N° de Edición 7200
Cultura

Los Palabristas de hoy y de siempre: Juan Gil-Albert Simón

Los Palabristas de hoy y de siempre: Juan Gil-Albert Simón.

Estimados lectores: gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de Diario NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre, revista literaria que fundé y dirijo desde el año 2001.

La reseña biográfica de la semana es sobre Juan Gil-Albert Simón  (AlcoyAlicante1 de abril de 1906 –Valencia4 de julio de 1994), nombre por el que quiso ser conocido Juan de Mata Gil Simón, fue un poeta y ensayista español.

De una familia perteneciente a la alta burguesía, sus primeros años de formación corrieron a cargo de un profesor particular y en un colegio de monjas de Alcoy.

Cuando cuenta nueve años, la familia se traslada a Valencia en pos de su padre, que abre allí un almacén de ferretería, e ingresa como interno en el Colegio de los Escolapios.

En Valencia acaba el bachillerato e inicia los estudios de Derecho y Filosofía y Letras, sin llegar a acabar estas carreras, que le aburren. Lee mucho, pero los autores que le marcan son especialmente Gabriel MiróValle-Inclán y Azorín.

En 1927 publicó sus dos primeras obras en prosa, La fascinación de lo irreal, colección de relatos costeada por él mismo y con influjos de Oscar Wilde y Gabriel Miró, y Vibración del estío.

La crítica acogió estas obras con entusiasmo, especialmente Las Provincias de Valencia y El Noticiero Regional de Alcoy.

A partir de 1929 entra en política de la mano de José BuenoJuan Miguel Romá y Juan RenauMax Aub le puso en contacto con todos los «ismos» y vanguardias.

Federico García LorcaJuan Ramón JiménezLuis CernudaManuel AltolaguirrePablo NerudaMaría ZambranoRosa ChacelMiguel Hernández y Vicente Aleixandre entre 1930 y 1934 lo ponen en contacto con la poesía.

En el período 19361938Manuel Altolaguirre le publica sus primeros libros poéticos, bastante tardíos; el primero apareció en 1936 con el título Misteriosa presencia, colección de sonetos de tema amoroso donde se deja sentir la huella de Luis de Góngora y Mallarmé, seguido de Candente horror, del mismo año.

De 1938 es Son nombres ignorados, impreso en Barcelona y que supone su dolorida conciencia de la Guerra Civil Española.

En 1936 cofunda en Valencia la revista Hora de España, cuya redacción está formada por Juan Gil-Albert, Rafael DiesteAntonio Sánchez Barbudo y Ramón Gaya. A mediados de 1937, se unieron a ellos en la redacción María Zambrano y Arturo Serrano Plaja.

Cuando Valencia se convierte en capital de la República, la casa de Juan Gil-Albert se convierte en centro de reunión de los intelectuales republicanos.

Participa en la organización del II Congreso Internacional de Escritores para la Defensa de la Cultura, así como, en la redacción de la famosa Ponencia Colectiva.

En Memorabilia ha evocado Gil-Albert sus encuentros de aquellos días con Louis AragonOctavio Paz, junto al recuerdo de otros nombres, como Antonio MachadoAlbertiMiguel HernándezJosé Bergamín…. Acabada la guerra va a parar a un campo de refugiados en Francia.

Se exilia desde 1939 a 1947 a México y Argentina. En México es secretario de la revista Taller dirigida por Octavio Paz y hace crítica de cine en la revista Romance.

Colabora también en Letras de México y El hijo Pródigo, con poemas y prosa. A fines de 1942 viaja a Buenos Aires y colabora en los diarios argentinos Sur y en la página literaria de La Nación.

Allí conoce a Jorge Luis Borges y publica El convaleciente (1944). Regresó a Valencia en 1947, viviendo un exilio interior fuera de las corrientes dominantes. Por esto algunos críticos lo consideran un miembro descolgado y aislado de la Generación del 27.

Tras su regreso a España publica El existir medita su corriente (1949), Concertar es amor (1951) y se sume en un silencio nada inactivo.

Su falta de contacto con los medios sociales y culturales del franquismo es absoluta y vive inmerso en años de febril e intensa escritura hasta que en 1972 la colección «Ocnos» publica Fuentes de la constancia, antología poética que le rescata para la crítica y en 1974 Crónica general, que le populariza entre el gran público.

Seguirán Meta-Física (1974), Mesa revuelta, (1974), una reedición de Las ilusiones (1974). En Heraklés: sobre una manera de ser (1975), aborda el tema de la homosexualidad inspirándose en el Coridón de André Gide.

Siguen Memorabilia (1975), Homenajes e impromptus (1976), A los presocráticos (1976), El ocioso y las profesiones (1979), Breviarium vitae (reeditado en 1979), etcétera.

La consagración definitiva le llegaría en 1982 con el Premio de las Letras del País Valenciano. Después recibió la medalla al Mérito de Bellas Artes, fue doctor Honoris Causa por la Universidad de Alicante e hijo predilecto de Alcoy. Su Obra completa en prosa fue editada en 1985.

Juan Gil-Albert, vanguardista y surrealista en sus comienzos y poseedor de un gran y cuidado estilo, se muestra posteriormente más comprometido con la realidad de su tiempo a raíz de su experiencia durante la Guerra Civil española y el exilio.

Siempre fiel a sí mismo e insobornable, rebelde a veces, de amplios referentes culturales grecolatinos y de una sensibilidad epicúrea y extrema hacia la belleza, se mueve entre la narración y la evocación, la reflexión y la crítica.

Quizás por eso su obra en prosa es una de las más memorables del siglo XX y como poeta influyó poderosamente en la lírica de los años 1970, a partir sobre todo de su eclosión del año 1974.

Es en ese año cuando publica su autobiografía en prosa, Crónica general (1974), así como, en años siguientes, los también autobiográficos Heraklés (1975) y Breviarium Vitae (1979).

Obras

Misteriosa presencia. Sonetos, M., Héroe, mayo 1936

Candente horror, Valencia, Nueva Cultura, 1936.

Siete romances de guerra, Valencia, Nueva Cultura, 1937.

Son nombres ignorados. Elegías. Himnos. Sonetos, B., Edic. Hora de España, 1938.

Las ilusiones con los poemas de El Convaleciente, Bs. As., Imán, 1944.

Poemas. El existir medita su corriente, Madrid, Librería Clan, 1949.

Concertar es amor, M., Col. Adonais, 1951.

Poesía: Carmina manu trementi duoere. Valencia: La Caña gris, 1961.

La trama inextricable (prosa poesía crítica), Valencia, Col. Mis Cosechas, 1968.

Fuentes de la constancia, B., Llibres de Sinera, 1972 (Antología poética con poemas inéditos).

La Meta-física, B., Llibres de Sinera, 1974.

A los presocráticos, seguido de Migajas del pan nuestro, Valencia, Lindes, 1976.

Cantos rodados, Barcelona, Linosa, 1976

Homenajes e in promptus, León, CSIC, 1976.

El ocioso y las profesiones, Sevilla, Aldebarán, 1979.

Razonamiento inagotable con una carta final. Madrid: Caballo Griego para la poesía.

Mi voz comprometida (1936-1939) (Candente horror, Siete romances de guerra, Son nombres ignorados), B., Laia, 1980 (Edic. intr. y notas de Manuel Aznar).

Obra poética completa. Alicante: Alfons El Magnànim; Valencia: Diputación

Variaciones sobre un tema inextinguible, Sevilla, Renacimiento,

Antología poética, 1936-1976. Esplugues de Llobregat, Barcelona: Plaza & Janés,

España, empeño de una ficción. Madrid: Júcar, 1984.

Fuentes de la constancia. Madrid: Cátedra, 1984. 228 p

Antología poética. Valencia: Consell Valencià de Cultura, D.L. 1993. 364 p.

 Primera obra poética: 1936-1938. Valencia: Consell Valencià de Cultura, D.L. 1996.

Concierto en Mí (antología poética)», Sevilla, Renacimiento, 2004

Poesía completa. Valencia: Ed. Pre-Textos, 2004. (Edic. y prólogo de María Paz Moreno. Intr. de Ángel L. Prieto de Paula). 955 p.

Poemas

La rosa
Juan Gil-Albert Simón

La imagen del amor como una rosa
abre sus encendidas ilusiones
y sobre el tallo esbelto resplandece

su oscura primavera deseada;
el naciente reflejo de su sombra
nubla el claro contorno de la vida

y nos absorbe su letal aliento
cual la luz la cautiva mariposa.
Alas llevo rondando el escondido

deseo de mi amor, ansiosas alas
me sirven como un velo trasparente
ante el divino rostro que enamora,

y en la locura de ese vuelo incauto,
quemándome las alas cual se ajan
las dulces vestiduras de mis sueños,

¿me acerco al ser extraño que está abriendo
sus abismadas aguas de belleza,
o cada vez más cerca de su vida

me alejo del misterio deseado?
¡Inútil desazón, vuelo perdido
que nunca detendrá sus angustiosas

alas negras de amor ante esa llama
del fuego primitivo que despierta
como una rosa el pasmo de los hombres!

Cual un pájaro ciego yo te canto,
porque eres mi sombría rosa amada,
y cuando está anegado de tristeza
mi corazón renueva sus canciones.

::::::::

Las mentiras

No puedo sino amaros
estrujando vuestras veleidosas acechanzas
sobre mi pecho estremecido,
porque ¿de qué otra cosa podría vivir?

Recordar la vida pasada
es como regar el huerto de vuestras sombras,
y suspirar por algo desaparecidoes levantar las ciegas estatuas de un jardín.

El desvarío es grande
e insensata la índole de mis sentimientos,
mas cuando un hechizo obra sobre un corazón,
¿quién puede disiparle esa áspera pena?

Verdad, verdad deseada,
en los labios engañosos del mundo
paréceme escuchar como posible
el eco de tu clemencia.

Fuente: Wikipedia / a media voz

Queridos lectores espero que les haya gustado este pequeño vuelo literario.

Aquellos interesados en publicar material de su autoría en Los Palabristas de hoy y de siempre, deben enviar sus escritos como adjunto en Word a la  dirección electrónica siguiente: revistaliterarialospalabristas@gmail.com. Letra Arial 12. Título de la obra, nombre apellido o seudónimo. Facebook: Revista literaria Los Palabristas de hoy y de siempre. Que tengan un excelente inicio de semana.

Hasta el próximo lunes.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio
https://facebook.com/diarionco.

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba