N° de Edición 7420
Cultura

El Invitado de hoy en «El Cuervo Blanco», Gerardo Damián Sánchez 

TESTESTE
El Invitado
El Invitado

“… Tu alma canta dolor de carne, dolor de vida, pavor de muerte bajo los cielos llovidos de esperanza…”

 

“ Ya que los medios mienten, pintemos la verdad, hablo de una función social (del arte), destacando que posee una identidad geográfica (…) basada en las necesidades concretas del lugar, porque hace del publico parte de la obra, fomentando una experiencia colectiva”

Gerardo Damián Sánchez, en “El Gallo Rojo”

Por Anahí  Cao

El Invitado
El Invitado

“El Gallo Rojo” es fundamentalmente una denuncia política y estética a los medios de comunicación, que reproducen las fantasías y valores de la clase dominante,  con la intención clara de imponerlos sobre una población que sostiene sus privilegios y aguanta sus negociados históricamente.

Gerardo Damián Sánchez, no sólo propone una subjetividad crítica, sino que, como profesor de artes plásticas y pintor, pone su arte y conocimiento al servicio de la realidad de la lucha por el salario, por la justicia, por la memoria, contra el abuso y el asesinato, entendiendo que el ejercicio  de la coherencia es un elemento indispensable, fundamental, sin el cual no existe la búsqueda genuina de la obra ni el forjamiento de la subjetividad artística. Recordemos  la obra y el compromiso del pintor argentino  Quinquela  Martin, o la  del  rosarino Antonio Berni.

“El Gallo Rojo” no está solo, es parte de un movimiento de obras y artistas que en este Partido y a lo largo de la historia de Latinoamérica, hemos defendido el derecho a la  libertad de expresión, tomando el “toro por las astas”  publicando libros y realizando exposiciones de manera independiente, hace ya mas de treinta años, generando espacios de divulgación, producción colectiva y dialogo, creando, creando y creando. Diríamos, en  otras palabras: atreverse a decir lo que nos duele y envenena es la condición obligada para poder liberarse de la represiones, es decir, liberarse de  las negaciones impuestas, porque cuando uno no saca afuera el dolor, el dolor lo termina pudriendo.

Alrededor de 1970, el escritor y periodista Vicente Zito Lema le pregunta al poeta argentino Jacobo Fijman,  quien residía en el Instituto Neuropsiquiatrico Jose T. Borda, en una entrevista publicada en la Revista argentina “Unicornio”: para qué pinta, Jacobo Fijman.

A lo cual el poeta responde: “el arte tiene que volver a ser un acto de sinceridad”. El artista debe decir la verdad sobre todo,  y más adelante agrega: “decir la verdad es siempre doloroso”, pero aquel que no se atreva, jamás  podrá conocer la sinceridad, porque sólo en la sinceridad se encuentra la poesía, el arte.

El entramado de la clase dominante nos  ordena la vida y la muerte, planifica  lo que vemos, lo que comemos con lo que nos vestimos donde trabajamos, planifica nuestros deseos, nuestros gustos, nuestras enfermedades, nuestras sexualidades, ofreciéndonos una falsa pertenencia a una cultura falsa a la que ni siquiera accedemos.

Gerardo nos advierte en “El Gallo Rojo” que esa clase habla, tiene voz, inventa imágenes y las pone en circulación.

Existe un arte para la vida, un arte que defiende la vida un arte  comunitario. Y otro arte que sostiene el entretenimiento y la reproducción de los mecanismos de control y sumisión.

Los artistas no somos neutrales, no existe la neutralidad en el lenguaje, lo que no se dice, se oculta, la estética no es neutral, la ética no es neutral, la vida no es neutral. La realidad de los hechos habla por sí misma e impone la trama del dolor como un juicio pesado en la conciencia.

El día sábado 28 de abril en la Biblioteca Popular “Chinaski” en González Catán,  presentaremos el libro del artista plástico y escultor Gerardo Damián Sánchez,  “El Gallo Rojo” a partir de las 19 hs.

Te puede interesar también: https://www.diarionco.com.ar/fototitulares/presentacion-del-libro-gallo-rojo/

Gerardo Damián Sánchez: Nació el 15 de junio de 1982, es Maestro Mayor de obra, Orfebre, Profesor Nacional de Artes Visuales y escultor. Como educador crea proyectos muralistas con la finalidad concientizar sobre la historia local por medio del arte. Realiza diseños para diversas convocatorias sociales y culturales en conjunto con el proyecto artístico  “Ya que los medios mienten, pintemos la Verdad”. Esculpió el  busto de Francisco Moreno en la plaza Rotaria ubicada en la localidad de Villa Madero. Sus obras fueron editadas como volantes que fueron llevados prendidos de los guardapolvos de los trabajadores de la Educación Publica en las luchas docentes del año 2017. Participo con obras en las actividades contra la trata de personas, pedido de justicia por Santiago Maldonado, y pedido de libertad de la adolescente Ahed Tamimi.

El verso utilizado como título de la nota pertenece al poeta argentino Jacobo Fijman.

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba