Número de edición 7726
Derechos HumanosLa Matanza

Aldo Bonzi: Quedó inaugurado el Monumento por la Memoria, Verdad y Justicia

VESUBIO_Fotor_Collage

Aldo Bonzi. La intendenta municipal, Verónica Magario, presidió el sábado, junto a organizaciones de Derechos Humanos, familiares de detenidos y desaparecidos, sobrevivientes y cientos de ciudadanos, el acto de inauguración y señalizacióndel monumento donde funcionó el Centro Clandestino de Detención El Vesubio.

A pocos días del conmemorarse el 40º aniversario del golpe cívico militar del 24 de marzo de 1976, quedó formalmente reafirmada la lucha por la Verdad, Memoria y Justicia.

Durante el emotivo encuentro, se escucharon las palabras de quienes compartieron públicamente sus relatos como sobrevivientes de su paso por este triste lugar.

Durante la jornada, la mandataria municipal señaló entre otros conceptos: “Queremos que la Justicia siga actuando, para que quienes ejecutaron y ordenaron los delitos de lesa humanidad, sean condenados” y además acotó que “la señalización del ex Centro Clandestino de Detención El Vesubio, marca las huellas de un pasado al que no queremos volver #‎NuncaMas”.

La intendenta estuvo secundada por las legisladoras Marisa Guerín, Liliana Pintos y Luis Cigogna; por el titular de la CGT Matanza, Mario Ortiz;por el presidente de la APDH Matanza, Pablo Pimentel, Victoria Montenegro y demás autoridades municipales.

Una historia nefasta

Este centro clandestino estaba ubicado en Aldo Bonzi, cerca de la intersección del Camino de Cintura con la autopista Ricchieri, en un predio del Servicio Penitenciario Federal, ubicado frente al lugar que ocupaba la Escuela de Suboficiales de la Policía de la Provincia de Buenos Aires Agrupación Güemes, División Cuatrerismo, y aproximadamente a 100 metros del Escuadrón de Caballería de La Matanza de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Desde Agosto de 1975 fue un lugar de detención ytortura manejado por la organización delictiva llamada Triple A, o tres A, o AAA(Alianza Anticomunista Argentina). En ese entonces era denominado «La Ponderosa»

Se componía de tres construcciones, una de ellas con sótano, y una pileta de nataciónaledaña. Su nombre clave para las fuerzas que operaban allí desde 1976 fue «Empresa El Vesubio»; el «grupo de tareas» estaba provisto de credenciales que certificaban su pertenencia a dicha «empresa». El predio estaba custodiado por dosguardias rotativas (una externa y otra interna).

El primer Jefe de ese CCD fue el prefecto Alberto Neuendorf, jefe de Inteligencia delServicio Penitenciario Federal durante 1975/76. Luego del 24 de Marzo de 1976, asumió como Jefe del mismo el Mayor del ejército Pedro Alberto Durán Sáenz.

Durante 1978, y hasta su liquidación, se hizo cargo el entonces capitán conocidocomo El Francés. Todos ellos dependían del General Carlos Guillermo Suárez Mason,del 1er. Cuerpo de Ejército.

En 1976 habría funcionado bajo la jurisdicción del I Cuerpo de Ejército, cuyo jefe era elGeneral Guillermo Suárez Mason, con dependencia directa de la Central de Reunión de Inteligencia (CRI) que funcionaba en el hospital del Regimiento 3 de La Tablada, cuyo jefe era el entonces Coronel Federico Minicucci.

Accesos

El acceso al predio se realizaba por una calle de tierra que daba a la AutopistaRicchieri a través de una tranquera, con una instalación para la guardia. Otro acceso era por el Camino de Cintura. El espacio contaba con un jardín con plantas de adornoy árboles, y una pileta de natación revestida de azulejos blancos.

Las construcciones consistían en tres casas más bien antiguas, tipo colonial, con tejasrojas. Fueron denominadas de la siguiente manera:

  • «Enfermería»: Hall central con tres o cuatro celdas de torturas, de pequeña dimensión, divididas con tabiques de aglomerado revestidas con telgopor y «decoradas con cruces svásticas». En cada una de ellas una cama de hierro sin colchón y un barril lleno de agua. A la derecha del hall, una sala más grande con varias camas y un baño. Piso de baldosas blancas y rojas.
  • Jefatura: Casa de tres dormitorios, baño, sala de reuniones del personal. Cocina instalada y otra improvisada a un costado.
  • Cuchas y «Sala Q»: Edificio donde los detenidos permanecían acostados y esposados al zócalo, separados unos de otros por tabiques de madera, aproximadamente de un metro de alto. El sector reservado para las mujeres tenía piso de madera y el de los hombres, de ladrillo. Cocina y baño. La «Sala Q» era una habitación prefabricada, contigua, donde se alojaban detenidos más antiguos.

Los edificios donde funcionaron la «enfermería», la «jefatura», las «cuchas» y el«quirófano» (con su inscripción «si lo sabe cante, si no aguante»), no existen más. Fueron demolidos ante la inminente visita de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA en 1979.

El Vesubio, junto con la ESMA, tienen el triste privilegio de ser de los campos de concentración que en el área de Capital Federal y Gran Buenos Aires tuvieron mayor actividad, por la cantidad de víctimas que pasaron por sus salas de torturas y por lacantidad de desaparecidos que han dejado a la sociedad argentina.

Entre sus víctimas hubo escritores como Haroldo Conti y Héctor Oesterheld, cineastascomo Raymundo Gleyzer, abogados, médicos, periodistas, obreros, empleados, estudiantes, religiosos, y representantes de todas las profesiones, hasta enfermeras y parteras.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba