N° de Edición 6907
Deportes

Liniers no pudo alcanzar el objetivo

Liniers no pudo alcanzar el objetivo.

Una sensación ambivalente en el final para quienes seguimos a Liniers: orgullo por un lado hacia el plantel que dejó todo en la cancha y que fue ampliamente reconocido por el numeroso público que copó el Juan Antonio Arias.

Por Víctor Marinelli  

Decepción por el otro: El Celeste tenía todo en sus manos para ascender, pero por errores propios en el primer encuentro dejó escapar la chance. Tal vez no se comprendió de parte de la conducción técnica de que en sus manos tenía al más grande de la categoría y planteó ese partido con mentalidad de equipo chico.

Los primeros minutos fueron de estudio. Casi sin aproximaciones a los arcos, pero con intenciones opuestas: Real Pilar, sólido en defensa, con Maraia ganando todas, y demorando en cuanta ocasión apareciese, y Liniers con la posesión, manteniendo la paciencia y el orden, pero sin encontrar los espacios, y teniendo tras de sí la pesada carga de remontar dos goles.

Szerdi fue el que más buscó, Sellecchia no pudo desequilibrar y se intentó con las proyecciones de Vidal o el empuje de Basualdo. Recién cerca de la media hora apareció Galván con un cabezazo que desvió por arriba Sultani en la única llegada celeste. Por el contrario Real Pilar sobre el final tuvo las más claras en un par de apariciones de Trovento que exigieron a Acosta.

La Topadora salió a quemar las naves en el complemento en el convencimiento que marcar el primer gol significaría muchísimo. Apenas iniciada la etapa Lynch asistió a Basualdo cuyo remate se fue muy cerca del poste izquierdo.

La visita definitivamente cerrada en defensa resistió en su campo. La figura del arquero Sultani comenzó a cobrar gran dimensión. A los 13 luego de varios peloteos dentro del área respondió con acierto ante un remate de Vidal, siempre mirando al arco de enfrente.

Los cambios para la segunda mitad de la etapa le permitieron a Liniers volcar definitivamente el partido contra el arco visitante, más allá que no fue del todo felíz haberse privado del goleador Sellecchia para los últimos minutos.

Sultani inició una serie de atajadas decisivas que le permitieron mantener el cero en su arco. La primera a los 27 ante un cabezazo de Willian Giménez, luego ante un disparo de Alan González sobre su izquierda, más tarde por arriba ante un envío de Szerdi y finalmente ante otro envío de cabeza, esta vez de Duarte.

Situaciones clarísimas para Liniers y atajadas soberbias del arquero. Ya en el descuento fue el travesaño que devolvió un zapatazo de Potarski. Fue todo de Liniers que se acordó tarde. Real Pilar se fue festejando.

Lo más emotivo de la tarde fue el reconocimiento de los casi 2.000 hinchas que se dieron cita en Villegas, que se prolongó con el aplauso a cada jugador cuando salieron del vestuario.

Los pilarenses, que se burlaron del reglamento jugando todo el torneo con varios profesionales al amparo de un Tribunal de Disciplina que les convalidó todo lo actuado, sin ser más a los largo de los 180 minutos se llevaron el premio mayor.

Para Liniers queda el balance de una temporada que no arrancó bien con César Aguirre, y que se fue encaminando con la llegada del Damián Troncoso. No dio para alcanzar a Argentino de Merlo, pero si daba mucho para llevarse el Reducido.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]

Te puede interesar

Close
Close