N° de Edición 6688
Cultura

Jessica Lucy Freeman-Mitford: Palabristas de hoy y de siempre 

Jessica Lucy Freeman-Mitford: Palabristas de hoy y de siempre.

Gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de Diario NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre. Revista literaria que funde y dirijo desde el año 2001. Jessica Lucy Freeman-Mitford  (11 de septiembre de 1917 – 22 de julio de 1996) fue una escritoraperiodista y activista británica, reconocida por formar parte de la familia Mitford, por ser integrante del Partido Comunista de Estados Unidos y por sus trabajos de investigación sobre la industria funeraria estadounidense, The American Way of Death

Primeros años

Mitford, la sexta de siete hijos, fue la hija del barón David Freeman-Mitford y de su esposa Sydney (hija del político y editor Thomas Bowles), y creció en las distintas casas de su padre. Tuvo poca educación formal, ya que su madre no creía que fuera correcto enviar a las niñas a la escuela, aunque desarrolló el hábito de la lectura.

Por: Mónica Caruso.  Tapiales

E-mail: carussomonica@gmail.com

Pese a que sus hermanas Unity y Diana apoyaron ampliamente a Hitler y su padre fue descrito como fascista, Jessica (más conocida como “Decca”) renunció a sus privilegios a una corta edad y se adhirió al comunismo. Fue catalogada como la “oveja roja” de la familia.

Vida con Esmond Romilly

A los 19 años de edad, Mitford conoció a su primo segundo Esmond Romilly, el sobrino político (por matrimonio) de Winston Churchill, quien estaba en recuperación de una disentería contagiada durante las Brigadas Internacionales defendiendo Madrid durante la Guerra Civil Española. Los primos se enamoraron inmediatamente y decidieron vivir en España, en donde Romilly consiguió un empleo como reportero para el News Chronicle cubriendo el conflicto. Luego de pasar ciertas dificultades legales causadas por la oposición por parte de sus parientes, se casaron. Se mudaron a Londres y vivieron en el barrio industrial del East End. Atendida por un médico y una enfermera, Mitford dio a luz a una niña, Julia Decca Romilly, el 20 de diciembre de 1937 (los niños que dio a luz en Estados Unidos fueron en un hospital y mucho menos cómodos, según ella). La niña falleció de una epidemia de sarampión en mayo. Mitford rara vez habló sobre Julia luego del suceso.

En 1939, Romilly y Mitford emigraron a los Estados Unidos. Viajaron por el país y trabajaron en lugares atípicos, constantemente faltos de dinero. Luego del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Romilly se alistó en la Real Fuerza Aérea Canadiense; Mitford vivía en Washington D.C. y consideró unirse a su marido cuando este fuese enviado a Inglaterra. Dio a luz a otra niña, Constancia (apodada “Donk” o “Dinky”) Romilly, el 9 de febrero de 1941. Su esposo fue declarado desaparecido en combate el 30 de noviembre de 1941, mientras volvía de un ataque hacia la Alemania Nazi. A Jessica le tomó meses aceptar que había muerto.

Vida con Robert Treuhaft

Impedida de estudiar una carrera universitaria por su ausencia de educación formal (intentó infructuosamente matricularse en la facultad de periodismo de la Universidad de Columbia), Jessica ingresó en una academia de secretariado y con esa titulación obtuvo un empleo en la Administración Federal, siendo destinada a la Office of Price Administration, el organismo que controlaba el racionamiento y la congelación de precios en tiempos de guerra. Allí conoció al abogado especializado en derechos civiles Robert Treuhaft, quien estaba casado, en 1943 y finalmente se establecieron en OaklandCalifornia. Allí la pareja tuvo dos hijos: Nicholas, nacido en 1944 (fallecido en 1955 cuando lo atropelló un autobús), y Benjamin, nacido en 1947. Mitford cubrió su maternidad con un espíritu de “negligencia benigna”, descrita por sus hijos como “práctica” y “fría” sentimentalmente. Tuvo una relación más estrecha con su propia madre mediante cartas, a través de las décadas.

Últimos años

La segunda colección de memorias de Mitford, A Fine Old Conflict (1977), describe en un tono cómico su paso por el Partido Comunista de Estados Unidos. El título del libro se basa en una confusión de Mitford durante su juventud, cuando creía que el himno comunista, “The Internationale“, mencionaba en una de sus estrofas la frase “A fine old conflict”, cuando en realidad dice “Tis the finalconflict”. Mitford relata la historia de cómo un compañero de trabajo llamado Dobby la había convencido de unirse al Partido, a lo cual le respondió “¡Pensé que nunca me lo propondrías!”. Se mostró en contra de las estructuras conservadoras del Partido, e incluso llegó a imprimir un póster con la inscripción “¡Chicas! ¡Chicas! ¡Chicas!” para atraer personas para el evento. Sin piedad, engañó a un Comunista burlándose de su paranoia cuando escribió el nombre de una ciudad en la que obtendría alimento donado por “partidistas leales” para los manifestantes.

Además de su trabajo como escritora y como activista, Mitford decidió incursionar en el mundo de la música como cantante en “Decca and the Dectones”, una banda. Actuó para varias entidades benéficas, e incluso fue telonera de Cyndi Lauper en la azotea de una tienda de Virgin Records en San Francisco. Grabó dos álbumes: uno contiene su interpretación de las canciones “Maxwell’s Silver Hammer” y de “Grace Darling”,y el otro dos duetos con su amiga, la poeta Maya Angelou.

Su última obra fue un libro titulado The American Way of Death Revisited.

Mitford falleció de cáncer de pulmón a los 78 años de edad. Su viudo vivió cinco años más que ella. Su hija sobreviviente ha continuado la tradición activista trabajando para el Comité Estudiantil para la Prevención de la Violencia. Tuvo dos hijos con James Forman, un director afroamericano, y finalmente trabajó de enfermera. El hijo sobreviviente de Mitford, Benjamin, se separó de su familia por un tiempo y sufrió un trastorno bipolar (depresión clínica) pero más tarde comenzó a trabajar como afinador de pianos y utiliza sus habilidades para enviar pianos a Cuba con el eslogan “Send a piana to Havana.”


Legado e influencia

  1. K. Rowling, autora de la serie de libros Harry Potter, criticó el libro de cartas de Mitford, Decca, en el Sunday Telegraphen 2006.

Rowling declaró en 2002: “La escritora que más me ha influenciado, sin duda alguna, es Jessica Mitford. Cuando mi tía abuela me dio Hons and Rebels cuando tenía 14 años de edad, al instante se convirtió en mi heroína. Escapó de su casa para pelear en la Guerra Civil Española, llevándose una cámara que había cargado a la cuenta de su padre. Desearía tener las agallas para hacer algo así. Me encanta la forma en que jamás dejó de lado sus ideales adolescentes, permaneciendo fiel a sus convicciones políticas –era una socialista autodidacta– a lo largo de su vida. Creo que ya he leído todo lo que escribió. Incluso llamé a mi hija [Jessica Rowling Arantes] en honor a ella

Fuente: Wikipedia

Obras Selectas

Hons and Rebels o Daughters and Rebels (1960)

The American Way of Death (1963)

The Trial of Dr. Spock, the Rev. William Sloane Coffin, Jr., Michael Ferber, Mitchel Goodman, and Marcus Raskin (1970)

Kind and Usual Punishment: The Prison Business (1973)

A Fine Old Conflict (1977)

The Making of a Muckraker (1979)

Poison Penmanship: The Art of Muckraking (1979)

Grace Had an English Heart: The Story of Grace Darling, Heroine and Victorian Superstar (1998)

The American Way of Birth (1992)

The American Way of Death Revisited (1998)

Decca: The Letters of Jessica Mitford, editado por el periodista Peter Y. Sussman (2006)


Fragmento

Nobles y rebeldes

…”La región de los Cotswold, antigua y pintoresca, plagada de fantasmas y leyendas, es hoy en día una parada frecuente en las rutas turísticas. Tras haber «pateado» Oxford, es una lástima no recorrer unos treinta kilómetros más para ver algunos pueblos históricos con nombres estrafalarios: Stow-on-the-Wold, Chipping Norton, Minster Lovell, Burford. Los pueblecitos han
tenido una encantadora respuesta a toda esa atención. Burford, de hecho, se ha convertido en una especie de Stratford-on-Avon en pequeño, con sus antiquísimas posadas cuidadosamente reformadas para conjugar las comodidades modernas con cierto aire Tudor. Hasta tienen Coca-Cola, aunque es posible que te la sirvan del tiempo, y las tiendecitas están llenas de recuerdos del Burford histórico con la discreta leyenda «Hecho en Japón» …

Queridos lectores espero que les haya gustado este pequeño vuelo literario.

Aquellos interesados en publicar material de su autoría en Los Palabristas de hoy y de siempre, deben enviar sus escritos como adjunto en Word a la dirección electrónica siguiente: E-mail: carussomonica@gmail.com

Letra Arial 12. Título de la obra, nombre apellido o seudónimo.

Facebook: Revista literaria Los Palabristas de hoy y de siempre

Que tengan un excelente inicio de semana. Hasta el próximo lunes.

 

 

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close