N° de Edición 6892
actualidadAnálisisComunicación

Polémica: «Por una democratización popular de los medios de comunicación»

estudio-de-radio

Medios de comunicación. La comunicación es un terreno de disputa entre los dos bloques actuales de las clases dominantes en la Argentina, en su tentativa de controlar la opinión pública.

Por: Emilio González Larrea

Lapaz50@yahoo.com.ar

La ley de medios surgió con la participación de organizaciones populares, culturales y trabajadores de la comunicación que lograron introducir muchos aspectos positivos en ella, como los que tenían que ver con las disposiciones de conceder el 33% del espacio audiovisual a los medios sin fines de lucro o “tercer sector” como se le llamó. Esto no fue cumplido por parte del gobierno anterior.

Un decreto antidemocrático y regresivo

En un extenso  decreto (DNU) de 36 artículos, el No 267/2015, publicado en el Boletín Oficial el 4 de enero de 2016, el gobierno de Mauricio Macri introduce las bases de lo que va a ser su política en el área de  medios y comunicación.

En él se dispone modificaciones a la ley de medios audiovisuales (26.522/09)  y la de Telecomunicaciones (27.078/14) para ser unificadas en una ley de acuerdo al nuevo orden macrista en su disputa por el control de la opinión pública. En ese mismo decreto también se establece la disolución del AFSCA y el AFTIC, autoridades de aplicación de ambas leyes, y su reemplazo por una sola autoridad de aplicación, el ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones) que funcionará en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones. En otro artículo dispone la creación de una Comisión en el ámbito  del Ministerio de Comunicaciones para la  Elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, Actualización y Unificación de las dos leyes.

Violación de la Constitución Nacional

El hecho de que un decreto pase por encima de las nomas constitucionales al modificar una Ley aprobada por el Congreso Nacional, está reconocido explícitamente en los considerandos del mismo con el argumento de la premura, “así como la necesidad de la puesta en marcha en forma inmediata del nuevo ente, determinan la imperiosa necesidad de efectuar la reorganización y modificación normativa proyectada, configurando una circunstancia excepcional que hace imposible seguir los trámites ordinarios previstos por la CONSTITUCIÓN NACIONAL para la sanción de las leyes”. Aprovechando la circunstancia del receso parlamentario hasta el mes de marzo en la que el gobierno tiene 60 días para avanzar de hecho (decretazos) en este y otros terrenos.

El ENACOM

El nuevo organismo de aplicación funcionará en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones, dirigido por el ministro  Oscar Aguad lo que deja solo en la letra su carácter de organismo autárquico. Estará integrado por 7 miembros, de los cuales 4 nombra el poder ejecutivo, el presidente y 3 directores y los otros 3 por el Congreso Nacional, 1 por la mayoría o primera minoría parlamentaria, otro por la segunda minoría y el otro por la tercera minoría. Los directores podrán ser  removidos de su cargo por el poder ejecutivo nacional en forma directa y sin expresión de causa; un claro retroceso que, a diferencia de la Ley de Medios donde el poder Ejecutivo ponía dos directamente y se establecían clausulas estatutarias para su remoción. Esto también fue criticado por varios sectores populares de los medios por el excesivo poder que se le daba al Ejecutivo anterior.

Se dispone además que el quórum para funcionar sea de 4 miembros y, en caso de empate, el presidente tiene doble voto. Teniendo en cuenta el receso parlamentario hasta marzo y que el gobierno ya nombró los 4 directores para sesionar, ese organismo será un club de amigos macristas que les permitirá durante 60 días avanzar de hecho en crear una estructura y  disposiciones para  avanzar y darle vía libre· “al mercado”, como lo dice el mismo decreto, y fortalecer la presencia de los monopolios de la comunicación en el país.

Por lo tanto el gobierno se ha asegurado el control absoluto sobre este organismo y cuando se nombre los directores del Congreso tendrá uno más por su representación parlamentaria; es decir que de 7, tendrá 5. Todo esto invocando “la democracia, la pluralidad y el fin de la dictadura en los medios”.

El Directorio actual: 4 amigos

Miguel de Godoy (presidente), ex secretario de Medios Porteño.

Agustín Garzón (ex legislador del PRO, ex interventor del AFSCA).

Heber Martínez (ex Gerente de Telefé: Telefónica) y ex presidente de ATA, (Asociación que representa a los canales de Televisión Abierta)

Alejandro Pereyra (ex COMFER) propuesto en su momento por Margarita Stolbizer para el AFSCA, pero que no fue aprobado por el kirchnerismo.

Vía libre a los monopolios

El capítulo III del decreto introduce modificaciones esenciales a la Ley de Medios para favorecer el avance de las grandes empresas en la posesión de los medios audiovisuales y destruir las grietas que  tenía la ley para ser aprovechada por los medios populares. Estas modificaciones venían siendo reclamadas por los multimedios como Clarín.

Las modificaciones: antidemocráticas y regresivas

En el artículo 10 se establece la participación accionaria en las licencias y su transferencia con autorización del ENACOM en el caso de las empresas, cuando se trate de más del 30% de su capital. En el mismo artículo se establece un plazo de 2 años para que las telefónicas acedan a las licencias, lo que ha provocado que chillen las mismas por tener que esperar ese plazo y las empresas de Cable y otras que exigen un plazo más extenso.

En el artículo 13 dispone que se puedan emitir acciones, bonos, títulos u otros papeles hasta el 30% del capital de la empresa  licenciataria.

El artículo 15 dispone las prórrogas sucesivas de las licencias sustituyendo  el artículo 40 de la Ley de Medios que establecía dichas prórrogas de licencias por única vez.

El artículo 17 sustituye el artículo 45 de la Ley de Medios (objetado y judicializado por Clarín y que fue declarado constitucional por la Corte Suprema de Justicia), llevando de 10 a 15 las licencias otorgadas a un prestador de servicio audiovisuales. Elimina el tope del 35% de la población del país que podía abarcar una empresa prestataria de servicios de comunicación audiovisuales, ahora tiene toda la población.

El artículo 18 establece que se pueda comercializar en el mercado las licencias hasta el 45% de su valor accionario, cuando en el artículo 54 de la ley de Medios autorizaba un 15% y lo llevaba a un 30% en el caso del cable. En el mismo artículo autoriza la conformación de redes nacionales privadas de radio o televisión sin límites de horarios especiales, hasta un 30% de la programación en aéreas de más de 1.500.000 de población y hasta el 50% en localidades menores; es decir, entregando el espacio al predominio de las grandes empresas y limitando la pluralidad de voces locales. Para esto el decreto sustituye el artículo 63 de la Ley de Medios que le ponía  ciertos límites a esta supremacía de de las grandes empresas en el ámbito nacional.

Habrá que esperar el texto definitivo de la nueva Ley para saber si queda en pie el núcleo de normas de la  Ley 26.522 referido al sector de los medios sin fines de lucro, donde les correspondía el 33% del espacio audiovisual  y que el kirchnerismo en los 6 años de vigencia de la Ley hizo casi nada para cumplir con esta parte de la misma. Esencialmente usó la Ley para su pelea con Clarín y construir un monopolio mediático afín con medios propios y  amigos.

Apoyo de las Patronales del sector

Todos estos cambios regresivos a la ley fueron saludados en forma entusiasta por las patronales de los medios como ATA (Asociación de Televisión Abierta), ARPA (Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas) y ATVC (Asociación Argentina de Televisión por Cable).

Actual estructura de comunicaciones

Ministro de Comunicaciones: Oscar Aguad

Titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos: Héctor Lombardi.

Secretario de Medios Públicos: Jorge Sigal.

Secretaria de Contenidos de los medios públicos: Gabriela Ricardes.

Presidente del ENACOM: Miguel de Godoy.

Presidente RTA (Radio y Televisión Argentina): Miguel Pereyra (cineasta, director de La Deuda Interna).

Director de Télam: Roberto Poussá. Director: Ricardo Cárpena.

ARSAT titulares: Rodrigo de Loredo Henoch Aguiar.

Director del INCAA: Alejandro Cacetta

Director del Centro Cultural Kichner: Gustavo Musso.

Deja tu comentario:

Tags
Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[fbcomments]
Close