / amediavoz

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba