N° de Edición 7126
Cultura

Sopa de Letras: el programa que apunta a brindar un acompañamiento integral a las personas en situación de calle

Sopa de Letras: el programa que apunta a brindar un acompañamiento integral a las personas en situación de calle.

La iniciativa se ocupa de asistir a los individuos en lo que respecta a la alimentación como así también en proyectos de alfabetización y capacitaciones que favorezcan y promuevan la inclusión social

En Argentina, las organizaciones sociales y comunitarias se constituyen como  uno de los actores fundamentales en la tarea de brindar asistencia a los grupos y sectores de la población más vulnerables.

En líneas generales, el trabajo de las entidades y fundaciones se centra en implementar estrategias y mecanismos que les permitan a quienes más lo necesitan la posibilidad de cubrir falencias tanto de índole alimentaria, como de educación, de salud e incluso de formación laboral y empleabilidad.

En este sentido, Diario NCO dialogó con el coordinador general del Programa Sopa de Letras, comprendido dentro de la agenda de la organización Acción Comunitaria, Antonio Favatella, para conocer detalles del proyecto que integra y que apunta a dar una asistencia integral a personas en situación de calle.

Origen

De acuerdo a la información facilitada a Diario NCO, cabe mencionar que la organización Acción Comunitaria, que comprende el Programa Sopa de Letras, cuenta una trayectoria de más de 20 años en el país.

En este sentido, los tres pilares en los que se centra el trabajo de la ONU abarcan la asistencia, prevención y reinserción social con el objetivo principal de «mejorar las condiciones de vida de la población».

En relación a cuándo y de qué manera surgió la organización, Favatella relató: «Esta comenzó con el acompañamiento y contención a las personas afectadas en el incendio de la villa El Cartón».

A su vez, el coordinador del programa también comentó que «luego fue desarrollando cuatro operativos fríos, de asistencia integral para niños, niñas y adolescentes y de manera simultánea, dos paradores y un hogar».

Surgimiento del proyecto y equipo de trabajo

Por otra parte, en lo que refiere al caso del Programa Sopa de Letras en particular, el entrevistado explicó que «en julio del 2009, uno de los nuestros presenció cómo miembros de espacios verdes de la Ciudad y la policía querían desalojar una ranchada en forma muy violenta y gracias a su intervención se pudo evitar».

«Así, desde el 24 de Julio del 2009 comenzamos a salir a las calles llevando un plato de comida», agregó y destacó el coordinador del Proyecto Sopa de Letras que destina un plato de comida caliente todas las noches a las personas en situación de calle en distintos barrios porteños, de la provincia de Buenos Aires y regiones del país.

Asimismo, el entrevistado señaló que «con el correr de los días, la entrega de esas viandas y la perseverancia de estar todos los días generó un mayor vínculo que nos permitió darnos cuenta que sus necesidades eran aún mayores y así empezamos a acompañarlos en otras áreas de su vida».

Por otro lado y en relación a quienes forman parte del equipo al frente del proyecto de Sopa de Letras, Favatella comentó y remarcó: «Somos un grupo de 150 voluntarios en Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y llegamos a más de 300 con los que se encuentran en distintos puntos de Gran Buenos Aires (GBA) y otras provincias».

Propósitos a alcanzar

Por otra parte y vinculado a los objetivos principales sobre los que se estructura el Programa Sopa de Letras, el coordinador de la iniciativa explicó que «el principal es que nadie más viva en la calle, pero mientras tanto poder llegar a todos con un mensaje esperanzador y que entiendan que la calle no es un lugar para vivir».

En este sentido y en relación a la manera en que apuntan a generar conciencia en las personas a las que asisten de que «la calle no es un lugar para vivir», Favatella sostuvo que logran dicho propósito: «Acompañándolos».

«Haciéndoles conocer que tienen derechos y que esos derechos les pertenecen, que pueden valerse por sí mismos y por otro lado, concientizar a la ciudadanía que no mire para otro lado, que son almas que necesitan de todos y no eligen vivir en la calle, que por distintas circunstancias lo tuvieron que hacer», subrayó el entrevistado.

A su vez y de acuerdo a la información brindada a este medio, desde el Programa de Sopa de Letras plantean: «El acompañamiento en lo personal y la ayuda en las diferentes problemáticas que atraviesa cada persona alcanzada es el principal punto de apoyo para que puedan salir de su situación transitoria».

Labor de acompañamiento integral

Por otra parte y ante la consulta acerca del trabajo puntual que realizan desde la organización y con el Programa Sopa de Letras, Favatella explicó que: «Como ONG estamos divididos en cuatro áreas; una es la de adicciones formada por grupos de contención para personas adictas y a sus familiares y/o referentes».

En este sentido, el entrevistado también mencionó: «El área de SerOViolencia que brinda asesoramiento y grupo de contención para mujeres víctimas de violencia; un área para el Grooming o ciberacoso y Sopa de Letras que abarca la problemática de las personas en situación de calle la cual es muy amplia».

Asimismo, el coordinador de la iniciativa de asistencia a personas en situación de calle también señaló que «acompañamos a realizar trámites, turnos en hospitales, alfabetizar, a las madres a sus controles de embarazo, etcétera.

 Los recursos para desarrollar el proyecto y las medidas a implementar desde lo gubernamental

 Por otro lado y ante la consulta de cómo logran financiarse desde la organización para llevar adelante su trabajo, Favatella y enlistó: «Con donaciones principalmente, realizamos eventos como lentejones solidarios donde el valor del plato es a voluntad y en el cual también participan aquellas personas a las que asistimos, shows musicales».

Por otra parte, en relación a las medidas que considera que se necesitaría implementar a nivel estatal para lograr la inclusión social de las personas que asisten desde la organización, el entrevistado sostuvo y enfatizó que «Hay muchas»

«Si tomamos en cuenta que en el último censo que las organizaciones realizamos arrojó que hay 7521 personas en situación de calle, estamos hablando que cualquier pueblo del interior tiene ese número de personas o menos y que están caminando la ciudad de Buenos Aires. Hay mucho por hacer», aseveró Favatella.

En este sentido el coordinador de la iniciativa denominada Sopa de Letras mencionó: «Por ejemplo, en primer lugar, solucionar el problema habitacional, capacitar a las personas para insertarlas laboralmente, darles las herramientas para desarrollarse, garantías de continuidad en los proyectos».

En línea con su planteamiento acerca de las medidas que sería necesario implementar para ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas en situación de calle, Favatella añadió: «Tratar en forma profunda la salud mental y las adicciones».

«Hay que tener en cuenta que es muy difícil estar bien y equilibrado cuando hay una sociedad que lo único que hace es darte vuelta la cara y que también es difícil no consumir», afirmó y subrayó el entrevistado.

La importancia de formar parte del equipo

Por último, Favatella, en representación de sus compañeros y compañeras de la organización, se refirió a lo que significa para él en particular y para el equipo en general el hecho de formar parte del proyecto y aseveró: «Sopa de Letras es una forma de vida, va más allá de una mera tarea social».

«Cada voluntario que trabaja en Sopa de Letras deja de si lo más preciado que tiene, su tiempo, porque el tiempo es vida y estamos dando vida en el acompañar y animar a aquellos que más lo necesitan», finalizó y enfatizó el coordinador.

Fuente fotografía: Facebook Acción Comunitaria.

 Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

 

 

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba