N° de Edición 7274
actualidad

Historia Cruzadas: Convento De San Carlos – Cayetano Silva

TESTESTE

Convento de San Carlos

(1)

Convento de San Carlos

            No hace falta conocer mucho de historia, para recordar que recientemente se festejaron en la ciudad santafecina de San Lorenzo, los 200 años de aquel amanecer de un 3 de febrero de 1813, en que el Regimiento de Granaderos a Caballos, comandados en ese momento por el Coronel José de San Martín, tuvieron su bautismo de fuego y su primer victoria frente a los –godos – realistas.

Oportunidad en que se dieron cita una cantidad importante de vecinos, autoridades locales, provinciales y nacionales.

En dicha oportunidad según cuentan las crónicas periodísticas, habría habido un promesa oficial de un aporte importante al convento, para evitar el mayor deterioro que ya tenía por aquel año 2013 el convento y que solo subsistía por aportes de la orden franciscana, los ingresos del Museo del Convento y alguna que otra donación particular desinteresada.

Riesgo de cierre

A la fecha, es público el gran deterioro en el que está el Convento de San Carlos, las instalaciones del museo y demás dependencias de ese magno e inolvidable lugar histórico, se lo ha designado por ley nacional, como lugar e hito histórico, pero ello no significa que el Estado Nacional deba girarle recursos para su manutención.

En diversas notas periodísticas de estos últimos días, surgieron comentarios del padre franciscano Horacio Duarte, a cargo del museo del convento, quien  expresó en forma terminante a los medios informativos: “Si para mediados de año no hay una alternativa, es probable que antes de acabar 2015 el convento de San Carlos cierre sus puertas”. (2)

 

Por: Dr. Juan Carlos Amarilla

jcamarilla961@gmail.com

 

La Orden Franciscana

Según una escueta nota titulada “El Futuro de un Convento Histórico, en Riesgo”, aparecida en el diario La Nación del 29 de marzo del cte., el sacerdote franciscano Horacio Duarte,  expresaba que la orden franciscana no cuenta con los recursos para mantener esas construcciones, donde transcurrió parte de la historia nacional: el 3 de febrero de 1813 el convento de San Carlos fue empleado por las tropas del entonces coronel José de San Martín para albergarse entes del combate de San Lorenzo, el primero de la lucha por la independencia (en el predio de esa casa religiosa descansan los muertos en aquella batalla)…”-

“Somos cuatro frailes y una guía que paga el gobierno provincial”, explicó fray Jorge Stipech del convento de San Francisco, construido en la segunda mitad del siglo XVII”, (cercano a la casa de gobierno provincial, en la ciudad de Santa Fe).(3)

El gobierno provincial

Recientemente  el  vicegobernador de la provincia, Jorge Henn, se entrevistó  con el senador departamental Armando Traferri y le comunicó el compromiso del gobierno provincial de entregar un subsidio mensual que sirva para solventar los gastos del museo conventual, impidiendo de esta manera que cierre sus puertas, se publicó el sitio SL24`provincial.

El gobierno provincial apuró el tema del subsidio, luego de que  la orden franciscana adelantara que dejaría de solventar los 900 mil pesos anuales que necesita para funcionar y el Museo del Convento San Carlos Borromeo, en la ciudad santafesina de San Lorenzo.

  La Marcha de San Lorenzo          

Rara vez, me he puesto  a pensar de donde surgió esa marcha militar tan pegadiza, y que hoy dìa no solo se la escucha en las paradas militares argentinas, sino también regionales e internacionales, por ejemplo es utilizada por la banda militar de la  Guardia Real del Palacio de Buckingham, en Londres, cada vez que se  realiza el cambio de la misma,  solo fue  interrumpida esa rutina, durante el conflicto bélico argentino-inglés por las Islas Malvinas.

Don Cayetano Silva, nacido en San Carlos, departamento Maldonado de la República Oriental del  Uruguay (R.O.U.), el  7 de agosto de 1868, hijo de esclavos, incursionó en su país desde muy joven en la música  y posteriormente en Argentina, en el Teatro Colón, en Buenos Aires  y luego en la ciudad santafesina de Rosario, adonde llegó a ser  maestro de música del Regimiento 7 de Infantería; posteriormente se casa, tiene una prole importante y es contratado por la Sociedad Italiana de la localidad de Venado Tuerto, también el sur santafecino, adonde se instaló definitivamente con su familia.

Es así que en el año 1901, encontrándose haciendo unas partituras y ensayos en su casa, compone una marcha militar en honor del coronel Pablo Richieri, Ministro de Guerra del poder ejecutivo nacional al momento a cargo del Presidente Julio Argentino Roca, que llevaba adelante una importante modernización del Ejército Argentino, el militar agradece el gesto, pidiéndole que le cambie el título por Marcha de San Lorenzo, pueblo donde el militar había nacido.

Cabe destacar, que dentro de las modificaciones militares que iba realizando, una se destacó por el valor histórico de la medida, hizo reabrir el Regimiento de Granaderos a Caballos, símbolo de la Campaña  Libertadora de la Argentina, Chile y Perú llevada a cabo por San Martín y sus gloriosos Granaderos a Caballos, sus compañeros como el gustaba llamarlos, “De lo que mis hombres son capaces de hacer, solo yo lo sé, habrá quien los iguale pero quien los supere, jamás.”(José de San Martín).

Un vecino y amigo de Silva, de Venado Tuerto, de nombre Carlos Javier Benielli, le agregó la letra que fue oficialmente adoptada al poco tiempo.(4).

 Por ser  de raza negra

Seguramente Silva, no llegó a conocer en vida,  la trascendencia que tuvo su obra  musical, pues falleció el 12 de enero del año 1920, siendo empleado policial de Rosario y la policía de esa ciudad, le negó el derecho a que sus restos fueran sepultados en el panteón policial, por su condición de raza negra; hecho lamentable y discriminatorio, que recién pudo ser reivindicado y reparado en el año 1997, cuando sus restos óseos fueron extraídos de la fosa común del cementerio donde habían sido enterrados, sin nombre y trasladados al cementerio municipal de Venado Tuerto.

En su memoria, lo que otrora fuera su casa particular, se ha convertido en la Sede del Archivo Histórico, del Museo Regional y sede de la Biblioteca Municipal de la ciudad de Venado Tuerto.

La amistad que unía a la República Argentina, con Alemania e Inglaterra a principios del siglo XX, hizo que los tres ejércitos de dichos países, se intercambiaran  marchas militares en señal de confraternidad; de  los alemanes, en respuesta al envío de la marcha de San Lorenzo, el país germano nos retribuyó con la conocida marcha militar “Alter Kameraden” (Viejos Camaradas); en Inglaterra como más arriba ya expresara, se tocó por primera en el país británico – el día de su coronación- y a pedido del rey Jorge V, y tanto alemanes como ingleses, concuerdan que es una pieza única por la letra y sus sones marciales.

Por su parte en Alemania el Kaiser Guillermo II, decretó en 1904 que la Marcha de San Lorenzo, fuera la composición musical que iniciara todas las paradas militares.

Hoy día sela sigue considerando como una de las cinco mejores partituras militares de la historia mundial: el general Eisenhower, la hizo ejecutar cuando las tropas aliadas ingresaron a París en el año 1944. En el film norteamericano “Rescatando al Soldado Ryan”, fue tocada en un pasajede esa película, y hoy en día, forma parte de los repertorios de los ejércitos de Uruguay, Brasil y Polonia. (5)

Fuentes:

Mostrar más

Articulos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba