N° de Edición 6960
CulturaLa Matanza

Universo de Tangos: en el recuerdo, el gramófono

Pag.2_VictorPhonograph

Gramófono. Estamos en el principio del siglo veinte: el fonógrafo era una novedad y bien cara. En Buenos Aires, aquella que hoy llamamos de antaño, solo algunos pocos podían darse el gusto de comprar una máquina parlante.

Por Carlos Scavuzzo

Artistas locales descubren el medio: payadores, músicos, sopranos registran los primeros cilindros y discos, en ese entonces de una sola faz. Se graba de todo: desde marchas y mazurkas, pasando por solos de pistón y hasta declamaciones en ruso y francés. Pero como sucedió 15 años después con «Los locos de la azotea» que fundaron lo que sería el comienzo de la radiofonía argentina, el gramofón no era nada más que una novedad. A los porteños le gustaba más el organito o el piano a rollo, o el ocasional conjunto que tocaba melodías criollas, mazurkas y polcas, si era afortunado, en algún café «fifí», sino, en algún «piringundín» del bajo fondo.

El gramófono (del griego: gramma, escritura; fono, sonido) fue el primer sistema de grabación y reproducción de sonido que utilizó un disco plano, a diferencia del fonógrafo que grababa sobre un cilindro. Asimismo fue el dispositivo más común para reproducir sonido grabado desde la década de 1890 hasta mediados de la década de 1950, cuando apareció el disco de vinilo a 33 RPM. El gramófono fue patentado por Emile Berliner en 1888.

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close