N° de Edición 6911
Cultura

Teresa Parra Sanojo Los Palabristas de Hoy y de Siempre

Teresa Parra Sanojo Los Palabristas de Hoy y de Siempre

Teresa Parra Sanojo Los Palabristas de Hoy y de Siempre
Estimados lectores: Gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre. Revista literaria que fundé y dirijo desde el año 2001. La reseña biográfica de la semana es sobre Ana Teresa Parra Sanojo (París, 5 de octubre de 1889-Madrid, 23 de abril de 1936), más conocida como Teresa de la Parra, fue una escritora venezolana, y una aristócrata (Caula 108). Es considerada una de las escritoras más destacadas de su época. A pesar de que la gran parte de su vida transcurrió en el extranjero, supo expresar en su obra literaria el ambiente íntimo y familiar de la Venezuela de ese entonces. Según Rose Anna Mueller, De la Parra «describió su educación y sus experiencias en Venezuela en un nuevo estilo libre del criollismo o estilo pintoresco en boga en la época».

Por: Mónica Caruso. Tapiales
E-mail: monicaacaruso@hotmail.com

Incursionó en el mundo de las letras de la mano del periodismo, escribió dos novelas que la inmortalizaron en toda América: Ifigeniay Memorias de Mamá Blanca. Su novela más conocida Ifigenia, planteó por primera vez en el país el drama de la mujer frente a una sociedad que no le permitía tener voz propia y cuya única opción de vida, según la sociedad, era el matrimonio legalmente constituido. Por ello, el título de Ifigenia remite al personaje griego y al sacrificio.

Comienzos literarios

En 1915 bajo el seudónimo de Fru-Fru, de la Parra publicó dos cuentos «Un evangelio indio: Buda y la leprosa» y «Flor de loto: una leyenda japonesa» en el periódico El Universal. Probablemente los otros cuentos de este periodo no publicadas hasta 1982 son «El ermitaño del reloj», «El genio del pesacartas» y «La historia de la señorita grano de polvo, bailarina del sol».Asimismo, en 1920 publicó en la revista Actualidades, dirigida por Rómulo Gallegos, su «Diario de una caraqueña por el Lejano Oriente», que en realidad es una ficción basada en las cartas enviadas por su hermana en numeroso viajes. Ese mismo año, de la Parra publicó «Mama X» en un concurso nacional de cuento patrocinado por el diario El Luchador y ganó un precio especial. En vista de su éxito, José Rafael Pocaterra, editor de la revista Lectura Semanal, la invitó a publicar «Diario de una señorita que se fastidia» en la revista y emitió seis mil copias que se vendieron a cabo en unos pocos días.

Últimos años

Teniendo fe de encontrar un remedio para su enfermedad, Teresa de la Parra ha pasado muchos años en las instituciones médicas. En la forma de una carta, ha escrito a sus amigos, describiendo cómo su horario diario está, viviendo en sanatorios. (Mueller, 2012, p. 284)

 

Teresa de la Parra es bien reconocida por su amor de una manera fácil, relajada vida y su pasión por la moda. Desafortunadamente, la muerte le ha cobrado la vida en la casa de Madrid donde vivía una vida incómoda. Había gente que entraba y salía de su casa que perturbaban la paz y la tranquilidad que le gustaría haber tenido. A pesar de que el ambiente en el que estaba, podría haber sido mejor, de la Parra murió en la presencia de su familia, como «su madre, su hermana y su mejor amiga, Lydia Cabrera» (Mueller, 2012, p. 284).

Como consecuencia de perder la batalla contra la tuberculosis y el asma, Teresa de la Parra murió el 23 de abril de 1936 (Mueller, 2012, pp. 284/294). Desafortunadamente, Parra nunca tuvo la oportunidad de escribir una autobiografía de su vida (Caula 110) y los críticos se quedaron interpretar partes desconocidas de su vida a través de su literatura (Caula 108).

Originalmente, los restos de Teresa de la Parra se podían encontrar en el cementerio que está en la Almudena, Madrid. En 1974, fueron repatriados a su tierra natal en Caracas para estar unidos con los restos de su familia «en la cripta de la familia Parra Sanojo» que se encuentra en el Cementerio General del Sur. Sin embargo, para celebrar el año centenario de su nacimiento, en 1989, sus restos fueron trasladados al Panteón Nacional de Venezuela, Caracas.

Teresa de la Parra y el Feminismo

En 1930, Teresa de la Parra fue invitada a ofrecer una serie de conferencias en Bogotá. El contenido de esas conferencias fue publicado en 1961. Estos textos se refieren a la influencia de las mujeres en la cultura española e historia. En estas conferencias Teresa de la Parra compartió sus ideas acerca del feminismo y dijo que las mujeres deben ser fuertes y sanas, deben trabajar y ser financieramente independiente, y deben considerar a los hombres como a sus amigos y compañeros, no como su propietario o enemigos. Ella se llamó a sí misma una feminista moderada, y argumentó que un cambio radical y abrupto no traería estabilidad entre los dos sexos.

Temas

En Ifigenia, Teresa de la Parra explora el tema de la identidad femenina a través del desarrollo psicológico y emocional de su protagonista, María Eugenia Alonso.

Ifigenia fue la primera gran novela venezolana que marca la madurez del género en las letras del país; fue escrita al terminar la Primera Guerra Mundial. Publicada en 1924, escrita en forma de diario personal, fue la primera novela publicada bajo el seudónimo de Teresa de la Parra. La novela no fue considerada una obra feminista hasta los años 1980. Refleja la inconformidad de una joven que no tiene voz propia ni posibilidad de elegir su destino en un mundo que, según su definición, es «un banquete de hombres solos». La novela muestra la realidad de muchos de los contemporáneos de la autora. Por esta razón, y por su genuina representación de una mujer en busca de su propio ser, la novela es un logro importante de la época. El texto abre el camino hacia una nueva valorización de la mujer. En clave literaria, es manifestación de lo que la misma autora define como un feminismo moderado, en el que la mujer debe conquistar su puesto en el mundo no a través de una “revolución”, sino de una “evolución” que le permita crecer como ser humano. Tal pensamiento refleja, definitivamente, su propio desempeño vital, y se adelanta como práctica de vida a circunstancias que no serán cotidianas en el mundo sino un siglo más tarde. La novela, además de un difícil e interesante tema para la época, muestra muchas de las costumbres venezolanas. Particularmente, las de la vida de Caracas.

Obras

de la Parra, Teresa (1922), Diario de una señorita que se fastidia, Caracas: Bolívar. La Lectura Semanal 12.

de la Parra, Teresa (1923), La Mamá X, Caracas: Tipografía Moderna

de la Parra, Teresa (1924), Ifigenia: Diario de una señorita que escribió porque se fastidiaba, París: Franco-Ibero-Americana

de la Parra, Teresa (1929), Las memorias de Mamá Blanca, París: Le Livre Libre,

de la Parra, Teresa (1953), Epistolario íntimo, Caracas: Línea Aeropostal Venezolano,

de la Parra, Teresa (1957), Cartas a Rafael Carías, Alcalá de Henares: Talleres Penitenciarios,

de la Parra, Teresa (1961), Tres conferencias inéditas, Caracas: Garrido, .

de la Parra, Teresa (1965), Obras completas, Caracas: Arte.

de la Parra, Teresa (1982), Obra (Narrativa, ensayos, cartas), Caracas: Ayacucho,

Ifigenia[

Trama

Trata la historia de la joven María Eugenia Alonso, una chica de dieciocho años, bonita, animada e inteligente que regresa a Caracas después de la muerte de su padre. Había vivido en Francia durante muchos años y se ha olvidado de sus costumbres nativas venezolanas. A su regreso, descubre que su tío Eduardo ha robado su herencia y ahora es totalmente dependiente de su tío. A pesar del amor hacia su abuela y su tía Clara, a María Eugenia se le difucultaba encajar en la atmósfera de la sociedad caraqueña.

La novela comienza con una larga carta a la amiga de la infancia del narrador, Cristina de Iturbe, a quien conoció en París. En la carta, María Eugenia relata sus experiencias en París y se presenta a sí misma como una mujer sofisticada, moderna y atrevida. Sin embargo, ella está atrapada por la vieja tradición de su sociedad nativa. Más adelante en la historia, María Eugenia se reúne con Mercedes Galindo, quien tiene un papel importante en la vida de María. Mercedes es una mujer sofisticada de unos treinta años y simboliza todo lo que María le gustaría ser: Exótica, moderna, encantadora y hermosa, Mercedes tiene el estilo de vida que María desea tener. En compañía de Mercedes, María se siente liberada de la atmósfera sofocante de su casa. Allí, conoce a Gabriel Olmedo de quien se enamora perdidamente. No obstante, Gabriel se casa con otra mujer y Mercedes se traslada a Francia. María a continuación, pasa los próximos dos años en la casa de su abuela leyendo mucho y aceptando gradualmente las normas de la sociedad caraqueña. Después de dos o tres años se le permite tener un pretendiente cuyo nombre es César Leal. Como María lo desprecia, su tía Clara y su abuela la presionan para aceptar su cortejo. Por otra parte, Gabriel nunca será capaz de apreciar a su esposa, actuando de manera dominante y opresiva. Cuando su tío Pancho está a punto de morir, María se reúne con Gabriel de nuevo, quien es infeliz con su matrimonio y le pide a María irse con él. Pero ella abandona a Gabriel y a su felicidad, para sacrificarse en pro de la reputación familiar, su seguridad y su libertad.

Queridos lectores espero que les haya gustado este pequeño vuelo literario.

Aquellos interesados en publicar material de su autoría en Los Palabristas de hoy y de siempre, deben enviar sus escritos como adjunto en Word a la dirección electrónica siguiente: E-mail: monicaacaruso@hotmail.com

Letra Arial 12. Título de la obra, nombre apellido o seudónimo.

Facebook: Revista literaria Los Palabristas de hoy y de siempre

Que tengan un excelente inicio de semana. Hasta el próximo lunes.

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close