N° de Edición 6960
Cultura

Informe: Malvinas, héroes argentinos. Por Juan Carlos Amarilla.

malvinas

Nuestros muchachitos. Muchos de ellos eran clase 1961/2 la gran mayoría Eran nuestro pibitos, y lo siguen siendo hoy, y  nunca  serán , ni deben ser olvidados. Claro está, que mucho se ha escrito a la fecha en nuestro país y el mundo sobre esta innecesaria guerra  fraticida en la que nuestros  pibes con única arma: un  FAL y poco o nada de instrucción (clase 1962), enfrentaron heroicamente a los soldados perfectamente entrenados de Inglaterra, y los mercenarios gurkas, que percibían más dinero,  matando a nuestros pibes los días feriados. ¿Que loco no?

Pero muchos dicen, que mejor que perdimos la guerra, o sino los milicos fraticidas y golpistas del ´76 no se iban más, yo creo personalmente que “no hay mejor guerra que la que no se inicia”.

El pacto siniestro

“Lombardo, le habla Anaya. ¿Podría venir al Casino de Oficiales? Sí, claro que podía. El Vicealmirante Juan José Lombardo había asumido,  pocos antes de  la llamada de su superior, el cargo de comandante de Operaciones Navales, posición burocrática en tiempos de paz, pero clave en situación de guerra. Desde las horas de tensión y vísperas de 1978 – cuando la Argentina orilló un enfrentamiento bélico con Chile por el conflicto del canal  de Beagle-, la guerra había vuelto a ser lo que  siempre fue para las  fuerzas armadas argentinas del Siglo XX, apenas una hipótesis de trabajo recreada en la fantasía íntima de  los estados mayores. Pero nada de esto preocupaba a Lombardo aquel 15 de diciembre de 1981: en la peculiar ecuación interna de poder de la Armada, el Comando de Operaciones Navales era un pasos eguro e importante en el camino que desemboca en el vértice superior de la pirámide: la titularidad de la fuerza”. …(…) ..”Vea,  Lombardo –dijo el comandante como único prologo – (Anaya), lo que le voy a decir es absolutamente reservado. Estrictamente confidencial. ¿Me entiende?..(…)…Le ordenó le dijo Anaya apelando a una fórmula que no dejaban margen de error en cuanto a lo formal de la ocasión- que prepare un plan de desembarco argentino en las Islas Malvinas. Usted debe ser el primero en el país que se entera de esto. Sería conveniente, entonces, que el equipo que escoja para colaborar en el planeamiento mantenga la boca cerrada. El secreto es prioritario. ¿Me entiende? –insistió con sus gusto por la recurrencia.” (2).

                                          

 Protestas por Malvinas

Desde el año 1833 en adelante nuestro país viene haciendo reclamos pacíficos por las Islas Malvinas que históricamente y territorialmente, y desde el punto de vista geográfico siempre nos pertenecieron.

Pero anteriormente estas islas habían ya estado en manos francesas (febrero de 1764); España (4/10/1766); Argentina en 30/05/1810 se pagan sueldos en las islas, por orden de Cornelio de Saavedra, y recientemente instalado el primer gobierno argentino, se dictó una resolución sobre Malvinas, debido a un reclamo iniciado a principios del año 1810 por el gobernador de las Islas durante la administración española, piloto Gerardo Bordas. Se trataba de un trámite de rutina, que en el medio de la Revolución de Mayo, no resultaba del todo novedoso porque las islas dependían de Buenos Aires desde la colonia.(3)

El 28/10/1820 desembarcó en las islas David Jewett, al mando de la fragata “Heroína”, y lo hizo en Puerto Soledad, comisionado por el Superior Gobierno de las Provincias Unidas  de la América del Sud, hecho que no fue impugnado por  Gran Bretaña.(4)

Rosas el 10/09/1832 firmó un Decreto por el cual nombra comandante a Mestivier, quien fue a Puerto Soledad a poblar las Islas, pues la colonia allí establecida había sido atacada por una corbeta norteamericana “Lexington” el 31/12/1831.(5).

El 02/01/1833 se produce el despojo de la “Clio”, el comandante de dicha corbeta inglesa capitán J. Onslow se presenta en Puerto Soledad e intimó al retiro de las fuerzas argentinas a cargo del teniente coronel José María Pinedo, comandante d ela goleta “Sarandí”, que no opsuso resistencia armada dada la desproporción de fuerzas, y al día siguiente los ingleses izaron la bandera británica en Malvinas.(6)

El 22/01/1833 la Argentina protesta a través del encargado de negocios argentino Manuel V. de Maza, recibió instrucciones de nuestro gobierno, para protestar ante su par inglés Felipe G. Gore.

En el mismo año pero corriendo el mes de junio, más precisamente el día 17, Manuel Moreno presentó en Londres una protesta del gobierno argentino (Protesta de las Provincias Unidas) (7) (páginas 53 a 79), situación que se prologa por más de 50 años, entre idas y venidas.

Medios conciliatorios -ONU

El 20/01/1888 la Argentina propone a través de su Ministro de RR.EE., Quirno Costa a su par inglés Pakenham, utilizar medios conciliatorios,  que siguieron por muchísimos años ya entrado en el siglo XX.

Llegamos a 1965 (sin dejar de destacar que desde el año 1928 a 1946 hubo intensas negociaciones para buscarle una solución a este conflicto, obviamente siempre con muy buena predisposición Argentina y cerrado encono Inglés a cualquier alternativa –los puedo entender, jamás  justificar, pues estoy en contra de cualquier tipo de sometimiento civil o militar y mucho menos colonial ).

Decía que nuestros representantes en la ONU Dres. Lucio García del Solar y Bonifaciod el Carril, lograron que las Naciones Unidas (por supuestos ellos, sus equipos técnicos y de colaboradores y el apoyo constante del Gobierno constitucional del Dr. Arturo Humberto Illía), y se arribo a la resolución N° 2065 del 16/12/1965, por la cual las Naciones Unidas, reconocieron la existencia d e una disputa por las Islas Malvinas entre la República  Argentina e Inglaterra, y además reconoció dicho organismo a través de esa resolución, que se trataba de una situación colonial conforme la Resolución 1514 (XV) del mismo organismo supranacional, que establece eliminar todo tipo de colonialismo, e instaba la 2065 a las partes a resolver la situación de la soberanía, teniendo en cuenta los intereses de los habitantes de las islas.

Sabido es que eran  llamados “Kelpers” por los propios ingleses de Europa, o “ciudadanos de segunda categoría” ante la Corona Británica; y que tomaron conciencia de que eran “ingleses de primera” les gustara o no, cuando se desato el conflicto bélico del Atlántico Sur en el año 1982.

 

Como sigue esta cuestión

Es de público y notorio todos los intentos argentinos desde el 10 de diciembre de 1983 a la fecha por mejorar y en algunos empeorar las siempre difíciles relaciones con el Imperio Británico, a ver que quede claro son colonialistas, los barcos piratas más famosos, y sus piratas famosos, en su gran mayoría eran ingleses, pero también cada una de las potencias europeas por un lado (España, Francia, Italia, Holanda, y hay más..) en su momento tuvieron colonias, y aún las tienen: Inglaterra además de las Islas Malvinas, están instalados en el Peñón de Gilbraltar en España, tiene muchísima islas que se las apropiaron  en el Caribe, el Indico, el Atlántico (Isla Concepción), en el Pacífico .

La potencia que los ayudó en el Conflicto del  Atlántico Sur del año 1982, EE.UU y en la cual Argentina se  confió y mal a través del entonces Canciller Nicanor Costa Méndez y sus negociaciones con Alexander Haig, fueron un fiasco, es decir la  “Dama de Hierro” Margaret Thatcher y Ronald Reagan la tenían clara, Galtieri y sus adlatares no.

 ¿Qué hacer?

Seguir buscando –sin agresiones- mutuas  una solución pacífica y si Inglaterra nos provoca y mueve barcos en el  Sur y trae más dotaciones militares, etc, problema de ellos y del pueblo inglés que banca con sus impuestos semejante maquinaria bélica.

Dicen dos políticos argentinos:  “Las vamos a recuperar, aunque todavía no tengamos certeza de cuándo será el día con el que los argentinos hemos soñado toda nuestra historia. Sí sabemos cómo pretendemos conseguir que se respete la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser partes integrantes de nuestro territorio nacional” .(Dr. Julián Andrés Domínguez, actual presidente de la H. Cámara de Diputados de la Nación Argentina, Bloque político FPV-PJ).(8).

“Las Malvinas, su redención, su reintegración, son un sentimiento nacional. Constituye uno de los pocos objetivos en los que los argentinos tenemos unánime consenso. Ciertamente existen disímiles ideas acerca de cómo encarar la estrategia de recuperación de la soberanía efectiva, pero la meta es compartida. Existen opinables tácticas, pero un solo objetivo estratégico. Empero,  la cuestión Malvinas supera largamente el plano de los sentimientos, de por sí valiosos, en tanto son expresivos de una de las facetas notables del ser humano”. (Alberto Asseff, Diputado Nacional, Bloque Político UNIR, aliado del Frente Renovador).(9)

Fuentes consultadas:

  • Foto: https://www.youtube.com/watch?v=4jmn0L14OY0 (Rata Blanca –Gente del Sur) (Homenaje a los héroes de la Guerra de Malvinas).
  • “Malvinas, la trama secreta” , páginas 16 y 17, Cardoso – Kirschbaum – Van Der Kooy, Bs. Aires, 2007, editorial Clarín.
  • 4) 5) 6) y 7) respectivamente: “Protestas Por Malvinas” (1833 -1946), Caja Editora, Editadas por Alfredo Becerra, Buenos Aires, 1998; páginas 19, 21, 38, 39 y ss.; 53 a 59 inclusive.-

8) “Malvinas –un anacronismo colonial”, Edición de la H. Cámara de Diputados de la Nación, Buenos Aires, 2014, Compilador, Agustín Romero, página  7, Prologo: “Las Malvinas en Clave de Futuro”.

9) Idem obra anterior, página 21, “Malvinas es un sentimiento nacional y mucho más”.

Facebook Comments

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close