Número de edición 7770
Cultura

Hoy: Alfonso Cortés Bendaña.Los Palabristas de hoy y de siempre

Hoy: Alfonso Cortés Bendaña.Los Palabristas de hoy y de siempre

Estimados lectores;

Gracias por acompañarnos nuevamente con su lectura a través de NCO desde un sector de Los Palabristas de hoy y de siempre. Revista literaria que funde y dirijo desde el año 2001.

Por: Mónica Caruso. Tapiales

E-mail: revistaliterarialospalabristas@gmail.com

La reseña biográfica de hoy es sobre Alfonso Cortés Bendaña (León9 de diciembre de 1893 – 3 de febrero de 1969)

Fue un poetaperiodistatraductor y maestro nicaragüense considerado uno de los tres grandes poetas nacionales junto con Salomón de la Selva y Azarías H. Pallais, después de Rubén Darío.

Pertenece al movimiento modernista hispanoamericano en Centroamérica y demuestra una gran influencia del simbolismo francés de Mallarmé.

En 1922, Francisca Sánchez del Pozo, última compañera y viuda de Rubén Darío, llegó desde España a la ciudad de León para recoger los últimos papeles y documentos legados a su hijo, Rubén Darío Sánchez, Cortés la recibió y le ayudó en ese trabajo.

Agradecida ella, le hizo donación del inmueble, modestísima herencia material que le dejara «su amado Rubén«. Se trataba de aquella misma casa que para Darío niño era «temerosa por las noches» y llenaba su espíritu de terrores.

En esa misma casa, en febrero de 1927, perdió la razón para no recobrarla jamás, pero esta situación no menguó su talento literario escribiendo algunos de sus mejores poemas durante este período.

Como Dario, fue un niño prodigio, a los tres años de edad sabía leer.

Desde muy pequeño reveló su vocación hacia el arte de la literatura empezando a crear sus primeros versos a la edad de siete años, «El disco de Oro«, se denomina su primer poema, del cual se conserva el texto.

Sus estudios primarios fueron realizados en la escuela del maestro Vicente Ibarra y estudió hasta el tercer año de bachillerato en el Instituto Nacional de Occidente, ​y al abandonar sus estudios se dedicó al magisterio y a las letras.

Mientras se dedicaba a esta labor, estudiaba lenguas de manera autodidacta y adquirió los conocimientos suficientes para traducir del inglés, del italiano, del portugués y del francés, llegando a dominar a la perfección este último idioma.

Es influenciado por el mundo esotérico y es aficionado a la lectura de simbolismo francés y del mismo Rubén Darío.

En 1920 realiza un viaje a México con el motivo de asistir al «Primer Congreso de Periodistas Hispanoamericanos»; en su regreso se detiene en Guatemala donde participa con su poema “La Odisea del Istmo

Resultando ganador del Primer Premio en Poesía. ​Trabaja como redactor del diario El Excélsior y el año siguiente regresa a Nicaragua.

Vivió en la vieja casa en que pasó su infancia Rubén Darío y se dice que en esa casa, el 18 de febrero de 1927, entra en estado de locura para no recuperar la razón jamás, pero al mismo tiempo continuó su labor literaria, el primer poema escrito en este estado esquizofrénico es «La canción del espacio«.

​Su familia lo mantenía encerrado por sus crisis de furia y a veces lo tenían encadenado a una viga del techo.

En uno de esos encierros, ya estando demente, escribió su famoso poema «Ventana«, llamado originalmente «Un detalle», mismo que fue inspiración para la primera canción que compusiera su compatriota Hernaldo Zúñiga titulada «Ventanillas«.

Con la cual obtuvo el tercer lugar en su primera de dos participaciones en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar en su XV edición en 1974, en Chile.

Debido a su esquizofrenia permaneció atado por cadenas sujetadas al techo, hasta que en 1944 fue internado en el Hospital de Enfermos Mentales de Managua. En Managua es objeto de muchos homenajes por su destacada participación literaria.

En 1951 es trasladado a Costa Rica pero tres meses después retorna a su país de origen; es traslado nuevamente a León por sus familiares donde es homenajeado nuevamente.

Fallecimiento

Falleció el 3 de febrero de 1969, poco después de haber recibido un homenaje por la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN).

Está sepultado en la Catedral de León, en la misma donde reposan los restos de sus coterráneos Miguel Larreynaga, Rubén Darío, Salomón de la Selva y José de la Cruz Mena.

Su poesía

Su producción poética se puede dividir en tres etapas: Poesía Alfonsina, Poesía Modernista y Poesía Mala; sin embargo, se trata de unas etapas poéticas intemporales, es decir que no se encuentra evolución, cambio, progreso o división.

Entre cordura y locura, adolescencia y madurez, tratándose solamente de una división que se produce por lo largo de su producción.

Poesía Alfonsina

Se caracteriza por ser una poesía oscura y misteriosa con rasgos netamente metafísicos; llena de figuras abstractas e ideas profundamente filosóficas.

Los temas en la poesía Alfonsina hacen alusión a la esencia, la forma, el número, la materia, el Ser, Dios, la eternidad, el espacio y el tiempo.

El poema «Un detalle» (renombrado como «Ventana» por José Coronel Urtecho) es el poema característico de esta etapa. Para Pablo Antonio Cuadra con el poema «La piedra viva» da inicio a su poesía metafísica.

Poesía Modernista

En este periodo Cortés se destaca por seguir las huellas de Darío, pero con su sello de originalidad incluyendo sus propias modificaciones en la estética.

En cuanto a la forma de su poesía modernista se nota una menor preocupación por la medida de los versos, experimentando muchas versificaciones en especial alcanzando gran perfección en el soneto.

Unos de los puntos más característico de su poesía es la paradoja; en este periodo su poesía contrasta con la poesía metafísica y se dirige hacia lo sencillo, tangible y natural, careciendo de la originalidad y profundidad filosófica de la poesía alfonsina.

Poesía Mala

Ernesto Cardenal afirma que la poesía mala está hecha “torpemente”; en cuanto a su estética condensa su concepción de la belleza perfecta, al mismo tiempo posee una clara inclinación racionalista en el sentido de la religión al negar dogmas y concentrar su esperanza, en la razón.

Premios y distinciones

Nombrado Cónsul de Guatemala en México en 1925 (no llegó a asumir el cargo porque regresó a Nicaragua para atender la enfermedad de su madre).

 

Exaltado como precursor del movimiento literario de la Vanguardia Nicaragüense, por sus jóvenes fundadores José Coronel UrtechoPablo Antonio Cuadra y Joaquín Pasos, de la ciudad de Granada en 1934.

Medalla otorgada por el Congreso Nacional de Nicaragua en 1950.

Título de «Doctor Honoris Causa» otorgado por la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua en 1969.

Obras publicadas

La odisea del istmo (Guatemala: Típ. Latina, 1922) – Premiado en los Juegos Florales de Quezaltenango de 1921.

Poesías (Managua, 1931)

La música de la existencia (1932)

Tardes de oro (Managua, 1934)

Poemas eleusinos (León, 1935)

30 poemas de Alfonso (Managua 1952) – Antología poética preparada por Ernesto Cardenal.

Las siete antorchas del sol (León : Hospicio de San Juan de Dios, 1952)

Las rimas universales (Managua, 1964), con prólogo de Thomas Merton.

Las coplas del pueblo (Managua, 1965)

Las puertas del pasatiempo (Managua, 1967)

Antología (México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1979) Antología poética preparada por Jorge Eduardo Arellano.

Poemas

Alfonso Cortés Bendaña

La gran plegaria

El tiempo es hambre y el espacio es frío
orad, orad, que sólo la plegaria
puede saciar las ansias del vacío.

El sueño es una roca solitaria
en donde el águila del alma anida:
soñad, soñad, entre la vida diaria.

:::

La danza de los astros

La sombra azul y vasta es un perpetuo vuelo
que estremece el inmóvil movimiento del cielo;

la distancia es silencio, la visión es sonido;
el alma se nos vuelve como un místico oído
en que tienen las formas propia sonoridad:

luz antigua en sollozos estremece el Abismo,
y el Silencio Nocturno se levanta en sí mismo.
Los violines del éter pulsan su claridad.

Fuente: Wikipedia / poemasdelalma

Queridos lectores espero que les haya gustado este pequeño vuelo literario.

Aquellos interesados en publicar material de su autoría en Los Palabristas de hoy y de siempre, deben enviar sus escritos como adjunto en Word a la dirección electrónica siguiente: E-mail: revistaliterarialospalabristas@gmail.com

 

Letra Arial 12. Título de la obra, nombre apellido o seudónimo.

Facebook: Revista literaria Los Palabristas de hoy y de siempre

Que tengan un excelente inicio de semana.

Hasta el próximo lunes.

Te pueden interesar:
https://diario-nco.com/radio

https://facebook.com/diarionco

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba