N° de Edición 7295
Derechos Humanos

Repudiaron la detención arbitraria de una militante de La Garganta Poderosa

TESTESTE

La miembro del medio villero estuvo demorada 8 horas en la Comisaría 11 de Almagro acusada de “resistirse a la autoridad”, tras filmar en la calle a 4 policías que detenían a un menor. Fue liberada gracias a la intervención inmediata de abogados de Derechos Humanos, aunque advierten que este accionar ilegal se repite a diario.

Por: Valeria Virginia Villanueva
villanueva.valeriavirginia@gmail.com

“Resistencia a la autoridad” fue la excusa que argumentaron los 4 policías para detener arbitrariamente a una joven que filmaba cómo subían a un patrullero a menor de 13 años el domingo a plena luz del día, en el barrio porteño de Almagro. Documentar tal acción ilegal de la fuerza de seguridad le costó 8 horas en la Comisaría N°11 a Micaela Brambilla, que podrían haber sido muchas más de no haber sido integrante del movimiento villero La Poderosa y de no haber contado con el apoyo y denuncia inmediata por parte de organismos de Derechos Humanos.

La filmación fue viralizada durante esa jornada por medios alternativos y agrupaciones que se solidarizaron ante la situación de doble atropello que se observa en ella: la privación ilegítima de la libertad de un menor y luego la de una ciudadana que se atrevió a exigir la identificación de los efectivos -cuando carecían de ella- y visibilizarlo.

El video

Micaela consulta a los policías la edad del niño y les señala lo abusivo de la detención de un menor: “tienen que hacer otra metodología”, observa, a lo que hacen caso omiso e intentan a disuadirla: “¿Usted es familiar?”, le consultan. La joven responde que no, y que cada agente debería contar con su identificación personal. Lo hace con una calma y entereza que pocos conservan ante estos atropellos.

“Señora, présteme su documento por favor. Es testigo y es una carga pública”, solicita uno de los efectivos con una planilla en mano, mientras Micaela sigue filmando la situación, con el menor esperando adentro del móvil, que lo llevaría a un Instituto de Menores, según dijeron en ese momento. Como se negó a identificarse hasta que los policías lo hagan, le responde que tendrá que acompañarlos. “Antes que le pase algo a ese nene yo voy”, desafió Micaela sin oponer resistencia.

Dos transeúntes que oyeron la discusión en la calle consultaron por la detención de la militante. “No está preguntando, está cuestionando, que es distinto”, discrepó el agente, planilla en mano. Otro insistía en que filme la moto que supuestamente se estaba robando el niño detenido: “ya que le gusta filmar, señora, filme también la moto. Debería interesarle porque por ahí tiene un hijo que le pueden robar la moto”, atacó con altanería.

“La Garganta no se calla nunca más»

Así tituló el medio su agradecimiento por la liberación de Micaela a “la imprescindible Norita Cortiñas” -la madre de Plaza de Mayo estuvo presente en la liberación-, organizaciones sociales y organismos de Derechos Humanos que denunciaron la privación ilegítima de la libertad apenas se dio a conocer. “Volvimos a padecer esa impunidad que aplican contra los de abajo, todos, pero todos los días”, lamentaron los miembros de La Garganta Poderosa y lanzaron: “Ojalá responda la ministra de Seguridad, quién carajo nos cuida de los policías”.

“Esto es un armado para que ellos queden ilesos -advirtieron desde el medio alternativo-. Este accionar por parte de los policías es cotidiano y tiene todo el amparo por parte del Estado, lo peor, es que esto es un delito grave. Es lamentable que se ejecute la ilegalidad por parte de las fuerzas de Seguridad y que el Estado sólo promulgue la violación de los derechos de los niños, relegándolos a la pobreza y a la cárcel”.

 

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba