N° de Edición 7168
Cultura

Todas podemos meditar

Todas podemos meditar.

«En tiempos tan complejos la práctica de meditación vuelve a aparecer como respuesta y posibilidad para bajar el stress que vivimos. ¿Pero qué pasa si nunca antes meditaste?», comentó Luciana Martina.

Luciana Martina es una profesional con amplios conocimientos en varios ámbitos, pero se desempeña como coach holística. En este difícil contexto, nos acerca los siguientes tips, para meditar.

«La práctica de meditación nos ayuda a estar presentes en el aquí y ahora, haciéndonos conscientes de nosotras, del momento que estamos viviendo y de las decisiones que deseamos tomar.

Nos da el respiro que necesitamos para conectar con nuestro propósito y a la vez nos alimenta de la energía necesaria para llevar a cabo nuestros planes con entusiasmo y seguridad.

Te dejo debajo varios tips para comenzar tu práctica de manera fácil e inmediata.

Obstáculos que podés encontrar:

NO TENGO TIEMPO – Esta práctica milenaria es muy flexible y siempre podés acomodarla a tus horarios. Con solo 10 minutos al día sentirás una gran transformación.

NUNCA ANTES MEDITÉ – Es cuestión de permitirnos ser principiantes e ir avanzando a nuestro ritmo, sin exigirnos resultados que vemos en otras personas.

ME CUESTA CONCENTRARME -Podrás repetir el ejercicio propuesto todas las veces que precises hasta encontrar tu lugar de silencio y paz.

MI MENTE NO PARA – Entonces es el momento indicado para empezar a poner  en PAUSA tus pensamientos.

Cómo me preparo:

  1. Busca un lugar donde puedas realizar tu meditación sin interrupciones.

Es importante que hagas una cita con vos. Elegí el día y horario en que te proponés realizarlo. Busca momento libre de interrupciones. Si vivís en familia deberás pedirles que no ingresen a la habitación durante los minutos que destines cada día. Si tenés mascotas dejalas en otra habitación o parque durante tu práctica. Es importante crear este espacio para VOS. Importante: No lo hagas en el baño. Recordá que allí nos aseamos y hay distintos tipos de deshechos presentes. Si podés hacer tu práctica rodeada de naturaleza, ¡aprovechalo!

  1. Armá tu espacio. Podés encender un sahumerio o incienso favorito. Colocar de fondo una playlist con sonidos naturales, o música acorde para promover un ambiente de tranquilidad. Importante: En lo posible música “sin letra” de esta manera no vas a distraerte cantando, por ejemplo.
  2. Acepta la idea de que tu mente va a decir muchas cosas mientras intentes meditar. En muchos casos a través de esta práctica nos encontramos por primera vez con la catarata de pensamientos diarios de los que no somos conscientes. No te culpes y enojes. Es normal que aparezca: Todo lo que tenés pendiente de hacer, todo lo que alguna vez pensaste sobre meditar, todo lo que alguna vez pensaste sobre iniciar prácticas novedosas. Importante: Previo a tu práctica hacé una lista con todos los quehaceres pendientes. De esta manera le mostrás a tu mente que estás al tanto de lo “incompleto” y te ocuparás luego de ello.

Durante tu práctica cuando los pensamientos aparezcan simplemente observalos y dejalos pasar. Por ejemplo: Aparece “tengo que ir a hacer las compras del día”. Tomo nota mental, registro, escucho lo que me dice mi mente que tengo que hacer y continúo con mi práctica. No prolongo la línea de pensamiento que me lleva a hacer la lista de compras. Corto el camino que quiere tomar. Hackeo. Observo: “hacer compras del día”, respiro y sigo.

Cómo se practica:

  1. Siéntate relajadamente, procura que tu espalda esté recta.

En el caso que esto presente incomodidad, puedes relajar la postura o bien hacerlo acostada. Lo más importante al iniciar esta práctica es que estés cómoda. Ya que cualquier dolor no permitirá que te concentres en tu práctica. Con el tiempo podrás trabajar tu postura, no la priorices al iniciarte.

  1. Ahora, inhalas y exhalas por la nariz y pones la atención en tu pecho y observas cómo el aire entra y sale. Al principio es posible que no sientas nada. Aún así están pasando cosas. Estás bajando la tensión y presión a la que estabas sometiendo tu cuerpo y alma.
  2. Mientras estás inhalando y exhalando pon atención en la paz, en la tranquilidad que va trayendo cada respiración. Hay muchas personas que han sanado su vida sólo con la respiración consciente, sé paciente ¡Sólo tienes que practicar! «

Ref.: Curso: Iniciación a la meditación. Coach Holística Luciana Martina.

IG soylucianamartina.

lucianamartina.com.ar.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba