N° de Edición 7265
Espectáculos

Cine: Mensajero


Informe
Por Gastòn Romero
(Redacción de NCO)

Espejos y espejismos entrelazan el desierto y la salina. Entre la fe y la esperanza de una vida mejor, entre el tiempo y el silencio, entre el desarraigo y la soledad, Rodrigo, un mensajero en bicicleta de un pequeño pueblo de la puna, en el Noroeste argentino, uno de los sitios más despoblados del planeta, dejará su espacio para tentar suerte en un trabajo aparentemente más redituable: paleando sal en una salina cercana. Con un gris plomizo, que se convierte casi en una metáfora del alma humana en esas desérticas zonas, la película de Solá, sigue el itinerario del mensajero hasta el momento en que se pierden las coordenadas espacio-temporales. Allí es cuando el tiempo y el espacio se dilatarán en un viaje que ahora es eterno, incontenible. El paisaje se torna líquido, fluye a través de los kilómetros, trepa por las laderas estériles de las montañas, se mete dentro de las cabañas destartaladas donde moran las almas solitarias, se aglutina en el alma de los integrantes de una procesión religiosa, y luego continúa su devenir brumoso e infinito.
Mensajero establece una tensión entre la ficción más ascética y el documental de observación más contemplativo, entre la transmisión de un estado de ánimo y un informe “objetivo” acerca de la situación de desarraigo en que se encuentran los trabajadores más postergados en ese confín olvidado del planeta.

Ricardo Parodi.

Mensajero, el segundo largometraje de Martín Solá, se estrena comercialmente en Argentina. La película de Solá filmada en el noroeste argentino, popone, a través de un trabajo profundamente contemplativo, un viaje a la tierra, a las costumbres y a la gente que la habita a través de imágenes poderosas, llenas de misticismo y sumamente pictóricas.

Palabras del director

“Me interesa mostrar un viaje que no solo sea un desplazamiento físico, temporal, de un personaje. Sino que el protagonista funcione como hilo conductor, como vehículo, para recorrer diferentes espacios, en donde se combinan luces, sonidos, tiempos, con paisajes hechos de montañas, horizontes que se difuminan, nubes que se vuelven fantasmagóricas en medio de un entorno que rápidamente pasa de un clima cálido a otro invernal, grisáceo. Busco transportar al espectador a esa sensación primaria de unión que se da entre las personas y el espacio que los rodea.”
Dirige Martin Solá. 80 Minutos. Apta todo público

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba