N° de Edición 6809
Cultura

Los Palabristas de hoy de siempre: Ozamu Dazai

Los Palabristas de hoy de siempre: Ozamu Dazai.

Estimados lectores: gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de Diario NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre, revista literaria que fundé y dirijo desde el año 2001.

Por Mónica Caruso. Tapiales

carussomonica@gmail.com

La reseña biográfica de la semana es sobre Osamu DazaiPrefectura de AomoriJapón19 de junio de 1909 – TokioJapón13 de junio de 1948), nacido bajo el nombre de Shūji Tsushima.

Fue un novelista japonés, considerado uno de los escritores del siglo XX más apreciados de Japón. Algunas de sus obras más populares, tales como El ocaso (Shayō) e Indigno de ser humano (Ningen Shikkaku), también son consideradas como clásicos modernos en su país de origen.

Al cumplirse el cincuentenario de su muerte, sus obras —de marcadas características autobiográficas y con una rebeldía chocante en una sociedad de rígido conformismo—, contaban con más seguidores que nunca, tanto en Japón como en otros países.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Osamu emergió como la voz literaria de su tiempo, capturando el período confuso de posguerra cuando los valores tradicionales fueron desacreditados.

Su obra, Indigno de ser humano, ha sido adaptada a diferentes medios; entre los cuales están una película dirigida por Genjirō Arato, cuatro episodios del anime Aoi Bungaku y una serie de manga publicada por la editoria Shinchōsha.

Dazai, cuyo verdadero nombre era Shūji Tsushima nació el 19 de junio de 1909 en la ciudad de Kanagi, prefectura de Aomori. Fue el décimo hijo de once hermanos de una familia de terratenientes acomodados del norte de Japón.

A pesar de tener orígenes muy humildes, la familia Tsushima rápidamente subió en la escala social y se convirtió en una de las más respetadas dentro de toda la región. Careció de las atenciones de sus padres —su padre, Gen’emon, era un hombre ocupado que estuvo ausente durante la mayor parte de su infancia.

Su madre, Tane, se convirtió en una mujer de salud débil luego de haber pasado por once embarazos— y creció al cuidado de una tía y los sirvientes de la familia. Desde pequeño, mostró un particular interés por la literatura, la cual utilizó como medio de expresión de su desarraigo familiar y sus conflictos internos.

En 1923, Tsushima asistió a la escuela secundaria de Aomori e ingresó en el departamento de literatura de la Universidad de Hirosaki en 1927.

Allí, desarrolló un gran interés por la cultura Edo y comenzó a estudiar a Takemoto Gidayū, un cantante jōruri conocido por ser el creador de un estilo de narración coreada para el teatro de marionetas.

Alrededor de 1928, Tsushima editó una serie de publicaciones estudiantiles y contribuyó con algunas de sus propias obras, tales como Aware ga. Incluso publicó una revista llamada Saibō bungei con sus amigos, y posteriormente se convirtió en un miembro del equipo periodístico de la universidad.

Su éxito en la escritura se detendría de manera drástica, cuando su ídolo, el escritor Ryūnosuke Akutagawa, se suicidó en 1927.

Un golpe duro para el joven Tsushima; fue entonces cuando este comenzó a descuidar sus estudios y a gastar la mayor parte de su dinero en ropa, alcohol y prostitutas.

En la noche del 10 de diciembre de 1929, cometió su primer intento de suicidio, pero sobrevivió y se graduó de la universidad al año siguiente.

 Hatsuyo Oyama y Shimeko Tanabe

 En 1930, a los veintiún años de edad, Tsushima ingresó en el departamento de literatura francesa de la Universidad de Tokio, aunque abandonaría sus estudios sin graduarse.

Durante este período, militó en el incipiente movimiento marxista nipón, siendo encarcelado y torturado por el régimen militar, experiencia que influyó considerablemente en su visión de la sociedad y en su producción literaria.

En octubre de ese año, huyó con una geisha llamada Hatsuyo Oyama, lo que provocó que fuese desheredado y expulsado por su familia.

Nueve días después de la expulsión, Tsushima intentó nuevamente suicidarse en una playa de Kamakura en un suicidio doble con Shimeko Tanabe, una camarera de 19 años de edad. Tanabe murió, pero Tsushima sobrevivió tras ser rescatado por un barco de pesca.

Fue acusado como cómplice de la muerte de Tanabe, sin embargo, su familia intervino para que se abandonase la investigación policial, su subsidio fue restablecido y fue puesto en libertad libre de cualquier acusación. En diciembre, Tsushima se recuperó en Ikarigaseki y contrajo matrimonio con Hatsuyo.

Poco después, Tsushima fue arrestado por su participación en el muy vetado Partido Comunista de Japón, lo que provocó que su hermano mayor, Bunji, le quitase su subsidio.Tsushima desapareció por un tiempo, pero Bunji aun así se las arregló para comunicarle que los cargos en su contra serían eliminados y le devolvería su subsidio si éste prometía graduarse y no volver a involucrarse con el partido comunista. Tsushima aceptó la oferta.

Tsushima cumplió con la promesa hecha a su hermano y procedió a reconstruir su vida. Logró obtener la ayuda del escritor Masuji Ibuse, cuyas conexiones le permitieron publicar sus obras y establecer una reputación.

En los siguientes años, comenzó a publicar sus primeras colecciones de relatos.

En 1933, utilizó por primera vez el seudónimo de «Osamu Dazai» en una historia corta titulada Ressha; una historia autobiográfica narrada en primera persona que más tarde se convertiría en su marca personal.

Para 1935, quedó claro para Dazai que no se graduaría y que tampoco conseguiría un empleo en un periódico de Tokio. Finalizó The Final Years, historia con la cual tenía la intención de «despedirse» al mundo, y trató de colgarse el 19 de marzo de 1935, pero una vez más, sobrevivió.

También, entre 1935 y 1936, fue candidato al Premio Akutagawa, el más prestigioso en Japón para trabajos de ficción, aunque en ambas ocasiones otro escritor recibió el galardón. Sin embargo, Dazai ya se había asegurado un lugar destacado entre los jóvenes autores de la época.

Menos de tres semanas después de su tercer intento de suicidio, Dazai desarrolló apendicitis aguda y fue hospitalizado, tiempo durante el cual se volvió adicto al Pabinal, un analgésico a base de morfina.

Luego de luchar contra esta adicción durante un año, en octubre de 1936, fue trasladado a una institución mental y encerrado en una habitación para su desintoxicación.

El tratamiento duró más de un mes, tiempo durante el cual su esposa cometió adulterio con su mejor amigo, Zenshirō Kodate. Al enterarse, Dazai intentó cometer doble suicidio con su esposa. Ambos tomaron píldoras para dormir, pero ninguno de los dos murió, y éste decidió divorciarse de ella.Rápidamente se volvió a casar, esta vez con una maestra de escuela secundaria llamada Michiko Ishihara que le presentó su amigo Masuji Ibuse. Esta unión cambió su existencia y dotó de mayor claridad y equilibrio a su trabajo. Su primera hija, Sonoko (園子), nació en junio de 1941.

Muerte

 En 1948, cuando se encontraba en la cumbre de su carrera, Dazai cometió suicidio doble con su amante Tomie Yamazaki —una joven viuda de guerra—, dejando atrás a su esposa y tres hijos en precaria situación económica.

Para terminar con su vida eligió un canal del río Tama en el suburbio tokiota de Mitaka, cuyas aguas se encontraban muy altas y turbulentas por las habituales lluvias de junio, época de monzones en Japón.

Los cuerpos de ambos, atados el uno al otro con una cuerda roja, fueron encontrados seis días después en un recodo del canal, justo cuando Dazai hubiera cumplido treinta y nueve años.

El diecinueve de junio, fecha de su aniversario, su tumba en el templo de Zenrin-ji, en Mitaka, recibe un gran número de visitantes, que le ofrecen flores, incienso, cigarrillos, sake o cerezas —que le gustaban en vida—, junto a fervorosas plegarias por el descanso del espíritu del polémico escritor, que todavía ejerce una enorme fascinación sobre los lectores japoneses, en particular las jóvenes generaciones.

Obras publicadas en español

 Indigno de ser humano, traducida por Montse Watkins, publicada en Luna Books, Gendai-Kikakushitsu, Tokio, 1999. Ediciones Sajalín, España, 2005

El ocaso, traducida por Montse Watkins, publicada en Luna Books, Gendai-Kikakushitsu, Tokio, 1999.

Corre Melos y otros relatos, traducidos por Elena Gallego Andrada y otros. Publicado en Editorial Kaicron, Buenos Aires, 2015.

Indigno ser humano, traducido por Montse Watkins. Publicado en Salajín, Barcelona, 2010.

Colegiala, traducido por Ryoko Shiba y Juan Fandiño. Publicado en Impedimenta. Madrid, 2013.

Ocho escenas de Tokio, traducido por Yoko Ogihara y Fernando Cordobés. Publicado en Salajín, Barcelona. 2012.

Cuentos de cabecera, traducido por Daniel Aguilar. Publicado en Satori, Barcelona,

Recuerdos, traducido por Yoko Ogihara y Fernando Cordobés. Publicado en Satori, Barcelona, 2014.

Repudiados, traducido por Ryoko Shiba y Juan Fandiño. Publicado en Salajín,

Fuente: Wikipedia y citas.in/autores/osamuFragmentos Osamu Dazai

Para entonces hasta yo estaba empezando a tener una ligera idea de qué se trataba. O sea, una lucha entre individuos. Y una lucha que el ganarla lo supone todo. El ser humano no obedece a nadie. Hasta los esclavos llevan a cabo entre ellos mismos sus venganzas mezquinas.

Los seres humanos no pueden relacionarse más allá de la rivalidad entre ganar y perder. A pesar de que colocan a sus esfuerzos etiquetas con nombres grandilocuentes, al final su objetivo es exclusivamente individual y, una vez logrado, de nuevo sólo queda el individuo.

La incomprensibilidad de la sociedad es la del individuo. Y el océano no es la sociedad sino los individuos que la forman. Y yo, que vivía atemorizado por el océano llamado «sociedad», logré liberarme de ese miedo. “

— De miedo

„Tu manera de hablar siempre me irrita —se enfadó de veras la tortuga—. ¿Qué es eso de vamos a probar a montarnos? ¿Probar a montarse y montarse no es, en la práctica, hacer lo mismo? Girar a la derecha mientras se duda y girar a la derecha con confianza y decisión llevan a un mismo destino.

Tanto en un caso como en otro, ya no se puede uno echar atrás. Desde el momento en que pruebas llevar algo a la práctica, ya se decide tu destino. En la vida no existen las pruebas. Probar a hacerlo es lo mismo que hacerlo.“ —

Queridos lectores espero que les haya gustado este pequeño vuelo literario.

Aquellos interesados en publicar material de su autoría en Los Palabristas de hoy y de siempre, deben enviar sus escritos como adjunto en Word a carussomonica@gmail.com. Letra Arial 12. Título de la obra, nombre apellido o seudónimo. Facebook: Revista literaria Los Palabristas de hoy y de siempre

Que tengan un excelente inicio de semana. Hasta el próximo lunes.

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close