N° de Edición 7412
actualidadAnálisisDerechos Humanosinforme

Informe: ¿la Defensoría de los Derechos del Niño es federal?

TESTESTE

niños-jugando-sin-disciplina

Derechos del Niño. Deuda. “Cuando sancionamos la Ley de Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (26.061) hace diez años, en la Cámara de Diputados hubo una esperanzadora convicción de que se concretaban cambios importantes para la niñez y la juventud.

Por Dr. Juan Carlos Amarilla     jcamarilla961@gmail.com

Nos equivocamos: terminaban décadas de discusión sobre el patronato de menores y comenzaban nuevos tiempos donde la preocupación mayor era cómo asegurar la protección de los derechos de los chicos, cómo modificar las normas y las prácticas para considerar que los niños y jóvenes fueran sujetos de derechos en lugar de objetos de tutela, con derecho a gozar de políticas públicas con el máximo de los recursos disponibles.

Para ello, la ley creó el defensor de las Niñas, Niños y Adolescentes que debió haber sido designado en el Congreso en un plazo de 90 días. El incumplimiento va a “cumplir” 10 años. Las iniciativas se acumulan sin tratamiento bajo un silencio negligente que posterga año tras año su consideración, al igual que el Defensor del Pueblo de la Nación, vacante desde 2009….”(2).

Legislación madre

Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (Ley N 23.849) y sus protocolos facultativos.

Tratados Internacionales de Derechos Humanos, ratificados por el país.

Constitución Nacional

Ley Nacional de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes N° 26.061.

Lo urgente y lo importante

Yo me hago esta composición, tomando un ejemplo básico que también enrola a nuestras Niñas, Niños y Adolescentes. ¿Qué es lo urgente en Salud? Llevarlos al médico, que lo revise y diagnostique ¿y lo importante? Comprar los fármacos que el galeno recete y hacer el tratamiento médico que él indique.

Así,  en cualquier tema que aplique a los sujetos de derechos que intenta preservar la Ley N° 26.061; no pienso -que la no existencia del Defensor de las Niñas, Niños y Adolescentes a nivel Federal-, trave las iniciativas provinciales y/o de la C.A.B.A., porque de hechos varios de nuestros estados autónomos ya han incursionado en el tema, en lo legislativo e institucional; pero eso no alcanza, al estar establecido y funcionando institucionalmente un Defensor Nacional, de estas características, muchas de las situaciones que padecen  a diario las Niñas, Niños y Adolescentes  de nuestro país se podrían evitar; un ejemplo tan simple!! evitar mostrar los rostros de los niños de padres en conflictos que los llevan a los medios masivos de comunicación, para resolver sus reyertas públicamente, sin importarles que la moneda de cambios siempre son los menores, o los que sufren más son ellos; exhibir fotos o imágenes de niños, niñas y adolescentes víctimas del delito, cuerpos mutilados, etc.-

Funciones  del Defensor

El artículo 55 de la ley nacional N° 26.061, establece las funciones del Defensor –ergo si dicha institución o cargo –creado por esa ley no ésta en funcionamiento, es lo mismo que nada, pues la ley, sino se aplica correctamente o se la reglamente por parte del Poder Ejecutivo, es letra muerta:

  1. Promover las acciones para la protección de los intereses difusos o colectivos relativos a las niñas, niños y adolescentes;
  2. b) Interponer acciones para la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes en cualquier juicio, instancia o tribunal;
  3. c) Velar por el efectivo respeto a los derechos y garantías legales asegurados a las niñas, niños y adolescentes, promoviendo las medidas judiciales y extrajudiciales del caso. Para ello puede tomar las declaraciones del reclamante, entenderse directamente con la persona o autoridad reclamada y efectuar recomendaciones con miras a la mejoría de los servicios públicos y privados de atención de las niñas, niños y adolescentes, determinando un plazo razonable para su perfecta adecuación;
  4. d) Incoar acciones con miras a la aplicación de las sanciones por infracciones cometidas contra las normas de protección de las niñas, niños y adolescentes, sin perjuicio de la responsabilidad civil y penal del infractor, cuando correspondiera;
  5. e) Supervisar las entidades públicas y privadas que se dediquen a la atención de las niñas, niños o adolescentes, sea albergándolos en forma transitoria o permanente, sea desarrollando programas de atención a los mismos, debiendo denunciar ante las autoridades competentes cualquier irregularidad que amenace o vulnere los derechos de todas las niñas, los niños o los adolescentes;
  6. f) Requerir para el desempeño de sus funciones el auxilio de la fuerza pública, de los servicios médicos-asistenciales y educativos, sean públicos o privados;
  7. g) Proporcionar asesoramiento de cualquier índole a las niñas, niños y adolescentes y a sus familias, a través de una organización adecuada;
  8. h) Asesorar a las niñas, niños, adolescentes y a sus familias acerca de los recursos públicos, privados y comunitarios, donde puedan recurrir para la solución de su problemática;
  9. i) Intervenir en la instancia de asesoramiento de mediación o conciliación;
  10. j) Recibir todo tipo de reclamo formulado por los niños, niñas o adolescentes o cualquier denuncia que se efectúe con relación a las niñas, niños y adolescentes, ya sea personalmente o mediante un servicio telefónico gratuito y permanente debiéndose dar curso de inmediato al requerimiento de que se trate. (3)

Provincias y la C.A.B.A. 

Que todos estos ítems anteriores hablan por sí solos no hay dudas, pero algunos estados provinciales no se han quedado quietos, y como esta ley es una normativa federal, lo lógico es que las provincias adhieran a la misma, con las aplicaciones y reglamentaciones lógicas de las autonomías provinciales (artículo 5° de la Constitución Nacional)..

La provincia de santa Fe, fue la pionera en nuestro país,  en el año 2012, a través de Ley 12.967 creó la figura del Defensor Provincial de Niñas, Niños y Adolescentes, quien tiene a su cargo velar por la protección y promoción de los derechos consagrados en la Constitución Nacional, la Convención sobre los Derechos del Niño, las leyes nacionales y provinciales y el resto del ordenamiento jurídico.

La provincia de  Córdoba, ha sancionado su Ley Provincial N 9.396, la cual se  ajusta a los Principios de Paris (Principios relativos al Estatuto y Funcionamiento de las Instituciones Nacionales de Protección y Promoción de los Derechos Humanos) y a la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN).

Recientemente la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sancionó la ley 5.463 (B.O.13-1-2016), por la cual se crea el Sistema Integrado de Indicadores de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, promoviendo la información integral, relevante, mensurable y oportuna sobre la situación de la niñez y adolescencia en la C.A.B.A., se entiende por Indicadores, a aquellas variables  estadísticas que establecen correspondencia con los derechos consagrados en la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, ratificados por la Constitución de la CABA, la Ley Federal N° 26.061 y ley N°114 CABA, que permiten medir y cuantificar el acceso a dicha población a sus derechos.

Antecedentes en el mundo

La primer Defensoría especializada  se creó en Noruega en el año 1981.

En 1988, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) creó un centro de investigación  para respaldar su trabajo en favor de los niños de todo el mundo, así como para identificar e  investigar los ámbitos de trabajo actuales y futuros del UNICEF. Los objetivos principales de la  Oficina de Investigación, conocida hasta 2011 como Centro de Investigaciones Innocenti, son mejorar  la comprensión internacional de las cuestiones relacionadas con los derechos del niño y contribuir a  la aplicación plena de la Convención sobre los Derechos del Niño en los países en desarrollo, de renta  media e industrializada.(4)

Reflexión: seguramente una Defensoría nacional, no eliminará la desnutrición o la mortalidad infantil, pero seguro podrá mover estructuras burocráticas de ámbitos administrativos y judiciales –que seguramente la intención y buena voluntad la tienen –pero a veces es necesario un impulso, sugerir mejoras en la legislación vigente, intervenir en casos de urgencias, sin restricciones, por ejemplos en Institutos de Menores, en situaciones de trabajo esclavo en talleres clandestinos que toman mano de obra infantil; evitar y/o denunciar la trata de menores, discriminación a niños, niñas y adolescentes con discapacidades,  e infinidad de temas que al lector se les pueda ocurrir.

Fuentes:

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba