N° de Edición 6688
Deportes

Solidez y eficacia para un nuevo triunfo

Solidez y eficacia para un nuevo triunfo.

En la segunda presentación de Liniers bajo la conducción de Damián Troncoso mostró algunas variantes en función de un campo de juego muy desparejo que impedía la asociación por abajo. Manteniendo la solidez y eficacia del primer partido, esta vez el equipo dejó el frac y se pudo el overol para conseguir sin ningún tipo de objeciones un nuevo triunfo que le permite seguir soñando con llegar a la Copa Argentina.

Por Víctor Marinelli

En un primer tiempo muy luchado, donde Muñiz con gran despliegue y entusiasmo buscó cortar los circuitos en el medio. El dibujo táctico de Liniers esta vez fue de 4-4-2. Rápidamente Galván y fundamentalmente Szerdi tomaron el comando del equipo. A los 2 minutos avisó Sellecchia encontrando gran respuesta en el arquero Libares. Si bien el juego por momentos se equiparó por el despliegue del local, un error defensivo sobre la media hora le permitió a Santiago Szerdi en acción personal marcar el tanto de apertura. Inmediatamente fue Rosas de cabeza el que tuvo el segundo tras un tiro libre de Szerdi. Las dificultades del terreno de juego hacían imposible el juego fluído, pero Liniers siempre mantuvo el control a pesar de la voluntad del local que en momento alguno pudo llegar al arco de Ammaturo.

Apenas iniciado el complemento Liniers volvió a golpear tras veloz entrada de Sellecchia por izquierda y posterior infracción de Ponce dentro del área. El propio delantero se encargó de aumentar de penal. Con mucho amor propio Muñiz trató de equiparar fuerzas, empujó, puso el corazón, pero careció de profundidad. La Topadora bajó unos metros, creció la influencia de Galván en el medio y contó arriba con espacios. Los cambios en el local hicieron crecer al equipo que a pesar de la merma física incesantemente buscó a través de centros el descuento, pero una y otra vez chocó con la fortaleza de Rosas y Potarski. Sobre la media hora Libares debió esforzarse al máximo para evitar el tercero tras el mal rechazo de un defensor. Liniers con el partido totalmente controlado reguló, y sólo sufrió en un cabezazo de Ponce que se fue apenas desviado, en lo que terminó siendo la única llegada de Muñiz en todo el partido.

Con mucha autoridad Liniers volvió a ganar. Damián Troncoso se inició un camino distinto, y los jugadores parecen entender totalmente las nuevas ideas. El equipo tiene funcionamiento, sabe a lo que juega, tiene presencia en la cancha y marca diferencias incuestionables sobre los rivales de turno. La solidez de siempre atrás, el crecimiento de Szerdi y Galván en el medio, la influencia de Sellecchia (temible siempre) y la gravitación de Diosnel Duarte adelante. No hay rigidez en los puestos: luego del ingreso de Lugo, Vidal terminó jugando como lateral, Szerdi por adentro y Marcó como delantero, sin que el equipo se resintiera.

La prueba de fuego será el próximo partido frente al puntero Atlas que viene en gran nivel. Un partido con mucho “morbo” especialmente por aquella final de 2015. Paradojalmente el viernes, día de disputa, se cumplirán 3 años de ese último ascenso de Liniers a Primera C.

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close