Número de edición 7717
Espectáculos

Los Palabristas de hoy y de siempre: Gerardo de la Torre

Los Palabristas de hoy y de siempre: Gerardo de la Torre

Estimados lectores, gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre.

Por Mónica Caruso

revistaliterarialospalabristas@gmail.com

 

La reseña biográfica de la semana es sobre Gerardo de la Torre  (OaxacaMéxico15 de marzo de 1938Ciudad de México8 de enero de 2022) ​ fue un escritor, narrador, crítico literario, periodista y guionista de televisión.

Fue integrante del mexicano. Terminó la primaria y dejó a medias la secundaria cuando entró a trabajar, en 1953, a Petróleos Mexicanos, donde permaneció 18 años como obrero. Comenzó como actor y escribiendo pequeñas obras de teatro.

Participó en el taller literario de Juan José Arreola al lado de José AgustínRené Avilés FabilaAlejandro AuraRoberto PáramoJorge Arturo OjedaElsa CrossEduardo Rodríguez Solís y Antonio Leal, entre otros.

En ese entonces escribió la mayoría de los cuentos que aparecieron publicados en su primer libro, El otro diluvio; como aún no había logrado fama, quedaron bajo la influencia de Arreola. Fue actor, periodista, narrador, crítico literario; hizo guiones de cine y televisión, muchos de estos se han filmado.

Reconoce a Ernest Hemingway como a uno de los autores que más lo han impresionado, y como el mejor amigo que tuvo a Juan Manuel Torres Sáenz. Toda su obra está construida a partir de su experiencia. Pese a que pasó un poco inadvertido, fue uno de los talentos literarios desde los años setenta del siglo XX.

Característica importante de su obra, el hecho de que permanece no solo por la fuerza con la que pone en evidencia las contradicciones del hombre y sus infiernos (el alcoholismo, la frustración, la corrupción, la injusticia, la ira, el dolor, la rebeldía, la crueldad, la represión, el miedo y la fantasía, las pasiones y el amor a pesar de todo) sino también por lo bien construida.

El lenguaje y las técnicas narrativas que maneja son impecables por lo bien trabajadas y porque expresan nítidamente al individuo y a la sociedad que el escritor observa. Estudió teatro con Carlos Ancira y Rodolfo Valencia. Formó parte del taller literario de Juan José Arreola. De 1953 a 1972 trabajó como mecánico en la refinería de Azcapotzalco, siempre combinando esta ocupación con las letras.

De la Torre fue investigador del Centro de Estudios Históricos del Movimiento Obrero, director de la Casa del Lago de la UNAM (1985), coordinador del Taller de Guiones del Centro de Capacitación Cinematográfica (1989). Profesor de narrativa breve en la Sociedad General de Escritores de México (1990-1996) y coordinador del curso de periodismo en los medios electrónicos del Diplomado en Periodismo de la Universidad Autónoma del Estado de México (1992). Falleció en la Ciudad de México la madrugada del 8 de enero de 2022.

Comienzos

Pasó más de quince años en los talleres de una refinería de Petróleos Mexicanos; ahí conoció las luchas, las pasiones y el particular modo que tienen los obreros de ver la vida.

Y desde esa óptica, alejado de la denuncia o del cuadro demagógico, muestra en su narrativa las formas de los trabajadores de enfrentar la existencia, especialmente del petrolero, que tan bien conoce debido a su experiencia.

Trayectoria

Gerardo de la Torre realizó diversos guiones para la televisión, para programas como Plaza Sésamo (1972-1973); las series Historia de maestros (1980), Historia de la educación, Por caminos y brechas, Museos y monumentos.

El que sabe…sabe (1981-1984), Hora marcada, Tony Tijuana y Aprendamos juntos (…). En el ámbito cinematográfico, incursionó como argumentista de la película Pero sigo siendo el rey (dir. René Cardona Jr., 1988) y como actor en la cinta Lo mejor de Teresa (1976).

La lista de su obra publicada es extensa. Colaboró en la Revista Mexicana de CulturaUnomásunoEl UniversalEl NacionalNovedades y Excélsior. Desde 1994 perteneció al Sistema Nacional de Creadores.

Obras publicadas

Libros de cuento

El otro diluvio (1968)

El vengador (1973)

Viejos lobos de Marx (1981)

Relatos de la vida obrera (1988)

La lluvia en Corinto (1993)

Tobalá y otros mezcales oaxaqueños (1998)

De amor la llama (2001)

La casa del mono y otros crímenes (2002)

Novela

Ensayo general (1970)

La línea dura (1971)

Muerte de Aurora (1980)

Hijos del águila (1989)

Los muchachos locos de aquel verano (1994)

Morderán el polvo (1999)

Nieve sobre Oaxaca (2010)

La descendencia del mayor Julio Novoa (2015)

La muerte me pertenece (2015)

Otros

No juegues con fuego… sobrenatural (Argumento para el cómic Fantomas publicado el 11 de diciembre de 1976)

Antología personal (1996)

El guion: modelo para armar (2003)

Instantáneas (2019)

Fragmento

Enrique Larreta
Gerardo o la torre de las damas

«Efectivamente, entre un matorral de escoberas y cantuesos, separada de todas las demás y un poco en alto, con su sobradillo de tejas y su escalera labrada en la greda rojiza, se alzaba, bajo una cúpula de adobe, la guarida de Don Tejas, muy semejante a los nidos de barro que Gerardo había visto tantas veces en los árboles y en las cornisas de su país.

Una higuera en todo su verdor y llena de frutos pequeños todavía daba su sombra azul a un bíblico horno blanqueado, muy arrimado a la ermita.

Nucha bajó del automóvil y, sintiendo sobre ella los ojos de Gerardo, trepó la escalera con ágil elegancia. Una vez arriba, golpeó sin vacilar.

Después de un buen rato, en que Nucha y Gerardo estuvieron a punto de retirarse, se abrió la puerta y un hombre muy grande, con la tez de ese color reseco de los huesos amarillos que se encuentran en los osarios y una barba larga y muy negra, apareció en la penumbra, sin adelantarse del todo hasta el umbral y con un grueso garrote en la mano.

Tenía los ojos enrojecidos, como si hubiera estado durmiendo.
Les hizo entrar. Dos negros candiles de hierro y una vela de sebo alumbraban la tenebrosa espelunca, dejando ver, hacia el fondo, el jergón de hojas de maíz que servía de lecho.

Nucha, dándose por conocida, dijo quién era aquel amigo y el cargo que desempeñaba en la Alhambra. El ermitaño, meneando la cabeza afirmativamente, como si ya lo supiera, fijó en Gerardo sus ojos. »

Fuente: Wikipedia / Epdlp

Queridos lectores espero que les haya gustado este pequeño vuelo literario.

Aquellos interesados en publicar material de su autoría en Los Palabristas de hoy y de siempre, deben enviar sus escritos como adjunto en Word a la dirección electrónica siguiente: E-mail: revistaliterarialospalabristas@gmail.com

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba