N° de Edición 7013
Discapacidad

La Unión Mundial de Ciegos se expresó en el día mundial del braille

La Unión Mundial de Ciegos se expresó en el día mundial del braille.

El pasado viernes se celebró el día del sistema braille y su importancia en todo el mundo. La Unión Mundial de Ciegos se expresó y llamó a la toma de conciencia de los estados sobre la importancia de este sistema en el acceso a la información por parte de personas ciegas.

Por Melisa Correa

melisacorrea.prensa@gmail.com

La Unión Mundial de Ciegos celebró el Día Mundial del Braille, el cual tuvo lugar el pasado viernes 4 de enero y fue declarado por las Naciones Unidas día internacional para recordar la importancia de este sistema, con el fin de hacer visible y concientizar al mundo sobre el derecho que poseen las personas ciegas de acceder a la lectoescritura y adquirir más consciencia acerca de su importancia.

Este sistema de comunicación universal utilizado por las personas ciegas, fue reconocido por la ONU en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) especialmente en el Artículo 9 sobre accesibilidad, en el que apela a los Estados a proporcionar señalización en este código y en formatos fáciles de leer y entender en edificios y otras instalaciones abiertas al público.

Asimismo, en el Artículo 21 en el que se establece el suministro de información accesible, de diversas formas entre las que se incluye el braille, y en el Artículo 24 por el que los Estados partes deben facilitar el aprendizaje de este sistema para todo aquel que lo necesite.

En este día tan importante de la diversidad a nivel global, la UMC también celebró la existencia del Tratado de Marrakech y apuntó que «es porque en él se reconoce el braille como factor de importancia crítica cuando se brinda información accesible a las personas con discapacidad visual».

En este sentido, cabe remarcar que el Tratado obliga a los países que lo ratifiquen a garantizar que todas las obras y libros se produzcan en formatos accesibles entre los que se incluye este sistema, ya que se presenta como el primer formato de lectoescritura y acceso global por todas las personas ciegas”.

Sin embargo, aún existen numerosos retos que se presentan en cuanto a su uso y aprendizaje, ya que no se brinda alfabetización braille en la mayoría de las escuelas comunes de todo el mundo. Además, hay una carencia crónica de maestros cualificados para enseñarlo en los seis continentes, pero cada niño ciego tiene derecho a aprenderlo a través de alguien competente en su uso.

Del mismo modo, la UMC no deja de señalar en su declaración que «en muchos países del mundo no se lo ha incluido en el sistema educativo, no hay políticas ni legislación adecuadas para guiar la implementación de la alfabetización braille, los equipos para producirlo como las máquinas Perkins, las impresoras y el papel son caros para una mayoría de personas ciegas, especialmente en los países de bajos ingresos y una gran cantidad de estados no asignan recursos ni presupuestos para promover y facilitar el uso del braille”.

El sistema braille y las acciones para su implementación

Cabe remarcar que el sistema de lectoescritura braille es un código de escritura en relieve, basado en la combinación de puntos distribuidos en dos columnas de tres puntos cada una. Conforme a qué puntos se les aplique relieve y a cuáles no, se obtiene como resultado los distintos caracteres numéricos y/o alfabéticos. Puede ser escrito mediante una tablilla con cajetines que contienen los seis puntos cada uno para su combinación, los cuales pueden ser marcados con un punzón, o bien mediante una máquina braille más o menos actualizado según su modelo y marca.

Además, existen otras Tiflotecnologías (tecnologías para ciegos) como las líneas braille, que se constituyen como dispositivos electrónicos con forma de tabla, que al ser conectados a una computadora reproducen lo que se visualiza en pantalla. Siendo estos, dispositivos muy utilizados para áreas donde el sistema braille es fundamental.

En la actualidad y debido a la amplia gama de áreas y disciplinas en las cuales las personas ciegas usuarias del sistema se han involucrado y se desarrollan dentro de la sociedad, el sistema ha evolucionado y se han creado diversas convenciones para su uso, existiendo algunas desde su inicio.

Por lo tanto, braille apoyándose fundamentalmente en los signos del alfabeto ha creado variantes en su expresión integral, estenográfica, matemática, musical y el correspondiente a idiomas.

En este sentido, se puede mencionar cinco variantes empleadas del sistema con el fin de hacer posible el acceso y la inclusión de este colectivo en la sociedad como entonces el braille Integral, el cual se constituye esencialmente como la conformación de palabras con todos los caracteres correspondientes a la misma y la estenografía braille, que específicamente es la abreviatura de las palabras acorde a un código establecido.

Así como también existe el braille acorde a idiomas que es la expresión de letras correspondientes al alfabeto en combinación con distintos signos de puntuación que se leen de diversa forma según el idioma, la signo grafía musical o musicografía, que es la expresión musical para la lectoescritura de partituras musicales por parte de personas ciegas y finalmente la signo grafía matemática, que es la combinación de diferentes signos y algunos específicos que se leen de cierto modo y recobran un sentido acorde a las expresiones de esta disciplina.

Por lo expuesto y teniendo en cuenta la importancia que recobra entonces el sistema de lectoescritura braille para la comunidad de personas ciegas, la Unión Mundial de ciegos instó a los estados a asumir acciones que impliquen «reconocer el Día Mundial del Braille en sus celebraciones nacionales a modo de plataforma para abogar por él y a fin de incrementar la concienciación al respecto y cumplir las obligaciones estipuladas en la CDPD y en el Tratado de Marrakech para poner en práctica marcos de política administrativa y legislativa que impulsen la implementación de la alfabetización braille en sus países».

Asimismo continuó en las acciones y concluyó: «Promover la alfabetización braille por medio de la capacitación adecuada de maestros, ratificar el Tratado de Marrakech por los Estados que no lo hayan hecho así como adaptar las leyes nacionales con la inclusión de sus obligaciones y asignar presupuestos a la alfabetización braille por todos los Estados».

Entonces, pensar en el braille como sistema de acceso a la información universal por parte de las personas ciegas, es reconocer y tomar conciencia de la importancia que los Estados deben darle en materia de política pública para su implementación, con el fin de lograr la alfabetización y garantizar otro derecho humano que es el de la comunicación en forma accesible.

Fuente de imagen: http://www.elnueve.com

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close