N° de Edición 7168
Derechos Humanos

Homenaje y pedido para reabrir la causa por el crimen de Carlos Fuentealba

Homenaje y pedido para reabrir la causa por el crimen de Carlos Fuentealba

Homenaje y pedido para reabrir la causa por el crimen de Carlos Fuentealba

El único involucrado en prisión es el policía que le disparó a quemarropa al profesor neuquino en 2007. La viuda exige encarcelar a los responsables políticos sobreseídos en el juicio, como el ex gobernador Sobisch, a quien Mauricio Macri acompañó en la fórmula presidencial ese año. Sindicatos docentes apoyaron el pedido.

Por: Valeria Virginia Villanueva

villanueva.valeriavirginia@gmail.com

Una década de impunidad transcurrió ya desde la mañana en que el docente y militante socialista Carlos Fuentealba preparaba junto a colegas un piquete sobre ruta nacional 22, a la altura del paraje neuquino de Arroyito, cuando recibió un disparo mortal a quemarropa en medio de un feroz operativo que reprimió con balas y gases lacrimógenos antes de que lograran manifestarse.

En conmemoración de su lucha por la educación pública, en tiempos en que los educadores argentinos vuelven a manifestarse con los mismos reclamos que aquel 4 de abril de 2007, Fuentealba fue homenajeado por los sindicatos docentes en todo el país. Frente al Congreso, se realizó una marcha de antorchas de la que participó la seccional de Suteba La Matanza.

“Tendría que haber sido un paro nacional, porque no solo está impune el crimen de Carlos, los responsables políticos y la mayoría de los responsables materiales, sino que estamos hoy en una situación tanto en Neuquén, Santa Cruz como en Buenos Aires de huelga general mientras la Ctera sigue dando vueltas”, expresó Romina del Plá, secretaria general desde la Conducción Multicolor.

Cárcel para Sobisch y los responsables políticos

“La democracia tiene una deuda muy fuerte con mi familia -advirtió Sandra Rodríguez, viuda de Carlos, en una emotiva carta- no queda otra que resistir en las calles, porque es nuestro futuro el que está en juego y sí, lo digo justo yo, la esposa de un hombre que no fue a dar la vida aquel 4 de abril de 2007, porque la daba en el aula, todos los días”.

En el escrito, publicado en la revista La Garganta Poderosa, no sólo conmemora al compañero de vida y al papá de sus hijas, sino al hombre de origen humilde y principios idealistas -siguiendo la pedagogía de Paulo Freire- que fue, y exige justicia por el crimen aún impune. Es que, tras maniobras judiciales que dieron en desdoblar la Causa Fuentealba en dos, el único que cumple prisión perpetua desde 2008 es el autor material del homicidio, el efectivo policial de la Provincia del Neuquén José Darío Poblete.

En tanto, fueron 15 las autoridades sobreseídas en una causa que prescribió meses atrás, de quienes partió la decisión política de reprimir con violencia desmesurada el piquete, entre ellos, el mismo Jorge Sobisch, quien gobernó la provincia por tres períodos y se candidateó junto a Mauricio Macri a la presidencia ese mismo año, pero el actual Presidente de la Nación le soltó la mano al advertir el costo político de la situación.

“Una bestia como él, jamás será un muerto político. Aunque ya no camine libremente, sí lo hacen sus discípulos, aliados y cómplices. Ahí radica su oscura herencia”, se refirió la viuda al ex gobernador neuquino y recordó que su marido le dijo apenas antes de partir hacia la ruta donde hallaría final su vida: “Sobisch está buscando un muerto”. Se trata de un crimen de Estado, y ni siquiera tienen “la garantía” de que Poblete permanezca aún tras las rejas, protestó Rodríguez.

“Docente luchando también está enseñando”

Es una de las consignas que defienden los educadores estatales al salir a manifestarse en las calles en estos tiempos de recrudecimiento de las huelgas en las mismas provincias donde hace 10 años se envió a reprimir. “A ese poder en las sombras, lo enfrentamos con el legado pedagógico de Carlos, sosteniendo su recuerdo en las escuelas, como maestro del pueblo”, manifestó Sandra al reivindicar su labor en las zonas suburbanas de Neuquén, en condiciones vulnerables, de marginalidad y discriminación.

“Su batalla por encontrar justicia trascendió las fronteras de Neuquén, aunque al Poder Judicial no le haya interesado y el Ministerio Público Fiscal neuquino nunca nos haya representado, para hacer valer el derecho a la verdad – reconoció Rodríguez-. Incluso, desde el Estado provincial tampoco se preocuparon por mi familia, ni por los tratamientos psicológicos que pudimos necesitar”.

 

 

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba