N° de Edición 6960
Cultura

Los Palabristas de hoy y de siempre: Ernst Richard Maria Stadler

Los Palabristas de hoy y de siempre: Ernst Richard Maria Stadler.

Estimados lectores: gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de Diario NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre, revista literaria que fundé y dirijo desde el año 2001.

La reseña biográfica de la semana es sobre Ernst Richard Maria Stadler, destacado poeta expresionista alemán nacido el 11 de agosto de 1883 en Colmar (Alsacia) y muerto en el frente de Yprès el 30 de octubre de 1914.

 Creció en Estrasburgo. Antes de comenzar la enseñanza secundaria en un instituto protestante se adhirió al grupo «Das Jüngste Elsass» («La Alsacia más Joven»), formado por jóvenes con inquietudes literarias y donde desarrollará una relación especial con René Schickele y Otto Flake.

Sus primeros ensayos, artículos y poemas aparecieron en la revista del círculo, «Der Stürmer» («El Asaltante»). En 1906 obtiene el doctorado en románicas, germánicas y literatura comparada.

Una beca le permite realizar en Oxford la habilitación sobre la traducción de Wieland de la obra de Shakespeare -Christoph Martin Wieland fue el primer alemán que se atrevió a traducir la obra de Shakespeare a su lengua materna-.

En 1908-1909 se inicia en la docencia en la Universidad de Estrasburgo para, posteriormente, obtener un puesto en la Universidad Libre de Bruselas y de allí trasladarse a Toronto.

La Gran Guerra acabó con su vida en el frente de Flandes tres meses después de haber sido movilizado.

Der Aufbruch (La Partida), está considerada su obra más importante como poeta.Clave de su obra

La obra de Ernst Stadler es encuadrada por la crítica dentro del movimiento literario que surgió hacia 1910 en torno a diversos círculos europeos para extinguirse tras la Gran Guerra denominado «expresionista».

Cuyo origen hay que buscarlo en las artes plásticas, principalmente en la pintura, aunque cuenta con obras maestras en el cine, la música y la arquitectura.

El expresionismo surge como una reacción de afirmación del individuo ante el mundo moderno, cuya complejidad y evolución considera una amenaza para el hombre.

El yo, sus necesidades expresivas, su irracionalidad, su locura no pocas veces, en suma, el interior del artista o del poeta con toda su fuerza reclaman un lenguaje sin limitaciones ni ataduras.

Eompen con toda convención estética anterior y buscan «la fealdad», lo morboso o lo impúdico, desbordando energía y pasión como «prueba» de ese yo liberado de toda atadura.

Lo breve, la captación del impulso, la fantasía efímera o el pensamiento fugaz dominarán este estilo.

El expresionismo literario se fue gestando a partir de diferentes núcleos: en 1910 en Berlín tenemos las revistas «Der Sturm» («La Tormenta») y «Die Aktion», en Múnich «Das Neue Pathos» y «Die Revolution», «Weisse Blätter», publicada por Renè Schickele, el amigo de Stadler, en Zürich.

Era portavoz del sentimiento pacifista, «Die Fackel» («La Antorcha»), donde escribió el crítico vienés Karl Krauss y en Praga el movimiento se agrupó en torno a Max Brod

Si el empleo del término «expresionismo literario» y su delimitación desatan no pocas veces la controversia y el desacuerdo, la decadencia de este estilo suscita no menores interrogantes, tales como la pregunta sobre sus posibles herederos.

En Stadler influyeron autores como Hugo von Hofmannstahl, Francis Jammes, a quien tradujo, Charles Péguy, el neorromanticismo, el poeta norteamericano Walt Whitman o Stefan George.

Este poeta y ensayista forma junto con Georg Trakl y Georg Heym el terceto de escritores alemanes exclusivamente expresionistas que desarrollaron toda su obra dentro de este estilo y murieron en 1914 antes de que terminara.

Sus poemas adoptan la estructura de verso libre, poco frecuente entonces.

Obra

 1904: Preludios (poemas).

1906: Sobre los Manuscritos D y G de Wolfram Parzival (disertación).

1910: El Shakespeare de Wieland (escrito de habilitación).

1913: El Libro de Balzac. Narraciones y Novelas (traducción).

1913: Die Gebete der Demut (Las Plegarias de la Devoción, traducción).

1914: Der Aufbruch (La Partida).

1918: Charles Péguy: Ensayos (traducción, póstumo).

Poemas Ernst Richard Maria Stadler

Poema IV

Ardo entonces durante noches para purificarme,
y siento enarbolados sobre mi cuerpo el látigo y la vara:
deseo liberarme por completo de mi propio ser

hasta haberme vertido en todo el mundo.
Deseo con tanto dolor alimentar mi cuerpo
que los males del mundo mi circunden como las estrellas-

En la sangre y martirio del pesar instigado
se realiza el amor, se libera el espíritu.

Apóstrofe

No soy más que una llama, un grito, y fuego y sed.
Por las angostas hondonadas de mi corazón se lanza el tiempo

como agua oscura, raudo, violento, inadvertido,
y arde en mi cuerpo un signo: la caducidad.Pero tú eres el redondo espejo por el que resbalan

los crecidos arroyos de la vida
tras cuyo fondo áureo y abundante
las cosas que murieron radiantes resucitan.

En mí arde y se extingue lo mejor. Una estrella alocada
que cae en un abismo de azules noches de verano,
pero la imagen de tus días está en alto y distante,
señal eterna, situada como protección alrededor de tu destino.

Queridos lectores espero que les haya gustado este pequeño vuelo literario.

Aquellos interesados en publicar material de su autoría en Los Palabristas de hoy y de siempre, deben enviar sus escritos como adjunto en Word a la dirección electrónica siguiente: revistaliterarialospalabristas@gmail.com. Letra Arial 12. Título de la obra, nombre apellido o seudónimo. Facebook: Revista literaria Los Palabristas de hoy y de siempre. Que tengan una excelente semana. Hasta la próxima.

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close