N° de Edición 6870
Deportes

Primera División: Boca se recuperó rápido y sonrió en Varela

Primera División: Boca se recuperó rápido y sonrió en Varela.

El equipo de Gustavo Alfaro dejó atrás la dura derrota frente a River en el Monumental y con un solitario gol Agustín Almendra derrotó a Defensa y Justicia de local y mantiene la punta en soledad de la Superliga.

El fútbol argentino entró en un círculo virtuoso en el que solo Boca y River ponen condiciones y el resto acompaña la marcha triunfal de ambos porque con un planteo pragmático, con una solidez defensiva envidiable, le alcanza al xeneize para mirar a todos desde lo más alto y casi sin sobresaltos, solo con la preocupación del equipo de Gallardo que se encuentra a cuatro puntos de distancia.

Ya no sorprende la diferencia abismal entre los dos equipos más grandes de la Argentina y el resto. Nuevamente Boca fue con su receta conocida de mucho despliegue y concentración defensiva frente a un “halcón” que era puro ímpetu y no mucho más. Fue así como a los 19 minutos Almendra guapeó en los metros finales frente a los defensores rivales y tras ingresar al área definió de zurda y cruzado. 1 a 0 y partido concluido.

El resto del cotejo fue una sinfonía de toques intrascendentes del local, que ostentaba la posesión, pero no le hacía ni cosquillas a Esteban Andrada. Boca con un equipo compacto que no da ventajas en ningún sector de la cancha se siente cómodo cuando logra convertir y luego debe mantener la ventaja.

Asimismo, se da el lujo de prescindir de cinco titulares que no resiente su estructura porque tiene un plantel rico en nombres, en nivel y jerarquía. En la segunda mitad del encuentro tuvo algunas aproximaciones que pudieron terminar en goles, pero la mala puntería impidió que ampliara el marcador. Sin embargo, ganó, es más líder que nunca y solo parece que River podrá hacerle frente si mantiene la regularidad en el ámbito local.

El millonario sigue de buena racha

Por su parte, el equipo que salió vencedor en el clásico de ida de las semifinales de la Copa Libertadores mostró nuevamente su valía en condición de local. La víctima esta vez fue Patronato de Paraná que por momentos hizo un planteo digno, pero terminó sucumbiendo ante la fluidez y el dominio riverplatense.

En la primera parte, River tuvo posesión de pelota, la intensidad de siempre y algunos remates que pudieron llegar a ser gol. Primero un hermoso tiro libre de Nicolás De la Cruz que el arquero Matías Ibáñez despejó con lo justo y luego otro tiro de media distancia del propio De la Cruz. A pesar de ello, la primera parte terminó igualada. El segundo tiempo sería otra historia.

Poniéndose el traje que suele usar cuando juega por la Copa Libertadores, River trituró al visitante en el segundo tiempo. Con un equipo ancho y profundo le llegó por todas partes al “patrón” y con una jugada similar al segundo gol de Nacho Fernández frente a Boca, Matías Suárez desbordó por la derecha y tiró un centro al medio que Rafael Santos Borré cambió por gol.

Luego, con el resultado a favor el local se floreó y convirtió un gol poético, a puro toque y precisión, con 22 pases incluidos y una definición contundente de Borré que marcó su doblete con el que River sigue sonriendo. En el resto del encuentro el millonario pudo haber ampliado las diferencias, pero eligió tener la pelota y mantener la ventaja para darle descanso a los jugadores que ya habían ganado el martes.

Con el silbatazo final, el 2 a 0 le quedó chico y pudo haber más goles a favor de River. Junto con Boca comienzan a encaminar la Superliga para que el título quede en manos de alguno de los dos. El resto mira absorto y solo pierde puntos en el camino.

Racing sigue en levantada, San Lorenzo e Independiente nadando en mediocridad

Los otros grandes también tuvieron acción este fin de semana y el único que dio la talla fue Racing que venció con justicia a Aldosivi. Primero Jonatan Cristaldo y luego Lisandro López de penal decoraron el resultado a favor del equipo de Coudet que luego de la goleada propinada por River no conoce la derrota en el torneo.

San Lorenzo desperdició una gran chance de quedar como único escolta de Boca y perdió de local frente a Central Córdoba. La expulsión de Gianluca Ferrari en el comienzo del encuentro le desdibujó las ideas y el juego al local que al poco tiempo recibió el primer gol y la impaciencia de los hinchas.

A pesar de la adversidad, Bruno Pittón empató el resultado con un fuerte remate de zurda dentro del área. Sin embargo, Alzugaray primero, Meli y nuevamente Alzugaray le quitaron la sonrisa al ciclón que recibió una goleada insoslayable en su cancha.

Por último, Independiente desperdició la enésima chance de ganar y pelear el torneo y perdió merecidamente frente a Vélez. Por momentos el rojo miraba como el local le movía la pelota de un lado a otro hasta que Maxi Romero abrió el marcador en el primer tiempo.

En la segunda mitad las diferencias se acrecentaron y Thiago Almada amplió el resultado con una gran apilada de izquierda al medio frente a un Fabricio Bustos que en los dos goles marcó muy mal y fue gran responsable de las conquistas velezanas mostrando su impericia para defender.

Con un Beccacece sin autocritica, el futuro de Independiente y su DT es incierto y hoy lo domina la mediocridad en el juego que se refleja en la pobre posición en la tabla, a ocho puntos del líder Boca, a pesar de haber gastado 15 millones de dólares para reforzarse.

Fuente de las fotos: Diario Olé

 

 

 

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close